Banca y finanzas

La banca europea suma 25.000 millones en provisiones y 5.000 millones son por Rusia

  • Destacan las altas huchas de CaixaBank, Sabadell, y la banca irlandesa

La banca europea dispone de una red de provisiones cercana a los 25.000 millones de euros de los que unos 5.000 millones han sido dotados en el arranque del ejercicio para encarar riesgos en Rusia. Son datos compilados por Autonomous Research de los balances publicados en el primer trimestre por 35 grandes bancos que monitoriza en el Viejo Continente y donde concluye que, si se gastan las provisiones efectuadas por la guerra y el cierre forzoso de actividades en Rusia, quedaría aún una hucha precautoria "significativa" de 20.000 millones que "debería dar confort" para afrontar el ejercicio.

Se trata, en su mayor parte, de las provisiones que acumularon durante la pandemia del Covid-19 para hacer frente a potenciales deterioros e impagos derivados de las restricciones para frenar la crisis sanitaria y que no han sido liberadas.

Solo se ha usado un 37% del colchón Covid

Conforme a sus cálculos, el sector destaca en prudencia en la medida de que apenas ha utilizado un 37% de ese colchón precautorio, que llegó a superar los 32.300 millones en 2020, aunque descendía a 23.000 millones al cierre del pasado ejercicio y engordará después por el conflicto bélico originado por Moscú.

La cifra contrasta con el 98% liberado o consumido por parte de la banca estadounidense o el 63% de la canadienses. Sin embargo, en los tres casos se aceleró su recurso en apenas tres meses, dado que en diciembre habían usado un 29%, 90% y 55%, respectivamente.

Los 25.000 millones equivalen a un 3% de la capitalización del sector europeo en promedio, aunque este ratio ofrece una fuerte dispersión y oscila entre el 12% del Sabadell y el -2% del holandés Nederlandsche Bank (DNB). En el caso de BBVA, Santander y CaixaBank excedería el 2%. Precisamente, los analistas destacan a CaixaBank y a Bank of Ireland como los más conservadores por sus provisiones; seguidos por Sabadell, Allied Irish Banks (AIB), el alemán Commerzbank y el austriaco Erste Group por el mayor peso de su hucha en relación con la capitalización bursátil.

A pesar del mayor esfuerzo efectuado en relación con Rusia por parte de algunos bancos, las entidades apenas aumentaron un 1% la exposición contabilizada y dotada como vigilancia especial (al corriente de pago pero con dudas futuras sobre su comportamiento) y en otro 2% el contabilizado como moroso. En parte es precisamente por Rusia, con dotaciones más reseñables ahí por parte de Raiffeisen, Société Générale o ING; aunque también bancos británicos como Lloyds y NatWest realizaron esfuerzos significativos en provisiones, sobre todo, por deterioros potenciales en préstamos hipotecarios.

Modelos sencillos y con hucha

Los analistas de Autonomous reconocen que las dotaciones no son determinantes al invertir, pero desvelan su "preferencia" por los bancos que "han sido relativamente cautelosos en sus provisiones para deudas incobrables" de cara a un revés económico y, tras la invasión rusa de Ucrania, apuestan por una estrategia de inversión "keep it simple", recomendando comprar bancos minoristas con modelos de negocio sencillos y en ubicaciones alejadas de la zona del conflicto.

Los analistas esperan que la hucha se incremente hacia los 42.000-45.000 millones de euros en el periodo 2022-2024, incluyendo las provisiones efectuadas por el Covid, por Rusia y las habituales ligadas al negocio crediticio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin