Banca y finanzas

El sector bancario pierde relevancia en el mercado del seguro de hogar

Foto: iStock

La entrada del sector bancario en el negocio asegurador provocó que cada vez más ramos tuvieran como uno de los canales principales el de bancaseguros.

El caso más claro son los seguros de vida, en los cuales cinco de las diez primeras entidades con más cuota de mercado son bancos, pero de las otras cinco aseguradoras, dos también tienen acuerdos con sociedades bancarias, según el ranking de Icea en el primer trimestre de 2024.

Esta tendencia también llegó a los seguros de multirriesgo y hogar debido a las sinergias entre ambos sectores, pero parece que el crecimiento que tenía como objetivo superar al canal de agentes y corredores de momento tendrá que esperar. En 2023, el canal bancario representó el 36,5% del volumen de negocio total de las primas de hogar, por un 54% de agentes y corredores y un 9,5% de otros canales.

Esto supone que el sector de bancaseguros perdió 2,2 puntos porcentuales de cuota de mercado respecto al año anterior, mientras que los otros dos canales crecieron algo más de un punto. De esta manera, 2023 supuso para la banca la ruptura de un rumbo, en el que llevaba años robándole clientes a los agentes y corredores, que poco a poco venían perdiendo peso. Entre 2018 y 2022, los agentes y corredores pasaron de algo más del 55% de la cuota de mercado al 53% en detrimento de la banca, que ascendió esos dos puntos que perdieron los primeros.

El canal de bancaseguros no solo perdió cuota de mercado en cuanto a volumen de negocio (primas emitidas), sino también decreció en otros índices. La distribución de primas de nueva producción también bajó casi dos puntos, hasta el 51,7%. En cuanto a las pólizas, tanto su distribución a través de la banca como las pólizas de nueva producción también cayeron 0,16 puntos y 0,55 puntos, respectivamente.

No obstante, esa caída es específicamente en distribución por canales, es decir, en el reparto de la 'tarta'. Si se observan las cifras en bruto, los números negativos para bancaseguros se reduce a las pólizas de nueva producción, ya que hubo 13.000 menos que en 2022 (-1,53%). No cayeron, por tanto, el volumen en primas (+4,59%), como tampoco las primas de nueva producción (+2,16%). Tampoco el volumen de pólizas (+1,02%), pero al crecer menos que sus competidores, pierden parte de la 'tarta'.

Es destacable esa disparidad de datos entre primas y pólizas. El crecimiento de las primeras es un 6,28%, mientras que el volumen de pólizas es solo un 1,63% mayor que en 2022. Esta diferencia hace notable que el crecimiento de los ingresos por primas se ha debido principalmente a un factor precio (aumento de las primas medias) y no a un crecimiento por volumen. La inflación en los costes ha sido uno de los culpables: los costes de servicios de reparación de una vivienda crecieron un 5,1%, y el de los materiales un 7,1%.

El freno de las hipotecas

Sin embargo, los descensos en la firma de hipotecas están detrás del empeoramiento de la banca en el ramo de hogar. Sin casas que vender, las nuevas contrataciones se reducen a mantener las pólizas que ya disponía la entidad y, como mucho, intentar atraer clientes de otros canales, de ahí la pérdida de relevancia en cuanto a cuota de mercado.

En tan solo un año, las hipotecas para viviendas cayeron un 17,9%, lo que son 83.000 firmas menos en 2023 que en el ejercicio anterior.

La subida de tipos de interés que comenzó en verano de 2022 tenía como propósito frenar la demanda para no recalentar la economía en exceso, ante la creciente inflación que venía desde finales de 2021. Desde entonces, el Banco Central Europeo (BCE) comenzó la escalada en el precio del dinero con subidas de medio punto mensuales o de 0,25 en algunos casos, hasta llegar al 4,5%.

Desde hace unos meses ya se baraja reducir la restricción monetaria, es decir, rebajar tipos ante la meseta que están atravesando las economías del euro desde después de verano, con la última subida.

En cambio, parece que antes de que llegue este descenso, las hipotecas han empezado a repuntar, ya que febrero de 2024 (último mes con datos) mostró un comportamiento positivo que no se veía desde hace algo más de un año. Y es que en dicho mes se firmaron un 3,8% más de hipotecas que en el mismo mes del año anterior.

Esta pérdida de ventaja en el mercado del canal bancaseguros no es, sin embargo, comparable al comportamiento de las hipotecas en España. Esto es porque "cada vez hay una proporción mayor de negocios de pólizas de hogar no asociadas a hipotecas.

"Las estadísticas muestran que aproximadamente sólo el 50% del negocio de hogar en cartera distribuido por la bancaseguros está asociado a hipotecas, siendo el otro 50% operaciones de contratación libre", explica Álvaro Urrutia, director general de Amaef, que asegura que "pone de manifiesto la libertad de elección de los clientes.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud