Actualidad

Nuevo pacto PP-Vox: los de Abascal entran en el gobierno municipal de Valencia

Ayuntamiento de Valencia.
Valenciaicon-related

Después de que el partido de ultraderecha tumbase sus nombramientos en la Empresa Municipal de Transportes (EMT) y amenazase con dejar solo al PP de la alcaldesa María José Catalá en su promesa electoral estrella, la rebaja del 20% del IBI y el recorte en otros tres tributos municipales, Vox ha logrado abrirse las puertas del gobierno, como ya ha ocurrido en la Generalitat Valenciana y los ayuntamientos de Elche y Castellón.

Vox y PP han cerrado un acuerdo por el que los ediles del grupo municipal del partido dirigido por Santiago Abascal entrarán a formar parte del equipo de gobierno de la alcaldesa 'popular' María José Catalá en el Ayuntamiento de Valencia, casi cinco meses después de las elecciones del 28 de mayo.

Este ha sido el tiempo en el que el PP ha podido gobernar en minoría con 13 de los 33 ediles en el consistorio de la capital valenciana, unos meses que han acabado ante la necesidad de los 'populares' de los votos de los cuatro ediles de Vox para aprobar temas como las ordenanzas fiscales y los próximos presupuestos municipales, para lo que se requiere mayoría absoluta.

Fuentes cercanas a la negociación han confirmado a Europa Press que se abre un nuevo escenario en el consistorio de València tras un acuerdo que está ultimado y que se firmará en las próximas horas.

Más que socios preferentes

De esta forma, PP y Vox comparten gobierno en el Consell y los ayuntamientos de tres de las cuatro principales ciudades de la Comunidad Valenciana: Elche, Castellón y ahora en Valencia, donde hasta este momento los de Abascal, aunque en la oposición, eran "socios preferentes". Una definición de la propia Catalá que no había sentado nada bien en las filas de los de Abascal, que pedían tener su parte del pastel municipal para contar con sus votos y no quedar en minoría en asuntos trascendentales como los presupuestos. 

El martes el diputado nacional de Vox y presidente de la provincia de Valencia, Ignacio Gil Lázaro, participó en una reunión en el Ayuntamiento y este mismo miércoles Vox dio el visto bueno a las ordenanzas fiscales, que inicialmente rechazaba, un gesto que la alcaldesa calificó de "buena disposición". Interpelada sobre la posibilidad de que la formación de ultraderecha entrara en el gobierno, Catalá destacaba que hay temas como este en el que hay una "coincidencia" de programa electoral entre el PP y Vox.

"Mientras haya una coincidencia con ese programa electoral y haya un marco de diálogo fluido y constante con nosotros, que ya existe, no tiene por qué haber ningún problema. Yo creo que nosotros estamos en la dinámica de ir trabajando progresivamente, afianzando nuestra confianza los unos en los otros y que yo creo que es el mejor sistema. Por tanto, hay gestos de buena disposición por parte de ellos y por parte nuestra. Y eso es interesante siempre", manifestaba la primera edil.

Durante toda la pasada semana Vox estuvo deslizando la necesidad de su voto en el consistorio para sacar adelante tanto los presupuestos como las ordenanzas fiscales y advertía de su negativa si no participaban en la gobernabilidad de la ciudad y de no haber un acuerdo previo de gobierno.

De hecho, el PP no logró sacar adelante el nuevo organigrama que preparaba para la dirección de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), al votar en contra Vox, y no ha sido hasta su votación este miércoles en Comisión de Hacienda cuando ha dicho 'sí' a las ordenanzas fiscales. El portavoz de Vox, Juanma Badenas, señalaba, tras anunciar su apoyo, que habían quedado en seguir reuniéndose con el PP para "cuestiones que afectan al Ayuntamiento, ahora con un poco más de intensidad".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud