Aragón

Las startups aceleran para impulsar la movilidad eléctrica y sostenible

  • Motos que se cargan como la batería de un móvil, suscripciones a bicis eléctricas o car-sharing para desplazarse a polígonos industriales son algunas soluciones.
Directivos de las startups durante su intervención en la jornada 'Innovation Day'. Foto: Fundación Ibercaja
Zaragoza

La movilidad de las personas está cambiando tanto en su vida personal como para acudir al trabajo e, incluso, viajar. En los últimos años, patinetes, bicis eléctricas, coches compartidos… son algunos de los nuevos modelos de negocio que se han empezado a introducir en el mercado, aprovechando la movilidad eléctrica y la necesidad de ser más sostenibles.

Es un nicho de mercado en el que las startups están irrumpiendo no solo con nuevos modelos de negocio, sino también con innovadores productos con los que se solucionan algunas barreras a la movilidad eléctrica o introducen más cambios en los desplazamientos con los que puede dejar de ser habitual coger un autobús para ir a trabajar a un polígono industrial o se normaliza que una persona tenga una suscripción a una bici eléctrica. Son solo algunas de las iniciativas dadas a conocer en la tercera edición de la jornada 'Innovation Day', organizada por la Fundación Ibercaja, a través de Mobility City, e Iberdrola, y que ya están aquí porque, aunque parecen el futuro, lo cierto es que muchas ya están funcionando.

Cargatucoche ha desarrollado una plataforma proveedora de servicios de recarga, que permite instalar el punto de recarga en casa. "Tienen un potencial brutal porque no requieren de modificación de la infraestructura eléctrica. Como pasan mucho tiempo sin uso, hemos lanzado el concepto de recarga colaborativa. Los usuarios pueden compartir estos puntos con otros y ganar dinero con ello, superando además la barrera de quien compra un coche eléctrico y no tiene garaje en propiedad", afirma el Enrique Alía, CEO de esta startup. Además, "ofrecemos un futuro en el sector para los instaladores y electricistas que quieran dedicarse a un nuevo oficio y ayudamos a las empresas a que sigan vendiendo sus productos gracias al apoyo de una tecnología que soluciona la parte más complicada del sector. Hemos creado un proceso innovador, una comunidad de instaladores autónomos, que llevan en su móvil nuestra app", afirma Enrique Alía. La startup prevé tener a finales de 2021 más de 1.500 puntos de carga doméstica, creando la red más grande de España y generar más de 500.000 euros en ingresos para instaladores autónomos.

En la carga también se centra el modelo de negocio de Watson, que está desarrollando un cargador de vehículos eléctricos "que se puede mover porque está en una furgoneta comercial, que permite cargar coches de hasta 200 kW", expone Adrián Heredia Iglesias, founder & CEO. Este sistema, que se apoya en un software y se prevé que este listo para finales de 2021, está pensado para empresas que gestionar flotas con el fin de optimizarlas.

La estación de aparcamiento y carga para vehículos de micromovilidad como bicis y patinetes eléctricos es la propuesta de Solum. "Es una estación de carga de última generación, que genera su propia energía con su pavimento solar", lo que permite cargar los vehículos, asevera su CEO, Luis Muñoz. La estación, que cuenta con baterías de litio para almacenar energía, es 100% sostenible y portable porque su pavimento -resistente como el hormigón- se coloca sobre el pavimento de la ciudad.

En el desplazamiento se centra Velca con sus motos eléctricas, que son número 1 en ventas y que tienen la particularidad de que sus baterías se cargan como las de un smartphone y en cualquier enchufe doméstico. "No necesitan infraestructura", aclara su CEO Emilio Forján. Esta startup se basa en un modelo y producto diferenciado con el que han conseguido varios hitos como lograr que el 40% de sus ventas sean online y que el porcentaje de mujeres que compran este tipo de vehículo supere el 50% en algunos modelos. Un ratio que está por encima de la media del 10% en España. Además, esta startup -cuenta con el apoyo de Enisa y Anesdor y partners como Michelin o Samsung-, ha sido la primera en vender vehículos con bitcoins.

Y para quienes prefieran las bicicletas eléctricas, la solución la tiene Wifly, una plataforma digital de suscripciones a estas bicis. Esta startup, que crea soluciones de micromovilidad, ofrece a las personas "un pack completo en el que damos todos los servicios como bici de sustitución, seguro antirrobo -los robos son uno de los factores que echa atrás este sector- y opción de compra mes a mes que la persona puede ejecutar cuando quiera", expone su CEO, Jaime Sacristán. De momento, ya hay 115 suscriptores activos y el objetivo es llegar este año a 900.

La movilidad sostenible también llega al turismo con Myrentgo. Esta startup ofrece el primer servicio de movilidad urbana sostenible ligado al sector turístico con el que se hace posible que, a través de una app personalizada para cada hotel, el turista contrate los medios de movilidad que precise (bici, moto, coches...), pagar y hacer la recogida en el mismo hotel sin perder tiempo en tramitaciones o en ir a recoger o dejar el vehículo para lo que se disponen estaciones próximas. Es una solución especialmente útil para turistas extranjeros que no tienen un paquete de movilidad. Por ejemplo, ya se trabaja con TUI.

La logística de última milla es el eje de acción de Revoolt, que se centra en "el mundo grocery (cesta de la compra) y la movilidad relacionada con la proximidad con 100% cero emisiones", señala su CEO José Barbero. La startup se apoya en la tecnología para ofrecer una "solución más eficiente en costes y con beneficios en el ámbito de la proximidad" ya que, por ejemplo, se monitoriza todo el proceso en tiempo real y se facilita la interacción entre cliente y proveedor, que antes no existía. Ya trabajan con 128 clientes a nivel nacional y tienen proyectos internacionales.

También Alma Mobility trabaja para hacer los desplazamientos más sostenibles. "El 50% de los europeos seguimos usando el coche privado todos los días", apunta Antonio Robert, consejero delegado y co-fundador de la startup. El objetivo es desplegar una flota de coches eléctricos compartidos, basándose en el carsharing aplicado a los empleados que se desplazan a polígonos industriales que suelen están mal comunicados en España por transporte público. Además, solo las grandes empresas tienen lanzaderas. La startup combina así "la movilidad de lunes a viernes para ir a trabajar con el uso de fin de semana para, por ejemplo, ir a cenar". Empresas como Opel o Inditex lo están probando.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin