Actualidad

Así fue la detención de los presuntos asesinos del hermano de Begoña Villacís: uno intentó huir antes de ser atrapados en una casa y el cementerio

Foto: EFE.

El operativo conjunto de la Policía Nacional y la Guardia Civil ha dado sus frutos en menos de 24 horas con la detención en Yuncos (Toledo) de los dos presuntos asesinos de Borja Villacís, el hermano de la exvicealcaldesa de Madrid Begoña Villacís, que fue tiroteado este martes en la carretera de El Pardo a Alcobendas.

Las fuerzas del orden han detenido a Kevin Pastor, de 24 años e hijo de la mujer de 52 años detenida horas después del asesinato y al que en un primer momento se le atribuye la autoría material del crimen. Sobre él pesaba una orden de busca y captura desde hace años por delitos relacionados en su mayoría con el tráfico de drogas.

Junto a Pastor, un acompañante cuyo papel e identidad aún se desconocen (se ha especulado con que, a diferencia de madre e hijo, tenga una nacionalidad extranjera) pero que podría haber ejercido como cooperador necesario en el crimen.

De acuerdo con la información aportada por EFE, los dos sospechosos han sido detenidos en una casa que se presuponía vacía al tener las persianas bajadas y en un pinar cercano al cementerio de Yuncos. Según Europa Press, cuando los miembros del operativo (en el que participaban los GEO) han procedido a interceptarles uno de los detenidos, se desconoce cuál de los dos, ha intentado escapar de los agentes, sin éxito.

De hecho, y según un testigo citado por la agencia, se han escuchado disparos y un helicóptero ha sobrevolado la zona durante los momentos de la detención de los sospechosos.

Bajo vigilancia desde el martes

Tal y como informa EFE, lo cierto es que los detenidos ya estaban bajo vigilancia de los agentes desde la jornada anterior, ya que habían sido localizados en la tarde-noche del martes en las inmediaciones de Yuncos, una de las zonas marcadas en rojo por los investigadores.

Esto se debe a que Yuncos (a escasos 25 kilómetros de Bargas, localidad natal de madre e hijo) era una de las zonas frecuentadas por los sospechosos, al igual que Pan Bendito o Valdemoro, lugar en el que se ha especulado por unos minutos que se encontraban los ahora detenidos.

Ambos detenidos separaron sus caminos de la mujer detenida el martes solo unas horas después del asesinato de Borja Villacís. Unos trabajadores de un edificio de oficinas les filmaron mientras cambiaban las matrículas de un BMW y escondían unos fardos en unos matorrales que, tras su descubrimiento por parte de la Policía, contenían armas.

Tras ello, la mujer se marchó en solitario conduciendo el vehículo y los dos sospechosos se alejaron aparentemente a pie hacia la M-40. Minutos después, la mujer era detenida en una gasolinera cerca del barrio de Plaza Elíptica. Alegó que había sido secuestrada, supuesto que los policías descartaron desde un primer momento, dados sus antecedentes.

Las hipótesis de la Policía

Aunque el motivo del ajuste de cuentas por un asunto de drogas es, desde el inicio de las investigaciones, la principal hipótesis para los investigadores, lo cierto es que con el paso de las horas ha cobrado importancia una nueva posibilidad: que las víctimas quedasen con los presuntos asesinos para dirimir diferencias o resolver alguna cuida pendiente.

Según EFE, se trabaja con la posibilidad de que los protagonistas del suceso quedasen cerca del restaurante Lar de Domingo, al lado del lugar del crimen, y que esa reunión saliese mal hasta que la situación derivase en un tiroteo a la altura del kilómetro 6 de la carretera M-612, en el distrito madrileño de Fuencarral-El Pardo.

En paralelo, se trabaja con otra alternativa: que Villacís y su acompañante -que llegó a la Fundación Jiménez Díaz con una herida provocada por arma de fuego- fuesen emboscados por sus atacantes, que les tirotearían con un subfusil y una escopeta de caza.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud