Actualidad

Por qué Elon Musk no dona 6.600 millones a la ONU: así desconfía de la filantropía

  • El hombre más rico del mundo no está acostumbrado a la filantropía
  • Ha llegado a desconfiar de su utilidad para solucionar los problemas
  • Por el momento, está centrado en la inversión en la carrera espacial
Por qué Elon Musk no dona 6.600 millones a la ONU: así desconfía de la filantropía
Madrid

Elon Musk, el hombre más rico del mundo, ha retado al director Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de las Naciones Unidas, David Beasley, a desvelar de manera pormenorizada en qué invertirían una hipotética donación de 6.600 millones de dólares del fundador de Tesla.

Este reto tuvo lugar en Twitter, después de que David Beasley felicitase a Musk a través de la red social por ser el hombre más rico. "Enhorabuena a Elon Musk por haber superado a Jeff Bezos como la persona más rica del mundo: ¡Con un valor de 221.000 millones de dólares! Elon, para celebrarlo te ofrezco una oportunidad única en la vida: ¡ayúdanos a salvar a 42 millones de personas de la inanición por solo 6.600 millones de dólares! La oferta expira pronto... y las vidas también", escribió.

Musk no tardó en responder dudando de que esa donación fuera a resolver el problema de la pobreza en el mundo. "Si el WFP puede describir en este hilo de Twitter exactamente cómo 6.000 millones de dólares resolverán el hambre en el mundo, venderé las acciones de Tesla ahora mismo y lo haré". Una sombre de duda que pronto contrarrestó Beasley. "El titular no es exacto. Los 6.000 millones de dólares no solucionarán el hambre en el mundo, pero evitarán la inestabilidad geopolítica, las migraciones masivas y salvarán a 42 millones de personas al borde de la inanición. Una crisis sin precedentes y una tormenta perfecta debido a las crisis del COVID-19/conflictiva/climática".

"Con tu ayuda podemos llevar esperanza, construir estabilidad y cambiar el futuro. Hablemos: no es tan complicado como el Falcon Heavy, pero hay demasiado en juego para no tener al menos una conversación. Puedo coger el próximo vuelo e ir a donde estés. Échame si no te gusta lo que oyes", explicó en otro tuit.

Ante esta defensa de David Beasley, el fundador de Tesla continuó con su tesis y recomendó al Programa Mundial de Alimentos que deberían hacer públicos los gastos actuales de la organización y caminar hacia una mayor transparencia. De hecho, Elon Musk recordó una noticia del diario The Daily Express del 2015 que hablaba sobre unos presuntos abusos sexuales de soldados de Naciones Unidas a niños de la República Centroafricana.

Elon Musk y la filantropía

No es la primera vez que se produce algún tipo de altercado entre Elon Musk y la filantropía. De hecho, cuando el pasado año se alzó como el segundo hombre más rico del mundo, ya recibió críticas por su falta de compromiso con la filantropía, a las que también contestó por Twitter.  "Por cierto, los comentarios críticos siempre son muy apreciados, así como las formas de donar dinero que realmente marcan la diferencia (mucho más difícil de lo que parece)", dijo el millonario a través de su cuenta de Twitter el pasado 8 de enero.

Lo cierto, Elon Musk, es un novato en esto de la filantropía si se compara con el resto de millonarios que engloba la lista de los más ricos del mundo. Un ejemplo claro es Bill Gates, que junto a su amigo y también multimillonario Warren Buffett cofundaron la iniciativa Giving Pledge, que insta a los ultrarricos a donar al menos la mitad de sus fortunas. Incluso Jeff Bezos, quien ha sido criticado por demorarse en establecerse como filántropo, ha intensificado su juego: se comprometió a donar 10.000 millones a temas relacionados con el cambio climático el año pasado y entregó 791 millones de dólares a 16 grupos ambientalistas en noviembre.

A pesar de firmar el Giving Pledge, Musk ha hecho relativamente poco públicamente en materia de filantropía. Sin embargo, el pasado año ya indicó que la razón por la que está acumulando riqueza es para regalarla, o al menos redirigirla a sus proyectos apasionantes, a saber, la exploración espacial. "Se necesitarán muchos recursos para construir una ciudad en Marte", le dijo al editor alemán Axel Springer el mes pasado. "Quiero poder contribuir tanto como sea posible".

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

mesnadero
A Favor
En Contra

Elon Musk tiene razón, "la Organización de Necedades Unidas" (ONU) se ha convertido en un enorme dornajo, donde miles de "estómagos agradecidos" viven , pero que muy bien.

No esperemos que las ONG, FOROS, FUNDACIONES, etc. que viven de la filantropia acaben con los problemas. ¡¡¡¡¡¡SE LES ACABARÍA EL CHOLLO!!!!!.

Buenos días a todos.

Puntuación 4
#1
Carmen
A Favor
En Contra

Yo hace tiempo que pienso como Musk sobre estas organizaciones que piden dinero para financiar su propio turismo sexual. Si puedo ayudar a alguien en necesidad lo hago. Si alguien pide para comer, le compro un bocadillo, si me dice que no, que le de el dinero del bocadillo, le digo que se meta a politico, que hay subnormales profundos suficientes para hacerle presidente (prueba de ello, este pais).

Puntuación 6
#2