Durante un paseo por el centro histórico de Madrid, después de haber disfrutado de los jardines de invierno de la estación de Atocha, paseando por la clásica ruta turística del triángulo de las Letras y de las Artes, encontramos, uno tras otro, el imponente Conservatorio de Música, el Cine Doré con la actual filmoteca Nacional y el popular mercado Antón Martín.

Quien piensa en Cerdeña imaginando solamente aguas cristalinas y playas doradas no sabe que esta gran isla sorprende en cada rincón. El encanto de la tranquila costa suroeste de la isla atrae a todos los amantes de unas vacaciones relajantes y a la vez culturales porque es posible tomar el sol pero también explorar las maravillosas ruinas ocultadas por el mar o asistir a un espectáculo en un teatro romano.

Conocida en el curso de los siglos como la punta más meridional de Europa, Gavdos perdió esa condición con la entrada de Chipre en la Unión Europea en 2004. Sin embargo queda la antigua inscripción Soutern point of Europe. Relax. Smile., grabada en una monumental silla de madera de tres metros de altura situada al borde de uno de los muchos barrancos de la isla. Ahora, Gavdos es el fin del viaje de miles de hippies provenientes de todas las partes del mundo, que en pequeños espacios de las playas aparentemente salvajes, buscan su rincón de paz, amor y tranquilidad.

Últimos artículos de Opinión
OPINIÓN