Aragón

La economía aragonesa cae un 5,1% entre enero y marzo de 2020

Zaragoza

La economía aragonesa ha caído un 5,1 por ciento entre enero y marzo de 2020 sobre el trimestre anterior y un 4,3 por ciento anual, según publica este miércoles el Boletín Trimestral de Coyuntura número 69, que incluye el análisis de la evolución internacional, española y, especialmente, aragonesa, en ese periodo.

El retroceso del PIB de Aragón de un 4,3 por ciento anual es dos décimas más desfavorable que el promedio nacional ya que la economía española ha registrado unas tasas de variación negativa de un 5,2 por ciento intertrimestral y de un 4,1 por ciento interanual, ha informado el Departamento de Economía, Planificación y Empleo del Gobierno autonómico en una nota de prensa.

El Ejecutivo ha indicado que la economía aragonesa, al igual que la del conjunto nacional, se ha visto muy afectada por las medidas de confinamiento y cierre de actividades productivas que se empezaron a adoptar a mediados de marzo para frenar la expansión de la COVID-19 y así evitar el colapso del sistema sanitario.

Dichas medidas comenzaron en todo el territorio nacional con la declaración del estado de alarma el 14 de marzo y se endurecieron con el cierre de todas las actividades no esenciales entre el 30 de marzo y el 9 de abril.

Al igual que lo observado en España y en la mayor parte de las economías avanzadas, el deterioro en Aragón ha sido generalizado en todos los componentes de la demanda interna y externa, con la excepción del consumo de las Administraciones públicas.

Desde la óptica de la oferta, todos los sectores se han visto afectados de forma negativa, particularmente la construcción y los servicios, siendo el sector primario el que ha mostrado mayor resiliencia.

Por otra parte, los indicadores parciales de actividad del segundo trimestre permiten anticipar una fuerte contracción del PIB en primavera, aunque por comparación con el conjunto de España, la economía aragonesa muestra menores tasas de caída en numerosos indicadores, particularmente en los del mercado de trabajo.

Datos nacionales

El Departamento de Economía, Planificación y Empleo del Gobierno de Aragón ha precisado que la contracción registrada en la economía española es consecuencia de una contribución negativa tanto de la demanda interna, como de la demanda externa al crecimiento anual del PIB, frente a las contribuciones positivas del cuarto trimestre de 2019 en ambos casos.

Desde el punto de vista de la oferta, todos los sectores han entrado en terreno negativo, a excepción de la agricultura que ha presentado una tasa de variación anual positiva.

En el plano internacional, el repentino parón en la actividad económica, que ha colapsado durante los confinamientos, ha conducido a fuertes caídas de la producción en algunos países, lo que constituye un "shock extraordinario". Las fronteras se han cerrado y el comercio se ha desplomado, han apuntado desde el Ejecutivo autonómico.

Asimismo, ha señalado que los gobiernos y los bancos centrales han puesto en marcha un amplio abanico de políticas para proteger a las personas y las empresas de las consecuencias de este parón, tratando de evitar que la crisis sanitaria y económica se transforme en una crisis financiera.

Las consecuencias de la pandemia sobre la economía mundial son visibles en los datos del primer trimestre de 2020, de forma más acusada en China y otras economías asiáticas, foco de la enfermedad y donde las medidas de contención fueron tomadas desde el mes de enero.

No obstante, también se han dejado notar en Europa y Estados Unidos, a pesar de que el virus y las medidas llegaron más tarde, en general a lo largo del mes de marzo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin