Jean Pisani-Ferry

Profesor en la Hertie School of Governance en Berlín.
Jean Pisani-Ferry

Una profunda crisis política estalló en Italia desde la negativa por parte del presidente Sergio Mattarella a nombrar a Paolo Savona, un euroescéptico manifiesto, como ministro de Economía y Finanzas en el Gobierno de coalición propuesto por los líderes del Movimiento Cinco Estrellas (M5E) y la Liga, los dos partidos antisistema que surgieron como ganadores de la elección general de marzo. Savona había defendido abiertamente un "plan B" para una salida de la moneda única, y Mattarella argumentó que su designación podría haber derivado precisamente en ese desenlace.

Jean Pisani-Ferry

Dos meses después de las elecciones generales italianas del 4 de marzo, la incertidumbre sobre cómo será el futuro gobierno continúa, y el país parece sumido en una extraña indolencia. Pero sería tonto pensar que una nación donde partidos antisistema obtuvieron el 55% del voto popular seguirá comportándose como si nada hubiera pasado. Los supuestos bárbaros ya no están a las puertas. Están adentro.

Jean Pisani-Ferry

Se suponía que no iba a pasar así. La formación de un nuevo Gobierno alemán se demoró tanto que, poco después de que las elecciones generales italianas del 4 de marzo provocaran un terremoto político, Francia y Alemania empezaron a trabajar en la reforma de la eurozona. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, ahora han resuelto allanar sus diferencias y ofrecer en julio un plan de ruta conjunto para una reforma. Pero no pueden ignorar los cambios generados por la victoria arrolladora de los partidos antisistema de Italia. Hasta entonces, el populismo parecía contenido. Ahora forma parte de la corriente principal.

Opinión | Jean Pisani-Ferry

En la Unión Europea es temporada teatral otra vez. La obra se llama 'negociaciones para el presupuesto' y se representa cada siete años. Divide a la UE entre gastadores y ahorradores, donantes y receptores, reformistas y conservadores. Cuando los actores se cansan de amagues, amenazas, chantajes y traiciones, todos se ponen de acuerdo y se hacen cambios mínimos. Cada gobierno se declara triunfador, y el gasto público de la UE queda grabado en piedra, hasta la próxima vez que suba el telón.

Jean Pisani-Ferry

El Foro Económico Mundial del mes pasado en Davos demostró ser una nueva oportunidad para que la administración del presidente norteamericano, Donald Trump, desplegara su habitual incontinencia verbal y enviara ondas sísmicas a toda la economía global. Esta vez, hubo dos causas.

Últimos artículos de Opinión