Aragón

Aragón convoca ayudas para ofrecer una segunda oportunidad a autónomos

Zaragoza

El Departamento de Economía, Planificación y Empleo del Gobierno de Aragón ha puesto en marcha una nueva línea de subvenciones dirigidas a trabajadores autónomos aragoneses que, tras un fracaso económico, quieran redirigir su actividad o emprender una nueva iniciativa.

Para eso, a través de la dirección general de Trabajo, Autónomos y Economía Social, ha convocado ayudas que permitirán financiar tanto la asistencia técnica para comprobar la viabilidad del proyecto del solicitante o la reconversión más adecuada de su actividad, como el estudio de su insolvencia y la formalización de la documentación necesaria para la mediación extrajudicial que permita que se libere de deudas pendientes mediante acuerdos.

El Boletín Oficial de Aragón (BOA) ha publicado este jueves la convocatoria de estas subvenciones, que han sido el asunto central tratado en la última reunión del Consejo Aragonés del Trabajo Autónomo, celebrado en la sede principal del Instituto Aragonés de Empleo (INAEM), en Zaragoza con la participación de representantes del Gobierno de Aragón, los cuatro agentes sociales --CEOE, CEPYME, UGT y CCOO-- y las principales asociaciones profesionales de trabajadores autónomos en nuestra Comunidad --UPTA y ATA--.

El Ejecutivo autonómico ha indicado en una nota de prensa que las subvenciones de este Fondo Especial para la Segunda Oportunidad se concederán por el procedimiento simplificado de concurrencia competitiva hasta agotar el presupuesto, fijado en 82.000 euros. El importe de cada ayuda equivaldrá al 80% del coste subvencionable, con un límite máximo de 2.500 euros. El plazo para la presentación de solicitudes será de diez días hábiles a partir de este viernes.

Objetivo

Los mecanismos de segunda oportunidad tienen como objetivo permitir que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de redirigir nuevamente su vida e incluso de emprender nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una deuda que no puede satisfacer, han apuntado las citadas fuentes.

Además de ofrecer una nueva oportunidad a sus beneficiarios, estos mecanismos tienen un efecto desincentivador de la economía sumergida y favorecen una cultura empresarial que redunda en beneficio del empleo, han añadido desde el Gobierno.

La finalidad es permitir que aquel que lo ha perdido todo por haber liquidado la totalidad de su patrimonio en beneficio de sus acreedores pueda verse liberado de la mayor parte de las deudas pendientes, tras los acuerdos extrajudiciales de pagos y la mediación concursal. Para evitar insolvencias estratégicas o facilitar daciones en pago selectivas, se establecen controles y garantías.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin