Banca y finanzas

Criteria compra la histórica sede de CaixaBank en Madrid por 238 millones

  • Se trata de la oficina central de la entidad en el Paseo de la Castellana en Madrid
  • El edificio era la sede de Caixabank hasta que se fusionó con Bankia
  • La entidad dice que la operación sirve para monetizar un activo no necesario
La sede de CaixaBank en Madrid vendida a Criteria Caixa. Foto: EFE.

CaixaBank ha acordado vender a Inmo Criteria Patrimonio, filial de Criteria Caixa, la sociedad que gestiona el patrimonio empresarial de la Fundación Bancaria La Caixa, su histórica sede del Paseo de la Castellana de Madrid por 238,5 millones de euros.

CaixaBank abrió hace unos meses un proceso competitivo para vender este edificio de oficinas, situado en una de las mejores zonas de la capital, con el objetivo de obtener la máxima concurrencia de posibles compradores y cerrar la operación este mismo año. Al final, según ha informado hoy la entidad bancaria, la mejor oferta la ha presentado Criteria Caixa, el holding de participadas de la Fundación La Caixa y accionista de referencia de CaixaBank.

Está previsto que la transacción se cierre durante el segundo semestre del año. El precio de venta del inmueble asciende a 238,5 millones y permitirá a CaixaBank anotarse un resultado positivo de aproximadamente 98 millones de euros -unos 69 millones netos del efecto fiscal-, que se registrarán como 'ganancias y pérdidas por baja de activo y otros' en la cuenta de resultados. La venta, añade CaixaBank, supondrá un impacto positivo de 4 puntos básicos en el capital CET1 reportado a cierre del primer trimestre del año.

Según CaixaBank, el acuerdo con Inmo Criteria Patrimonio, filial íntegramente participada de Criteria Caixa, se ha alcanzado cumpliendo las disposiciones de protocolo interno de relaciones firmado entre la Fundación Bancaria La Caixa, Criteria Caixa y CaixaBank.

El edificio está situado en el número 51 del Paseo de la Castellana, suma más de 18.000 metros cuadrados repartidos en seis plantas y había sido hasta hace unos meses la sede histórica de CaixaBank en la capital. En el inmueble, además de personal de la propia CaixaBank y empresas de su grupo, también se localizan las sedes centrales en Madrid de la Fundación La Caixa y Criteria, que ocupan actualmente, en concepto de arrendatarios, una parte significativa de la sexta planta y la totalidad de la segunda, junto con varias plazas de aparcamiento. Sin embargo, a raíz de la fusión con Bankia, CaixaBank decidió concentrar su actividad en la torre Kio, la antigua sede del banco madrileño, y acordó iniciar el proceso de venta del edificio, considerado un activo 'prime' por su tamaño y ubicación.

Según el informe de la Comisión de Auditoría y Control de CaixaBank, InmoCriteria ha presentado la mejor oferta no solo en términos de precio, sino "aportando además valor adicional a CaixaBank en aspectos como son las marcas o signos distintivos presentes en el edificio y la adecuada gestión de la oficina comercial de la entidad" en el inmueble. La operación, señala el informe, es "justa y razonable" y permite monetizar un activo no necesario tras la integración con Bankia", permitiendo maximizar su valor y obtener una elevada rentabilidad, "por lo que se puede concluir que la operación resulta adecuada".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.