Actualidad

Page carga contra el pacto de Junts y el Gobierno sobre inmigración: "Si lo pidiera Vox estaríamos escandalizados"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. Foto: Archivo.

El Gobierno cedió ante Junts para salvar en el Congreso las ayudas del decreto antiinflación y 'ómnibus'. Los catalanes pactaron, entre otras cosas, la eliminación del IVA del aceite, facilitar la vuelta de las empresas a Cataluña así como la delegación integral de las competencias de inmigración a la Generalitat, que abre la puerta a que puedan decidir sobre la expulsión de inmigrantes ilegares multirreincidentes y el reparto por comunidades. Este último aspecto ha sido criticado por el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien ha destacado que "si estas competencias las pidiera Vox, todo el mundo se rasgaría las vestiduras, todos estaríamos escandalizados".

En declaraciones a medios desde Marchamalo (Guadalajara), donde García-Page ha acudido para inaugurar las obras de modernización y mejora del CEIP 'Cristo de la Esperanza', el presidente castellanomanchego ha afirmado que "no es admisible que los independentistas catalanes, que por lo demás son supremacistas cuando no xenófobos, lo que estén planteando es que el Gobierno gobierne con camisa de fuerza". "No es progresista" ha anotado.

En este sentido, a preguntas de los medios de comunicación, Page ha afirmado que "ningún Estado puede renunciar, bajo ningún concepto, a la competencia en fronteras y por tanto en inmigración", ya que "el control de las fronteras es la expresión más elemental de soberanía". Desde la perspectiva política, García-Page ha afirmado que el debate sobre la cesión de las competencias sobre inmigración a las autonomías planteado por Junts supone "mercadear" con cosas "con las que no se puede frivolizar".

"Si por Puigdemont fuera, yo sería un extranjero, por tanto, tranquilidad no puedo tener ninguna y sobre todo me preocupa que estas cosas sean objeto de mercadeo en el último minuto, porque un país serio no puede estar jugando con las cosas de comer de la manera que se está jugando", ha ahondado García-Page, para a continuación añadir que "sería la única competencia que no pondría en sus manos".

"Infarto tras infarto"

"Un periodista me preguntó al llegar si voy a pedir las competencias. Y es razonable la pregunta. Pero cómo voy a estar yo tranquilo como español en que alguien como Puigdemont controle la inmigración. Ningún estado que se precie de serlo puede renunciar a la política de fronteras. Hay cosas con las que no se puede andar jugando ni manoseando" ha señalado el presidente regional.

El mandatario regional ha afirmado que la conyuntura política le mantiene "desolado". "Me da la impresión que es con la intención de que no vayan a ningún sitio o terminen siendo un cajón inmenso de frustración", ha afirmado respecto a los "compromisos" del Gobierno encabezado por Pedro Sánchez. "No podemos tener una política de infarto tras infarto", ha añadido.

Preguntado por los medios de comunicación, García-Page ha negado que vaya a tener ocasión de plantearle ninguna cuestión a Pedro Sánchez durante el encuentro del Gobierno previsto en la localidad toledana de Quintos de Mora, ya que ha afirmado que se ha enterado "por los medios de comunicación". "Lo hacían los del PP, o sea que en ese sentido me tratan igual", ha sentenciado.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud