Banca y finanzas

La AEB descarta riesgos por la nueva variante del Covid

  • Roldán pide detectar las debilidades de la 'banca en la sombra' para evitar que el arbitraje regulatorio afecte al sistema
José María Roldán, presidente de la AEB.

La banca cree que los mercados están sobrerreaccionando a la nueva variante del Covid y relativiza su impacto. La llamada a tener "un poquito de calma" la verbalizó ayer el presidente de la Asociación Bancaria Española (AEB), José María Roldán, durante su intervención en el 'IV Foro Banca' organizado por elEconomista en colaboración con Accenture, donde descartó de plano un problema sistémico.

"No estamos hablando de si los bancos vamos a tener un problema de riesgo sistémico en el sistema financiero o si algún banco va a tener un problema mucho mayor", aseguró, convencido de que "estamos en una situación infinitamente mejor" a la del inicio de la pandemia. Según recordó, apenas se han confirmado 8 contagios en Europa por la nueva variante ómicron y nada tiene que ver con el desafío que supuso la declaración de la pandemia en sus inicios cuando se pensó que sería "un evento de extinción masiva" de empresas e, incluso, instituciones financieras, además del "tremendo" impacto sobre el ser humano, y no ha sido tal.

"Aquí, de lo que estamos hablando, es de si vamos a tener que realizar más provisiones y, por tanto, la rentabilidad será peor" o de si la recuperación económica "se retrasa unos meses", agregó, reconociendo que tal escenario sí podría perjudicar a la banca si supone "un retraso en la normalización de los tipos de interés". "Cuanto más tarde se normalicen los tipos, cuando más se tarde en sacar el contradiós de los tipos de interés, es más complicado", admitió.

Quiso quitar hierro a la situación recordando además que, "a estas alturas, tanto empresas como bancos, como gobiernos y autoridades sanitarias, sabemos cómo lidiar con estos problemas de una manera muchísimo más selectiva de lo que fue en primavera del año del año pasado", sin necesidad de paralizar la economía como ocurrió el pasado año. Y alentó a "tener un poquito de perspectiva" porque la recuperación alienta a ser "enormemente optimista respecto al futuro".

Menos optimista y más preocupado se declaró sobre la llamada 'banca en la sombra' con la revolución verde y digital, a la luz de lo "pernicioso" que resulta el arbitraje regulatorio y los efectos "dañinos que puede hacer", pidiendo a autoridades y al propio sector a estar vigilante, analizar el fenómeno y "ver cuáles son los puntos de debilidad".

Explicó que la crisis del 2008 "fue básicamente una crisis del sistema bancario en la sombra", ya que Lehman Brothers "no era un banco, no captaba depósitos" sino una sociedad de valores, al igual que IAG no era una aseguradora tradicional y estuvieron en el germen de los problemas.

Advirtió que la banca en la sombra mueve ya dos billones de euros y avisó de que el sistema financiero "se está transformando con la nueva revolución digital y verde", a la vez que crece la entrada de nuevos operadores que "no entendemos muy bien cuáles son los riesgos que pueden llevar".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin