Actualidad

Los libros que marcaron mi vida... por José Luis Escrivá

Jos? Luis Escriv?, ministro de Inclusi?n, Seguridad Social y Migraciones. Foto: Nacho Mart?n.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones nos ofrece ahondar en el conocimiento de los alfileres que sirven para tejer la teoría económica.

Dado que soy un gran aficionado a la lectura, algo que trato de cultivar a lo largo de todo el año, pero especialmente en estas fechas estivales, me cuesta elegir entre los libros que he leído. Dentro de lo posible, trato de estar al día de las novedades de ensayo sobre economía y política y en los últimos tiempos he leído varias obras interesantes. No obstante, para esta recomendación he preferido invitar a la lectura de una obra clásica, tanto por su propio interés histórico, como por las enseñanzas que sacamos hoy en día.

Dentro de lo posible, trato de estar al día de las novedades de ensayo sobre economía y política y en los últimos tiempos he leído varias obras interesantes.

La mayor parte de las veces que se trae a colación La ética protestante y el espíritu del capitalismo es para señalar la relación apuntada por Max Weber entre las creencias religiosas de determinadas sectas protestantes y el avance de la economía capitalista. De acuerdo con una lectura popularizada de este clásico que cumple ahora cien años, la creencia en la predestinación, típica de la religión calvinista, hace a las sociedades más adaptables al "espíritu del capitalismo". La razón es que estas sociedades ven el éxito económico terrenal como una señal divina, por lo que orientan su conducta mundana de una forma natural hacia la persecución del lucro material, el fundamento último de las sociedades capitalistas.

Es esta una visión simplificada e incluso distorsionada de tesis de Weber, y que ha llevado a debates poco productivos, como el de tratar de desacreditar el libro a partir de la constatación empírica de que hoy no hay una relación clara entre sociedades protestantes o calvinistas y grado de desarrollo económico. Por ejemplo, muchas veces se señala que las regiones alemanas con mayor porcentaje de población católica son incluso más prósperas que las regiones con más protestantes.

El texto original es mucho más rico que lo que sugiere esta lectura. Déjenme apuntar las principales dos lecciones que extraje de su primera lectura, hace ya años. La primera, sobre la naturaleza del "espíritu capitalista" que permitió el despegue de las economías modernas. Para Weber, el espíritu que permitió el desarrollo del capitalismo no es como a veces se presenta el deseo por la acumulación de capital, la avaricia en los intercambios comerciales, o de forma más genérica el deseo de enriquecerse, elementos que han existido siempre y en todas culturas y tipos de economía. Lo específico del "espíritu capitalista" es la existencia de una ética que pone al trabajo en el centro, en la que el trabajo deja de ser un medio para convertirse en un fin. Es por esto por lo que algunas variantes del protestantismo, que dieron un contenido religioso y trascendental a la participación del individuo en la vida económica, facilitaron la ruptura con normas culturales previas que frenaban el despegue de la economía moderna. Para Weber, el concepto de "profesión", la división del trabajo o el impulso al ahorro tienen una raíz no solo económica sino cultural, fundamentada en un mandato religioso sobre cómo el individuo debe conducir su vida en la tierra.

Un punto importante que señaló Weber es que, una vez que esta nueva forma de desarrollo económico despegó, el capitalismo cobró vida propia y pudo prescindir de los fundamentos que lo vieron nacer. Este proceso de desacoplamiento entre creencias y desarrollo económico ya lo detectó el propio Weber hace más de un siglo, por lo que no tiene mucho sentido tratar de validar o refutar hoy sus tesis con evidencia posterior al del primer capitalismo moderno.

La segunda lección tiene un carácter más general, y es que La ética protestante y el espíritu del capitalismo es ejemplo de cómo la existencia de normas culturales (en el caso de Weber, de origen religioso) condicionan la conducta de todos nosotros, y con ello en última instancia el grado de desarrollo económico. En mi opinión, es una lección que durante demasiado tiempo hemos olvidado o no hemos sabido incorporar con suficiente rigor a nuestros análisis, demasiado centrados en modelos simplificados de comportamiento humano con evidentes limitaciones para entender fenómenos complejos.

La ética protestante y el espíritu del capitalismo es ejemplo de cómo la existencia de normas culturales (en el caso de Weber, de origen religioso) condicionan la conducta de todos nosotros, y con ello en última instancia el grado de desarrollo económico. 

Afortunadamente, la ciencia económica y en general la ciencia social contemporánea de orientación más empírica han hecho recuperar el interés en estas cuestiones. Cada vez tenemos más evidencia de que nuestro comportamiento no siempre y no solo obedece a motivaciones puramente materiales, y que las creencias y las normas culturales son igualmente esenciales para entender las decisiones que tomamos. La relectura de este clásico de Weber nos hace ver las enormes implicaciones que esta sencilla conclusión tiene para comprender el desarrollo histórico de las sociedades.

comentarios16WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 16

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Carmen
A Favor
En Contra

Trabajo, capitalismo, creencias, lucro: pensionistas de hoy día con pensiones que no necesitan.

Puntuación -11
#1
plenilunio
A Favor
En Contra

Por favor, saquen personajes relevantes, dignos de ser seguidos.

Que están sacando una tropa de despreciables...

Puntuación 27
#2
perez
A Favor
En Contra

Y dale molino, que narices nos importa lo que lea este cerdo comunista que tenemos ministro

Puntuación 17
#3
juan
A Favor
En Contra

No me interesa lo que lea cada uno.

Este señor nos ha estafado a mi generacion.

La cara es el espejo del alma y la cara de este evidencia, una falsedad total.

Tiene un rictus de la típica sonrisa de quien te da la mano por delante, mientras por detrás te esta clavando un cuchillo. Vamos como su jefe.

A esta gente hay que tenerla bien lejos o si te toca al lado marcar bien el territorio y procurar no pasar le ni una (Por buenas y estar dispuesto a las malas también, lenguaje ,que es el único que entienden realmente).

Puntuación 16
#4
Sanchinflas gate
A Favor
En Contra

Cómo vivir del cuento con 3 menisterios, Qué mena me da, er día que mechen er guante y no tenga libertá!, Mobi Dic y J. Walker..

Puntuación 15
#5
A Favor
En Contra

En un parrafo al principio habla de sectas protestantes, luego posteriormente las denomina variantes del protestantismo. Una leve mejora del concepto.

Puntuación 6
#6
Usuario validado en elEconomista.es
Lacalagamur
A Favor
En Contra

En el caso de Escrivá:

-La cartilla de primera lectura de Palau

-El libro rojo de Mao y

-La colección completa de Mortadelo y Filemón.

Puntuación 15
#7
A Favor
En Contra

A ver, Escrivá, Max Weber está en la bibliografía más básica y elemental de la asignatura de Historia del pensamiento económico de 1° de Económicas, es decir es la lectura obligada en la primera semana; se ve que te quedaste ahí, no pasaste de ahí, esto explica la penosa impresión que causas cuando se te oye hablar. Eres muy decepcionante. No es que nada más te haya influído, es que, obviamente, no has leído nada más. Estáis arruinando España con vuestra ignorancia y vuestra maldad.

Puntuación 11
#8
Javier
A Favor
En Contra

Me esperaba otro tipo de libros...Algo del genero picaresco. No sé...algo que se titule: Cómo mangar a los que religiosamente han cotizado su pensión.

Puntuación 16
#9
A Favor
En Contra

Que ascazo dejando que este lerdo escriba una mi3rda como esa, en un medio que parecía serio. Que se vaya a pelar falos el cerdo comunista.

Puntuación 12
#10
Es lo que hay
A Favor
En Contra

Libros dice el payaso éste, en todo caso, algún folleto o Tbo.

Será inútil e incompetente...

Puntuación 10
#11
Escrivá dimisión
A Favor
En Contra

Los libros de cabecera de Escrivá:

- Cómo bajar las pensiones

- Cómo arruinar España

- Cómo sangrar a los que cotizan

- Cómo bajar las pensiones futuras

Puntuación 10
#12
Sorp
A Favor
En Contra

No creo que pueda interesar a mucha gente actitudes de un personaje que se dedica a meter la mano en el bolsillo a personas que han cotizado más que el y en trabajos muchos más duros que los de el. Este personaje es de libros de terror entre los humanos.

Puntuación 7
#13
orwell
A Favor
En Contra

Sí , sí, dime qué libros has leído. Primero para no leerlos yo. Y segundo para recomendar a toda persona de bien que no lo haga.

Puntuación 7
#14
in
A Favor
En Contra

Weber defiende en su libro al individuo por encima de la colectividad. Por lo tanto Sr. Escrivá, usted leyó el libro, pero olvidó todo lo que decía. Sobra decir que usted forma parte de un partido socialcomunista que no defiende al individuo, todo lo contrario, le gusta la colectividad como a todo comunista.

Weber creía y defendía que lo importante es el individuo para actuar en la sociedad.

Puntuación 5
#15
escribayamuymashi
A Favor
En Contra

habia chistequino ancianoen entre montes de libros decia: y ahora que se tanto que. hahahaha otro extremo son las periodistas pura filosofia barata y libros sobre cine politcatedio los verdaderos libros son los que narran por eso literatura moderna no ha superado a literatura universal. quijote fuepublicacon post porque no habia imprenta en esa epoca ni se lo llevo al teatro espanoles en ese entonces casi no tenian nilectura fue popular siglosdespues del autor

Puntuación 0
#16