Aragón

La economía aragonesa caerá un 12,8% este año y en 2021 crecerá un 7,5%

Zaragoza

La economía aragonesa caerá un 12,8 por ciento este año debido a los efectos de la crisis sanitaria, y crecerá un 7,5 por ciento en 2021 --en el conjunto del país las cifras serán similares, de un -12,6 y un 7,4, respectivamente--. La región cerró 2019 con una situación pre-COVID satisfactoria, aunque con mayor desaceleración que España.

Así lo ha indicado, en una rueda de prensa este viernes para presentar el Informe Económico Aragón 2019, el catedrático de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza, Marcos Sanso, acompañado por el secretario de la Fundación Basilio Paraíso de la Cámara de Comercio de Zaragoza, José Miguel Sánchez.

Sanso ha recordado que, en 2020, durante meses ha habido actividades económicas "totalmente paralizadas", tanto en la oferta como en la demanda, para frenar la expansión de la pandemia. Esto ha tenido una consecuencia "brutal" en la evolución del Producto Interior Bruto: "Los que nos dedicamos al manejo de datos no habíamos conocido nunca algo así, con una caída del orden al 20 por ciento en el segundo trimestre del año y está por ver lo que ocurre en los siguientes".

En este contexto, ha precisado que esta crisis no tiene nada que ver con la anterior, ya que, además de problemas internacionales, hubo que corregir la estructura interna del país. "Pero ahora no es un problema económico, es un problema sanitario que tiene consecuencias económicas graves y lo que esto implica es que, como no se ha resuelto, el problema continúa".

Sanso ha explicado que los efectos de esta crisis son "enormemente asimétricos", tanto por sectores como por zonas, ya que "las urbanas parece que sufren más que las rurales".

Todo esto hace que haya muchas dificultades para llevar a cabo un pronóstico riguroso de la evolución de la economía. "Las series de datos de las que disponemos, por ejemplo el último dato del PIB, suponen un cambio tan dramático que los modelos que utilizamos son prácticamente incapaces de dar una respuesta satisfactoria".

Teniendo en cuenta todos estos factores, Sanso ha detallado que para el año 2021 la evolución será de un crecimiento del 7,5 en Aragón y un 7,4 en España. Respecto a la tasa de paro la ha situado en el año 2020 en una media del 15,7 por ciento y en España del 19, 39 por ciento --recogiendo en este grupo a los parados y a los que están en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE)--, esta cifra evolucionaría para el 2021 en Aragón un 14,7 y en España en un 19,66.

Ha comentado que en Aragón el Índice de Producción Industrial hasta agosto ha caído un 14 por ciento, mientras que en España el 12,5 por ciento. "Los servicios han caído el 14 por ciento en Aragón y 17 por ciento en España y en cuanto a construcción, si utilizamos el consumo de cemento, ha caído un 13 por ciento en los dos casos". Mientras, la agricultura "las cosas van bien, porque es de los pocos en los que ha crecido el empleo".

Informe 2019

Respecto al contenido del informe en referencia al año 2019, Marcos Sanso ha evidenciado que nadie se podía imaginar la llegada de la pandemia, y ha destacado que el valor de este documento es que va a servir de referencia en la salida de esta crisis para comparar la situación económica con la anterior a la llegada del coronavirus.

En concreto, en 2019, la economía aragonesa continuó creciendo en 2019, aunque a menor ritmo que el año anterior, un 1,7 por ciento frente al 3 por ciento de 2018, y por debajo de la media del país, que fue del 2 por ciento, un 2,5 por ciento en 2018. Esta cifra la sitúa en el noveno puesto en el ranking de Comunidades autónomas por detrás de Navarra, Madrid, Murcia, Valencia, Andalucía, País Vasco, Canarias y Cataluña.

Ese ritmo de crecimiento económico ha permitido que Aragón se mantenga entre las regiones con mayor renta por habitante de España. El número de parados descendió un 4,1 por ciento al pasar, en promedio, de 68.300 en 2018 a 65.500 en 2019, convirtiendo a Aragón en la cuarta comunidad con menor tasa de paro --10,03 por ciento--, solo superada por Navarra, País Vasco y La Rioja.

La mayoría de los indicadores de la economía aragonesa fueron positivos en 2019, pero no tanto como en 2018. El sector exterior aragonés proporcionó un superávit de casi 2.000 millones de euros, lo que supuso una notable contribución al crecimiento. Las exportaciones crecieron en términos reales un 5,8 por ciento y las importaciones cayeron un 2 por ciento.

El IPC acabó 2019 con una media anual del 0,7 por ciento, lejos del entorno del 2 por ciento de 2018. La trayectoria sigue siendo favorable en relación con los países del entorno europeo al continuar produciéndose un diferencial negativo que mejora la competitividad.

Como novedad, el Informe Económico de Aragón añade un balance del comportamiento de la productividad y la rentabilidad durante el periodo 2006-2018, con el objetivo de que sirva para caracterizar el escenario previo al 'shock' COVID-19.

Los datos obtenidos ponen de manifiesto que la rentabilidad promedio de Aragón supera en más de tres décimas la alcanzada en 2018, al llegar hasta el 3,79 por ciento. Aumenta sólo en Zaragoza, mientras disminuye casi dos puntos en Huesca y casi uno en Teruel.

En 2019, por primera desde 2008, no existen sectores con rentabilidad negativa promedio de sus empresas en Aragón --solo quedaban construcción y actividades inmobiliarias, estrechamente vinculados con la crisis anterior--. Sin embargo, se interrumpe en 2018 la mejora en la productividad promedio de Aragón que comenzó en 2014, perdiendo el nivel anterior a la crisis que había alcanzado en 2017.

Normativa

El secretario de la Fundación Basilio Paraíso de la Cámara de Comercio de Zaragoza, José Miguel Sánchez, ha subrayado la importancia de que haya una normativa homogénea ante la crisis sanitaria: "Los ciudadanos quieren conocer los criterios y las medidas con los que se pasa de una fase a otra, es decir, normativas homogéneas para saber a qué atenernos".

"También queremos que los sectores se dejen de criminalizar. Dejemos de criminalizar a la hostelería, al ocio nocturno y a los estudiantes. La gente lo que necesita es ayuda, se va a cerrar un 25 por ciento de la hostelería antes de final de año y lo que hay que tomar son medidas económicas para la recuperación".

De esta forma, ha pedido que se prorroguen los plazos de carencia de los ICO y los ERTE, que "hay que planificarlos ya y tomar medidas". "Sabemos perfectamente que el sector turístico no se va a recuperar hasta el verano del año que viene o más, en función de cómo evolucione la situación".

"Si los políticos dejan de discutir todos los días en el Parlamento y se ponen de acuerdo de una vez y nos ponemos a trabajar en acuerdos para salvar a la gente, eso es lo más importante", ha aseverado.

José Miguel Sánchez ha aprovechado para lanzar mensajes "optimistas" de la economía aragonesa: "El sector exterior es tremendamente fuerte en Aragón y hay dos sectores que son ejemplares en esta crisis, el agroalimentario y la automoción". No obstante, ha pedido apoyo para la hostelería y el comercio textil que están "sufriendo mucho".

Respecto a los impuestos, ha destacado que le gustaría que se tomase el ejemplo de Alemania y Polonia, ya que se han realizado bajadas del IVA que han tenido efectos "inmediatos" sobre el consumo. "No me refiero al tema de las bebidas refrescantes, que puede tener un componente de alimentación, me refiero a sectores productivos donde un efecto de bajada del IVA tendrá un importante efecto en el consumo que se debería analizar".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin