Estrella Flores-Carretero

Psicóloga, profesora, empresaria y escritora

La palabra adhocracia es un término inventado para denominar lo contrario de la burocracia en la gestión empresarial. No digo que haya que elegir un modelo y abandonar el otro, porque ambos tienen aspectos positivos, pero en estos momentos necesitamos sistemas más ad hoc (para esto), que es lo que significa adhocracia.

En estos días resulta habitual ver empresas que cierran y trabajadores en la calle. Pero quedarse sin empleo no debe ser el final, sino una fase de transición para abordar con éxito el siguiente trabajo.

El liderazgo transformacional es el que se centra en el capital humano, el que cree en cada individuo como el principal valor de la empresa y el que sabe que la transformación solo es posible gracias a las personas.

El liderazgo agresivo, en el que las personas aparentan caminar con decisión hacia su meta sin mirar a los lados, ha pasado a la historia. Hoy sabemos que cuando los líderes demuestran su vulnerabilidad, cohesionan a los equipos y todos salen ganando.

Opinión

Siempre hay personas que permanecen a flote en cualquier crisis, incluso en la más global que hemos vivido nunca. Se diría que son imprescindibles. ¿Cómo lo consiguen?

Millones de personas en todo el mundo han perdido o van a perder sus trabajos y multitud de empresas tendrán que reinventarse o cerrar. En tiempos de pandemia, la mejor herramienta para avanzar sigue siendo el netwoking… aunque a distancia.

Por lo general, no lo recomiendo. Emprender un negocio con amigos, familiares o con la pareja, puede dar al traste con la empresa y, además, con la relación, en la mayoría de los casos. Pero, si es así, y se quiere iniciar porque se cree en ello, hay que poner ciertas reglas claras.

El teletrabajo ha pillado por sorpresa a mucha gente. Quienes sabían gestionar sus emociones en las relaciones presenciales, no siempre son capaces de manejarse en la era del contacto digital. ¿Qué habilidades se necesitan?

Es esencial que los trabajadores estén convencidos de que en ninguna otra empresa podrían estar mejor. Esta emoción representa el verdadero valor diferencial con la competencia. ¿Cómo se consigue?

Vivimos un momento muy difícil, todos lo sabemos y muchos lo sufrimos, pero eso no significa que haya que renunciar a tomarse un descanso. Las vacaciones son necesarias. Unos días de desconexión mejoran la salud física y mental, benefician el estado emocional y permiten impulsar el rendimiento, la creatividad, la productividad, el trabajo en equipo...