Aragón

El casco antiguo de Calatayud recibirá una inversión de dos millones

Zaragoza

El Ayuntamiento de Calatayud ha aprobado en Junta de Gobierno Local el Plan de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU). Este programa forma parte del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021.

El programa constituye un esfuerzo conjunto del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, con una participación de 800.000 euros; del Gobierno de Aragón, que aporta 200.000 euros, y del Ayuntamiento de Calatayud, que aporta 200.000 euros y la exención de las licencias de obras y tasas de construcción. A ello se suma una cantidad de al menos 800.000 euros (el 40%) del coste total de las actuaciones, que asumirán los propietarios que impulsen las actuaciones urbanísticas.

El Plan ARRU apoya económicamente a propietarios de inmuebles y promotores para la construcción de edificios con hasta el 60% de la inversión. El Plan se publicará en el Boletín Oficial de la Provincia de Zaragoza en los próximos días. A partir de esa fecha, los interesados podrán solicitar ayudas durante un plazo de dos meses.

Según han indicado desde el Ayuntamiento de Calatayud, se llevará a cabo un procedimiento de concurrencia competitiva, que establece los criterios objetivos para la solicitud de ayudas.

El objetivo del consistorio es apoyar al mayor número de solicitudes presentadas, por lo que se trabajará para dar solicitud a todos los interesados a través de otros planes estatales y autonómicos, si fuese necesario.

"Con esta iniciativa apostamos por la renovación de nuestro casco antiguo y nos implicamos en intervenciones junto a los propietarios. Queremos seguir recuperando esta zona de la ciudad y seguiremos trabajando para dar un mayor alcance a este proyecto de renovación de viviendas", explica el alcalde de Calatayud, José Manuel Aranda.

En este programa se da prioridad a la renovación urbana con obras de construcción y rehabilitación integral de edificios de uso residencial. Los beneficiarios podrán recibir 45.000 euros por cada vivienda de obra nueva, es decir, la demolición del inmueble que se encuentra en mal estado y la construcción de una nueva vivienda en su lugar. También podría promoverse la edificación en solares existentes.

Algunos de los criterios que se valorarán positivamente son la ubicación de los inmuebles, dando prioridad a entornos monumentales, recorridos comerciales y turísticos, el nivel de protección del entorno (en el caso de que fuera un Bien de Interés Cultural), el presupuesto de actuación, las características de los solares, la accesibilidad de las viviendas, su apuesta por la eficiencia energética, la documentación técnica que se presente y el destino del inmueble (en el caso de que fuera para alquiler social o familias con renta limitada). El pago de las cuantías se establece por parte del Ayuntamiento, que hará certificaciones trimestrales.

Las obras deberán haberse iniciado en 2020 y 2021 (a partir de septiembre de 2020, fecha de la firma del convenio), si bien contarán hasta el 2023 para su finalización.

El Plan ARRU se enfoca en el área declarada Conjunto Histórico Artístico, donde existen 2.430 viviendas, entre las faldas del Castillo Mayor y los barrios altos hasta la zona del paseo Cortes de Aragón y la plaza del Fuerte. En esta zona existe el catálogo más importante de edificios protegidos, patrimonio, zonas comerciales, turísticas, de uso administrativo y servicios públicos de la ciudad.

"Hoy aprobamos un Plan en el que venimos trabajando desde hace más de un año, cuando reivindicamos al Gobierno aragonés la inclusión de Calatayud en este programa. Con el ARRU 2015 logramos la creación de 54 viviendas en el casco antiguo y esperamos que el impacto en esta ocasión sea igual de exitoso", concluye el concejal de Urbanismo, José Manuel Gimeno.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin