Banca y finanzas

El Banco de España cree que el riesgo hipotecario para las entidades ha desaparecido tras el fallo del Tribunal Supremo

  • El supervivor vuelve a incidir en el aumento del riegos en el crédito al consumo
El edificio del Banco de España en Madrid.

El Banco de España advierte del aumento de los riesgos financieros, según el informe de estabilidad presentado hoy. El organismo supervisor ha reducido el nivel de incertidumbre de las hipotecas tras la decisión del Tribunal Supremo de mantener la jurisprudencia de los últimos 23 años para que los prestatarios paguen el impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) y no se cargue a las entidades.

El director de Estabilidad y Regulación, Jesus Saurina, ha indicado que la decisión, de la que aún se desconoce su contenido, conlleva que el factor de riesgo "ha desaparecido" porque se vuelve a la situación de hace quince días. "No cambia nada", ha dicho.

Las entidades se enfrentaban a reclamaciones de hasta 30.000 millones por parte de los clientes, supuesto que ahora se aleja, si el alto tribunal hubiera decidido que los bancos asumieran el impuesto y aplicar máxima retroactividad. Estas devoluciones hubieran causado pérdidas millonarias para más de un grupo bancario.

Saurina ha destacado que aunque la litigiosidad añade inestabilidad y es relevante, es complicado analizar metodológicamente este riesgo.

Preocupación por el aumento de riesgo en los préstamos a consumo

Sobre otras cuestiones recomienda a las entidades cambiar las condiciones de los préstamos al consumo ante la escalada de la morosidad en este segmento. Esta es una de las principales preocupaciones del ente gobernado por Pablo Hernández de Cos, ya que los impagos en créditos para la compra de bienes duraderos ha aumentado de los ritmos de crecimiento del 8% hasta tasas del 22,7%. Por ello reclama a los bancos precaución en la concesión y un alza de las provisiones para cubrir los riesgos.

En los últimos años las entidades han potenciado la venta de estos préstamos con el fin de mejorar la rentabilidad, ya que ofrecen mayores rendimientos que las hipotecas u otros productos. Eso si el informe destaca que a lo largo de este año se observa una cierta ralentización en esta actividad.

El Banco de España también hace hincapié en el enrarecimiento de los mercados emergentes donde las entidades españolas tiene importantes intereses, como Turquía o Argentina, aunque considera que las filiales están aisladas y no conllevará grandes riesgos para BBVA o Santander.

También pone el foco sobre la incertidumbre sobre el Brexit e Italia, además de las consecuencias de un alza superior de lo previsto de los tipos de interés en EEUU. A nivel doméstico alerta sobre los efectos de la fragmentación política y de un repunte de las tensiones en Cataluña.

El estudio hace un análisis sobre la situación de solvencia y rentabilidad. En capitalización la banca española se sitúa a la cola de Europa, pero en el segundo parámetro en la mitad de la tabla continental.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin