Actualidad

China da un giro notable para aliviar su política anti-Covid y aplacar el descontento

  • El país relaja las restricciones a medida que avanza el declive económico
Imagen: iStock

En un paso significativo para relajar su política anti-Covid, China ha anunciado este miércoles nuevas medidas de alivio entre las que se incluyen permitir que algunas personas se pongan en cuarentena en su hogar en lugar de en campamentos centralizados y eliminar los requisitos de prueba para entrar en la mayoría de los lugares públicos, salvo en las residencias de ancianos, escuelas primarias y secundarias y clínicas de salud.

Además, los ciudadanos ya no necesitarán mostrar pruebas de virus negativas o códigos de salud para viajar entre diferentes partes del país.

Estos nuevos pasos, suponen en un cambio brusco en la estrategia nacional para sofocar el descontento público y reactivar la economía nuevamente. Las autoridades chinas también dijeron que a menos que un área sea designada como de alto riesgo, el trabajo y la producción local no se pueden detener.

Las 10 nuevas medidas incluyen acelerar la vacunación entre los ancianos y prohibir a los funcionarios locales designar grandes áreas, como complejos habitacionales completos, como de alto riesgo.

La nueva lista se suma a una primera ronda de flexibilización anunciada hace un mes en forma de 20 medidas para mejorar el control del virus, y el ritmo al que se implementan las flexibilizaciones refleja la creciente presión sobre el presidente Xi Jinping para trazar un camino en el fin de la política de Covid cero, que incluye pruebas generalizadas y bloqueos radicales, lo que ha dejado a China aislada y con dificultades económicas generalizadas.

Los valores más relacionados con la reapertura, como las tres principales aerolíneas del país, Air China, China Eastern Airlines y China Southern Airlines subieron más del 10% en Hong Kong el miércoles después de la noticia.

Las expectativas de una relajación han estimulado el repunte mensual más fuerte en las acciones chinas que cotizan en Hong Kong en casi dos décadas en noviembre.

El cambio al aislamiento domiciliario se inició por primera vez en Pekín después de que las instalaciones de cuarentena se quedaran sin espacio cuando aumentaron las infecciones, recoge Bloomberg. Ahora, hacer extensible esta media a todo el país marca un cambio importante en el enfoque y podría cambiar la percepción pública del virus de una amenaza grave para la salud a una enfermedad más común, lo que podría allanar el camino para que el país se reincorpore al resto del mundo viviendo con Covid.

A medida que otros países superaron la pandemia, un número creciente de personas comenzó a preguntarse por qué se habían estancado en el enfoque de China, lo que aumentó la presión sobre las autoridades. Las protestas finalmente se volcaron en las calles de ciudades de todo el país, con algunos manifestantes pidiendo que Xi renuncie, escenas increíblemente raras de disturbios públicos en la nación más poblada del mundo.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments