Banca y finanzas

La banca reduce el 25% del 'ladrillo' desde el Covid, a 23.000 millones

  • El sector tiene un 70% menos de activos adjudicados que antes de la crisis financiera
Varias oficinas en una calle.

Los activos adjudicados (aquellos que pasan a ser propiedad de la banca como resultado de procedimientos de ejecución de las deudas y que en su mayoría suelen ser viviendas, locales y suelo) han dejado de ser un problema relevante en los balances de las entidades. La banca ha reducido un 25% estos activos desde el inicio de la pandemia hasta el cierre de 2021, según los últimos datos del Banco de España.

Concretamente, el sector financiero que opera en nuestro país inició la pandemia con 30.700 millones de euros en ladrillo y dos años después lo redujo hasta los 23.000 millones de euros. Con este volumen de adjudicados, el sector queda muy lejos de los niveles que tenía antes de la crisis financiera de 2012, cuando sumaba más de 77.900 millones de euros. Es decir, ha desaguado más del 70%.

En la actualidad, el volumen de activos tóxicos apenas supone el 2% sobre los activos totales de la banca. A pesar de que durante los peores momentos de la pandemia, el mercado de venta de carteras de adjudicados estuvo parado, una vez se comenzó a reactivar la economía, el sector volvió a colocar carteras a la venta. No obstante, fueron mayores las desinversiones en créditos dudosos que en ladrillo. Una de las mayores que se ha dado en los últimos años fue la venta por parte de CaixaBank de un lote de activos adjudicados y créditos dudosos por valor de 400 millones de euros, colocados al fondo Tilden Park antes de la fusión con Bankia.

Los bancos, además de venta de portfolios, también se limpian el ladrillo traspasándolo a los servicers (firmas de gestión de activos inmobiliarios). El Santander trabaja en la actualidad con tres servicers: Altamira, Casaktua y Diglo. Precisamente el banco lanzó este último, Diglo, a inicios de este verano con 5.000 millones de euros en activos procedentes del Banco Popular (que absorbió en 2017) y además también gestionará los activos tóxicos de terceros. Otros de las firmas más conocidas que gestionan los activos adjudicados de la banca son Haya Real Estate, Solvia (antes de Sabadell) o Servihabitat.

Buen momento del mercado

La salida de la pandemia, al contrario de lo esperado, rebotó con un momento dorado del mercado inmobiliario, ante el mayor ahorro de empresas y hogares durante los confinamientos. Esta actividad también ha permitido a la banca y a los servicers con los que tiene acuerdos deshacerse de los activos a mayor actividad. Ejemplo del buen momento del mercado inmobiliario es el volumen de hipotecas que ha concedido la banca en estos años. El sector prestó 59.400 millones de euros en 2021, un 35% más que un año antes y también que en 2019, ejercicio previo al Covid. En los seis primeros meses de 2022 ha concedido 34.019 millones, un volumen no visto para ese periodo desde 2010.

En lo que se refiere al crédito dudoso (préstamos que tres meses o más de impago), la banca también ha visto reducido su volumen a mínimos de 2008. El sector cerró junio con un ratio de mora del 3,88%y 47.900 millones de créditos dudosos. No obstante, pese al buen momento que viven los balances del sector, el BCE y el Banco de España esperan que la mora comience a repuntar por la subida de los tipos de interés.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud