Actualidad

La hipótesis de la Policía sobre el asesinato a tiros de Borja Villacís: una quedada para resolver diferencias y un misterioso coche azul

La Policía prosigue con la búsqueda de los dos sospechosos fugados tras el asesinato de Borja Villacís y continúa trazando líneas de investigación para tratar de esclarecer lo que sucedió en la mañana del pasado martes en la carretera que va de Alcobendas a El Pardo.

Tal y como asegura Europa Press citando fuentes policiales, Borja Villacís habría quedado con los agresores. A la cita habría ido en un coche blanco, un Citröen C3 blanco, acompañado de un amigo llamado Luis (que fue herido en el tiroteo y pudo llegar a la Fundación Jiménez Díaz, lugar en el que permanece ingresado con herida por arma de fuego y bajo custodia policial).

El motivo de ese encuentro sería la resolución de algunas diferencias con el clan al que ahora se busca: tres personas del entorno del pueblo toledano de Bargas. Fueron a la cita en un BMW X2 de color gris plateado, el mismo vehículo que se puede ver en las imágenes grabadas por trabajadores de un edificio de oficinas que les captaron minutos después cambiando las matrículas.

Una de las novedades, indican esas fuentes policiales, es la presencia de un tercer coche en el momento del suceso: un vehículo de color azul del que se desconoce su papel en el asesinato.

Sobre lo que ya quedan pocas dudas es acerca de lo sucedido en el momento del asesinato: los dos coches chocaron dejando señales en ambos vehículos y después dos de los integrantes del BMW se bajaron y tirotearon al Citröen con un subfusil de asalto y una escopeta de caza matando a Borja Villacís casi en el acto.

Horas después, la Policía consiguió realizar la primera detención: la de la mujer que conducía el coche. Lo hizo en las inmediaciones de Plaza Elíptica, en una gasolinera a la que llegó con los airbags de su coche saltados y con abolladuras fruto del choque con su víctima.

A la caza de dos personas fugadas

Ahora, a la Policía le resta buscar a los demás implicados. En principio, son dos las personas que se han fugado: una de ellas podría ser el hijo de la detenida, según las fuentes policiales consultadas por Europa Press.

Este miércoles continúa el operativo de búsqueda se está extendiendo desde la zona en la que vieron huir campo a través a estas dos personas vestidas de negro. La autoridad judicial ha decretado el secreto de las actuaciones.

La Policía cree que este suceso estaba muy planificado. Los presuntos asesinos metieron en una emboscada a las dos víctimas y por ello llevaron importantes armas de fuego, así como placas de matrícula para evitar ser localizados.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud