Opinión | Javier Amo

El resultado final de las elecciones en Estados Unidos nos ha supuesto una sorpresa no sorprendente, valga la redundancia, dado que después del Brexit, que además de sorpresa nos sumió a todos en la incredulidad, en el fondo teníamos unos ciertos temores de que se produjera lo que finalmente ocurrió.