Actualidad

El rascacielos súper delgado de los multimillonarios se tambalea: los vecinos alegan defectos de construcción

  • Los vecinos hablan de vibraciones y ruidos que impiden el sueño
  • Además, los ascensores se ralentizan los días de mucho viento
  • No es la primer polémica con este tipo de 'nuevos' rascacielos
432 Park Avenue. Foto: Bloomberg
Madrid

La ciudad de los rascacielos ha ido cambiando en los últimos años. Ha mantenido su pasión por la altura, pero se ha ido encaminado hacia un tipo de edificio muy alto y delgado. Es lo que se bautizó como la tendencia de los super-slenders y que tiene en la gran manzana uno de sus máximos exponentes. Se trata de la torre residencial en 432 Park Avenue pero que, en cambio, ha sido denunciada por sus inquilinos por registrar hasta 1.500 defectos de construcción. 

La junta de vecinos de una de las torres más altas y elegantes de Nueva York, cuenta Bloomberg, ha demandado a los promotores, alegando que los defectos de diseño son los culpables de las inundaciones, los ascensores atascados y el "ruido y la vibración horribles y molestos". La torre residencial en 432 Park Avenue es un rascacielos de 425 metros con vista a Central Park que se inauguró en 2015 en la llamada Billionaire Row, la calle de los multimillonarios.

La junta de vecinos afirma que su consultor de ingeniería ha identificado más de 1. 500 defectos de construcción y diseño, "muchos de los cuales se describen como problemas de seguridad humana". Alegan, que los promotores no tuvieron en cuenta  la "notable altura" de la torre al diseñar el edificio. Esa falla, explican, resultó en estructuras de construcción que son las culpables de su inundación, ruido y vibración.

Los propietarios también se quejan de los ascensores, que están programados para reducir la velocidad cuando el edificio es azotado por fuertes vientos. Además, aseguran que en varias ocasiones los vecinos se han quedado atrapados durante horas. Así, los denunciantes junta busca 250 millones de dólares, más daños punitivos, en la demanda presentada el jueves en la Corte Suprema de Nueva York.

Las otras polémicas de los rascacielos 'super-slenders'

Este tipo de edificaciones ha sido objeto de polémica desde el comienzo de su construcción por la sombra que proyectan sobre Central Park, sobre lo poco sostenibles que son o por la forma en la que están construidas.

1. Una sombra alargada: aegún apuntó la asociación The Municipal Art Society de Nueva York, en su documento Accidental Skyline, una de las consecuencia de estos nuevos edificios superaltos es la proyección de nuevas sombras sobre Central Park. Un efecto que no es baladí, pues entra de lleno en el origen de las restricciones a la construcción en altura que datan de 1915. En ese año, el Bajo Manhattan vio cómo se terminaba la construcción del Edificio Equitable, un rascacielos de 150 metros pero que generaba una sombra de dos hectáreas. Las protestas vecinales frente a esta pérdida de luz provocaron el nacimiento de la Ley de Zonificación de 1916 que, aunque no estableció límites de altura, regulaba la masificación de edificios de ciertos metros en una misma región y obligaba a que los rascacielos estableciesen una serie de retranqueos en su parte final. Estos nuevos rascacielos están consiguiendo mayores alturas porque están adquiriendo a los edificios de solares adyacentes su derecho de crecer en altura.

2. El truco de los pisos vacíos: otra de las estrategias que utilizan los promotores para ganar en metros y vistas es llenar la estructura de vacíos mecánicos, elementos arquitectónicos de varios pisos que o bien están desocupados o se destinan a equipamientos para el mantenimiento del rascacielos. Este tipo de soluciones son una forma de bordear la capacidad de crecer en altura que establecen las leyes de zonifiación. En concreto, hace referencia a las regulaciones al tamaño de los edificios en función del índice Far (Floor Area Ratio), que es la división entre la superficie utilizable total de un edificio (sumatorio del suelo de todos los recintos del edificio, medido por las caras internas de las paredes) y el área total del solar en el que se ubica.

Así, cada zona de la ciudad tiene un determinado Far. Un índice bajo implica una mayor restricción al desarrollo, mientras que un Far más alto permite un área más utilizable y, por lo tanto, un mayor potencial de ventas. En cifras, un Far de 1.0 permite al promotor construir un edificio de una planta sobre la parcela, o un edificio de dos plantas sobre la mitad de la parcela, o un edificio de tres plantas sobre un tercio de parcela, y así sucesivamente. El truco que implica colocar estos pisos vacíos es que se consigue aumentar la altura de los rascacielos sin tener en cuenta el Far porque estos espacios no suman metros cuadrados a la hora de calcular la superficie total del edificio.

3. Sostenibilidad: la arquitectura moderna, basada en el acero, el vidrio y el hormigón y en una escala alejada de lo humano, entra en constante conflicto con el concepto de la sostenibilidad. El arquitecto Lon Krier es un firme defensor del concepto de Nuevo urbanismo y ciudades transitables, tendencia que busca recuperar las tesis de la arquitectura tradicional, levantar edificios propios a la escala humana y la utilización de materiales ecológicos como la piedra, la madera o los pigmentos naturales. Elementos que ofrece el planeta tierra y que no son fruto de la síntesis humana, como el cemento.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin