Actualidad

El juez investiga si Rubiales exigió que Piqué cobrara por la Supercopa

  • La Federación habría actuado a espaldas del Consejo Superior de Deportes en una competición estatal

El juzgado de instrucción número 4 de Majadahonda está investigando si la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) exigió a Arabia Saudí tener como agente a una empresa de Piqué, Kosmos Football, para la firma del contrato por el que la Supercopa de España se ha celebrado desde 2020 en este país.

Esa es una de las conclusiones que consta en un informe que la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE, un organismo adscrito al ministerio de Hacienda) remitió a la Fiscalía Anticorrupción y que ésta a su vez ha trasladado al juzgado.

De acuerdo con fuentes próximas al proceso, aunque el sumario está bajo secreto judicial, este informe se ha incorporado a las diligencias abiertas y es una de las razones por las que el tribunal exigió a la RFEF que remitiera las cuentas del ejercicio 2020, algo que ésta ya ha hecho.

El informe de la IGAE es clave porque desmonta los argumentos de la RFEF, que ha mantenido en todo momento que la empresa de Piqué no era agente de la Federación, sino que trabajó como intermediario para Sela Sport Company Limited (Sela), la compañía de Arabia Saudí que adquirió los derechos de organización de la Supercopa en 2019 durante un periodo de seis años.

El informe señala que la actuación de Piqué "era una obligación esencial del Acuerdo y que, en caso de que Sela no pagase el total importe de la tarifa a la tercera parte Agente, la RFEF tendría derecho a rescindir este acuerdo sin penalización y con el derecho a conservar cualquier cantidad percibida".

Una competición estatal

El problema es que la Supercopa está catalogada como "una competición oficial de ámbito estatal y carácter no profesional a cargo de la RFEF", según un informe elaborado por el presidente del Consejo Superior de Deporte, José Manuel Franco Pardo, y remitido también por la Fiscalía. Así, la organización de esta competición debería haber salido a contrato público teniendo en cuenta que se trata de una función pública delegada.

El pasado mes de noviembre, el diario El Mundo adelantó ya que, según la IGAE, la Federación Española de Fútbol y Gerard Piqué habían tratado de ocultar el acuerdo por el que este se habría embolsado comisiones de 24 millones de euros. En un comunicado remitido ayer a este periódico, la Federación asegura que "es falso que Piqué sea agente del presidente Luis Rubiales y que ser agente de Arabia Saudí no es ilegal", insistiendo además en que "la organización de la competición no es función pública delegada".

En un escrito remitido a la Fiscalía Anticorrupción, el Consejo Superior de Deporte se desvinculó ya de todo esta operativa, asegurando que "no consta autorización o refrendo por parte del CSD, ni comunicación de la RFEF en relación con el traslado de la disputa de la Supercopa de fútbol en Arabia Saudí".

Contrato millonario

El acuerdo entre Sela y Piqué se firmó en septiembre de 2019. La competición está compuesta por seis temporadas e implicaba el pago de una comisión de cuatro millones por cada una de ellas. En el documento de la Intervención General de la Administración del Estado remitido al juez, que firma el fiscal jefe José M. Alonso, se señala que "el importe a percibir por Kosmos Football como una tarifa de éxito era de 4 millones de euros". La IGAE resalta también que la empresa Kosmos y la Federación quisieron mantener en el anonimato en su relación. "La relación se quiso mantener oculta", se asegura.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud