Actualidad

Salen a la luz todos los ataques de ira que Elon Musk ha tenido con sus empleados

Foto: Reuters

Todo el mundo es consciente de la excentricidad de Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX. Este emprendedor ha vivido una serie de episodios públicos que le han hecho gozar de esa fama. Por ejemplo, el momento en el que fumó marihuana en directo durante la retransmisión del programa de Joe Rogan. Sin embargo, ahora han salido a la luz una serie de improperios y desplantes que Musk hacía a su plantilla de trabajadores.

Estas conversaciones se han dado a conocer a través del libro 'Power Play: Tesla, Elon Musk y la apuesta del siglo', de Tim Higgins, periodista de The Wall Street Journal. Entre ellas, aparece un episodio en el que Musk se enfrenta al resto de directivos durante una reunión sobre la próxima oferta pública de Tesla en 2010. "No tengo tiempo para esto. ¡Tengo que lanzar mi p*** cohete!", gritaba el CEO mientras salía de la reunión.

Elon Musk descargaba su tensión sobre cualquier persona

Este solo fue uno de los muchos momentos de tensión de Musk, en los que descargaba su tensión sobre cualquier persona, empezando por trabajadores y terminando por altos ejecutivos, incluso sobre algún desconocido.

En otra ocasión, cuando Tesla estaba desarrollando su primer automóvil para el consumidor global, el Sedan Model S, un ingeniero recordó preguntarle a Musk sobre la suspensión del coche: "¿debería ser deportivo, como un BMW, o cómodo, como un Lexus?", reflejan en el libro tal y como recoge Insider. "Voy a vender un montón de coches, así que cualquier suspensión que necesites para poder vender un montón de coches, esa es la suspensión que quiero", contesto el CEO de la compañía.

Esto empezó a generar cierta fama alrededor de Elon Musk. Incluso sus altos ejecutivos bromeaban antes de cada reunión: "a quien va a devorar esta semana", decían. Asimismo, empezó a generar una disputa con el encargado de liderar la fabricación del Model S, Peter Rawlinson. Durante una pelea, Musk se abalanzó sobre él y le empezó a señalar el pecho con el dedo: "¡No te creo!" gritaba el consejero delegado. Posteriormente, este ingeniero jefe renunciaría y fundaría Lucid Motors para hacer la competencia a Tesla, ya que se dedicaría a construir coches eléctricos.

A medida que pasaba el tiempo, la mecha de Elon Musk se hacía más corta. Allá por 2016, durante el desarrollo del Sedan Model 3, los empleados de Tesla aseguraron que los ataques del CEO se volvieron más recurrentes y duros. Este empeoramiento podría deberse a la apuesta que Musk hizo con este modelo, ya que significaba el futuro de la empresa.

Según recoge Insider, Musk llamó a una noche al equipo encargado de hacer que la línea de montaje funcionase correctamente para una conferencia en la que se mostraría al público. El consejero delegado de Tesla les dijo que su trabajo era "una m***** completa". Asimismo, exigió a cada uno de los integrantes del equipo que les dijera "quién c*** eres y que c****** haces para que mi p*** línea de montaje funcione". Tal y como cuenta el libro, uno de estos ingenieros renunció en ese mismo momento.

Otro momento incómodo para los allí presentes fue cuando un lobista de los concesionarios de franquicias acudió a una reunión con Musk para convencerle de que abandonara el modelo de venta directa de Tesla y vendiese sus coches a través de concesionarios tradicionales. En ese instante, el CEO se levantó y dijo "voy a gastar mil millones de dólares para revocar las leyes de franquicia de distribuidores en Estados Unidos" y, acto seguido, cerró la puerta y le gritó a uno de sus empleados: "¡Saca a ese tipo de aquí!".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin