Actualidad

Así fue el devastador plan de Hamás que pilló por sorpresa al ejército más poderoso de Oriente próximo

Foto: Reuters.

El ataque a Israel por parte del grupo palestino Hamás el pasado sábado, se ha convertido en el "mayor fracaso" de las fuerzas de defensas del país liderado por Benjamin Netanyahu. Y es que sus servicios de inteligencia no tuvieron la "capacidad de anticipar" la masacre de la agrupación terrorista que ha dejado más de 700 víctimas mortales. Un devastador escenario, que plantea la duda sobre cómo se originó el plan que pilló por sorpresa al ejército israelí y al país entero.

"Ciudadanos de Israel, estamos en guerra", así de contundente fue el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu tras el ataque de Hamás que ha causado hasta ahora 700 víctimas fatales, 2.300 heridos y 130 personas secuestradas por la organización criminal.

Un ataque del grupo islamista palestino Hamás que viene de la mano de una cuidadosa "campaña de engaño" que tomó por sorpresa al ejército más poderoso de Oriente Medio, impidiéndole defender a sus habitantes y turistas.

De esta forma, el ataque del sábado se ha convertido en la "peor defensa" de Israel desde que los ejércitos árabes libraron la guerra en 1973. Una invasión basada en un plan secreto, y sin precedentes, con el que se intentó convencer al país gobernado por Benjamin Netanyahu de que Hamás no quería una pelea, menos una guerra.

"Campaña de engaño"

Por ello, mientras se hacía creer a Israel que supuestamente se estaba conteniendo a Hamás -con "incentivos económicos" a los trabajadores de Gaza- los combatientes del grupo estaban siendo entrenados, a menudo a "plena vista", dijo a Reuters una fuente cercana a la agrupación palestina que proporcionó muchos de los detalles del ataque y su preparación que ha sido recopilado por la agencia internacional. A este relato, se suman otras fuentes dentro del sistema de seguridad de Israel, que al igual que el primero, pidieron no ser identificadas.

"Hamás utilizó una táctica de inteligencia sin precedentes para engañar a Israel en los últimos meses, dando la impresión pública de que no estaba dispuesto a luchar o confrontarse con Israel mientras se preparaba para esta operación masiva", dijo a Reuters la fuente cercana a la agrupación terrorista, a su vez, contó los planes para el ataque más sorprendente desde la guerra de Yom Kippur hace 50 años, cuando Egipto y Siria sorprendieron a Israel y lo obligaron a luchar por su supervivencia.

Por su parte, Israel ha admitido que fue tomado por sorpresa por un "ataque programado" para coincidir con el "sábado judío" y una "festividad religiosa". Los combatientes de Hamás irrumpieron en ciudades israelíes, mataron a 700 israelíes y secuestraron a un centenar de personas. Desde entonces, Israel ha matado a más de 400 palestinos en su represalia contra Gaza.

"Este es nuestro 11 de septiembre", manifestó el mayor Nir Dinar, portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel. "Nos atraparon. Nos sorprendieron y vinieron rápidamente desde muchos lugares, tanto desde el aire como desde la tierra y el mar", agregó.

El desembarco de entrenamiento

En uno de los elementos más llamativos de sus preparativos, Hamás construyó un "simulacro de asentamiento israelí" en Gaza donde practicaron un "desembarco militar" y se entrenaron para atacarlo, dijo a Reuters la fuente cercana a la agrupación palestina, añadiendo que incluso grabaron vídeos de las maniobras.

"Israel seguramente los vio, pero estaban convencidos de que Hamás no estaba interesado en entrar en una confrontación", señaló la fuente. Mientras tanto, la agrupación terrorista trató de convencer a Israel de que le importaba más garantizar que los trabajadores en Gaza, una estrecha franja de tierra con más de dos millones de residentes, tuvieran acceso a empleos al otro lado de la frontera y no tuvieran interés en iniciar una nueva guerra. "Hamás logró crear la imagen de que no estaba preparado para una aventura militar contra Israel", afirmó la fuente cercana a la agrupación terrorista.

Ayuda para la "calma"

Desde la guerra con Hamás en 2021, Israel ha tratado de proporcionar un nivel básico de estabilidad económica en Gaza ofreciendo "incentivos" que incluyen miles de permisos para que los habitantes de Gaza puedan trabajar en Israel o Cisjordania, donde los salarios en trabajos de construcción, agricultura o servicios pueden ser del 10 veces el nivel salarial en Gaza, ha revelado la agencia de noticias. "Creíamos que el hecho de que vinieran a trabajar y trajeran dinero a Gaza crearía un cierto nivel de calma. Estábamos equivocados", expresó un portavoz del ejército israelí.

Por su parte, una fuente de seguridad israelí reconoció que Hamás engañó a los servicios de seguridad de Israel. "Nos hicieron pensar que querían dinero", contó la fuente. "Y todo el tiempo estuvieron involucrados en ejercicios/simulacros hasta que se descontrolaron".

Como parte de su "estrategia" en los últimos dos años, Hamás se abstuvo de realizar operaciones militares contra Israel, incluso cuando otro grupo armado islamista con base en Gaza conocido como Jihad Islámica lanzó una serie de sus propios ataques o ataques con cohetes, lo que provocó críticas públicas de algunos partidarios.

Israel se ha enorgullecido durante mucho tiempo de su "capacidad para infiltrarse" y monitorear grupos islamistas. Como consecuencia, dijo la fuente cercana a Hamás, una parte crucial del plan era evitar filtraciones y con ello conseguir el objetivo de uno de los peores ataque que ha vivido el pueblo israelí.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud