Banca y finanzas

Calviño pide a la banca retribuir los depósitos: "Se debe remunerar adecuadamente a los españoles"

  • BBVA descarta la remuneración mientras persista el "exceso de liquidez"

Arrecian las voces que reclaman a los bancos que mejoren la remuneración del ahorro. La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, reclamó este lunes directamente a la banca que empiece a trasladar la subida de los tipos de interés a los depósitos como previamente ha solicitado ha solicitado el Banco Central Europeo (BCE) en varias ocasiones. 

"No me cabe ninguna duda de que el sector bancario español tiene que empezar a transmitir la subida de los tipos de interés en beneficio de los clientes y de los ciudadanos españoles", afirmó durante unas jornadas organizadas por la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), patrocinadas por BBVA, y que inauguró junto al presidente de este banco, Carlos Torres.

Calviño desveló que trasladará formalmente esta convicción en la reunión convocada para el día 29 con las patronales bancarias para valorar la aplicación de los códigos de buenas prácticas aprobados para inyectar un alivio financiero a las familias hipotecadas con dificultades de pago de sus cuotas por la escarpada escalada del euríbor. 

"Naturalmente en esa reunión también vamos a hablar de la remuneración de los depósitos porque es evidente que, ante una subida de los tipos de interés, los bancos tienen que empezar a remunerar adecuadamente los depósitos de los de los ciudadanos", recalcó. 

En el encuentro está previsto analizar la aplicación de las medidas de alivio financiero y la conveniencia o no modularlas. Se analizará, dijo, "si se están cumpliendo sus objetivos, si tenemos o no que revisar el ámbito de aplicación". 

Que la banca no haya recuperado los depósitos remunerados de forma generalizada cuando el precio del dinero en la eurozona alcanza ya el 4%, le valió en marzo un toque de atención de la presidenta del BCE, Christine Lagarde, que animó a los ciudadanos a reclamarlo en sus bancos. 

Torres excusó en el mismo foro y junto a Calviño que la situación actual responde al escenario de "exceso de liquidez" del "mismo modo que, cuando los tipos de interés estaban en negativo, tampoco mucha parte de la clientela se le trasladaban".

Se apoyó en un reciente informe del Banco de España para justificar que la falta de remuneración frente a otros países responde, en un 50%, a esta situación negando que falte competitividad al sector y defendió que las entidades están ofreciendo al cliente alternativas "que son muy atractivas financieramente" como los fondos de renta fija.

Impuesto a la banca

Ambos mostraron posturas también divergentes al ser cuestionados sobre la petición de la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, de convertir en permanente el impuesto creado por el Gobierno para recaudar 3.000 millones de euros en dos años con cargo a la banca, con los que financiar medidas de ayuda para los más vulnerables. 

"Creo que sería una mala idea", aseveró, convencido de que el tributo dificulta al sector ejercer su función de ayudar a la sociedad y a la economía, financiando la actividad productiva y los desafíos como la transformación digital y la descarbonización. "No ayuda en ese camino en absoluto porque es un freno a una actividad que está en el sistema circulatorio de la economía", zanjó. 

Para Calviño, los impuestos extraordinarios impuestos a la banca y al sector energético "juegan un papel fundamental para asegurarnos de que hay un reparto justo del impacto de la guerra".

En su opinión, los beneficios que reporta la banca y los dividendos que anuncian reflejan que "no tiene ningún problema en afrontar este impuesto extraordinario y al mismo tiempo seguir realizando su función de canalización del crédito al conjunto de la economía", y dejó en el aire el mantenimiento o no. "Estamos viendo cómo va evolucionando la recaudación y está prevista una revisión de los mismos y una evaluación para poder tomar decisiones para el futuro", apuntó.

En cuanto a las elecciones, Torres valoró el adelanto de los comicios, en la medida que "cuanto antes tengamos claridad sobre la la situación, tanto mejor" porque ayudará a los agentes económicos a tomar decisiones, si bien no quiso elucubrar sobre alternancias políticas.

Calviño concidió en que "la inseguridad o la falta de claridad no es buena para la toma de decisiones económicas", mostrándose convencida de que revalidará el Gobierno de Pedro Sánchez.

"La política económica del Gobierno es muy conocida, la hemos seguido durante estos años, decimos lo que hacemos y hacemos lo que decimos", presumió, sacando pecho de una gestión que está llevando a los organismos y servicios privados de estudios a mejorar sus previsiones con estimaciones de PIB que superan, incluso, las fijadas por el Ejecutivo en su programa macro. 

La vicepresidenta aprovechó para arremeter contra el PP "porque su líder, el señor Feijóo, no dice qué piensa hacer, nada más que derogar, lo cual, en mi opinión, genera una enorme intranquilidad e incertidumbre". Afeó que se desconozca "qué persona sería la que lideraría la política económica en ese hipotético Gobierno".

"No sabemos cuál es su visión de futuro para España continuó, solamente querer volver atrás", prosiguió, apuntando que el Ejecutivo ha acometido más de 200 reformas para "modernizar" la economía y el país y ahora vendría una etapa de estabilidad y consolidación de las medidas para extraer los frutos al trabajo realizado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud