Vivienda

La pandemia acelera la digitalización del sector inmobiliario

  • El inmobiliario ha mostrado resiliencia ante la situación sanitaria
  • Para responder a la demanda, el sector trabaja en aspectos como la industrialización

La llegada de la pandemia supuso grandes cambios en todos los sectores de la actividad económica. Sin embargo, ha servido en positivo para acelerar procesos como la digitalización en el caso del sector inmobiliario. Así lo consideran algunos expertos del sector que han participado en la mesa de debate Presente y futuro del sector inmobiliario, celebrada en evento Fotocasa Pro Conference.

En este sentido, Daniel Cuervo, director gerente Asprima, apunta que "el nivel de digitalización que tiene el sector de obra nueva nos ha permitido firmar contratos de compraventa de forma telemática y antes siempre había que acudir a las oficinas. Garantizando seguridad jurídica para ambas partes, las empresas promotoras han trabajado muy duro y se lo han puesto encima de la mesa a los clientes, lo cual ha permitido cumplimentar parte del proceso de compraventa de una vivienda nueva".

Un aspecto en el que coindice Judit Montoriol Garriga, lead economist de Caixabank Research), desde el lado de la oferta, "el sector reaccionó rápidamente para satisfacer las demandas y continuar acelerando el proceso de digitalización que se estaba llevando a cabo con las visitas virtuales, los contratos online, etc. Ha habido un cambio que hubiera tardado muchos años en producirse y que se ha acelerado gracias a la pandemia".

El cumplimiento de entregas y los plazos en las ejecución en las viviendas nuevas es otro de los aspectos positivos que resalta Cuervo dentro de la situación actual. "En la pandemia, en términos generales, se han cumplido los plazos de entrega a los propietarios que habían comprado sobre plano y es un síntoma que indica profesionalidad y seriedad en el sector", añade el director gerente de Asprima.

Además, se ha visto como "la vivienda nueva ha sido un objeto de deseo", apunta Cuervo, ya que muchas personas han visto como sus casas no cumplía con sus expectativas y "la vivienda nueva, muchas veces por sus ubicaciones o nivel de servicios, ha sabido satisfacer en la medida que la normativa nos permite esas necesidades que tiene la sociedad", añade.

De hecho, según los datos del INE, la compraventa de viviendas nuevas registra un incremento anual acumulado del 44,4% entre enero y junio, ya que en el sexto mes del año, el número de operaciones sobre viviendas nuevas fue de 9.363. Para dar respuesta a la demanda de vivienda de obra nueva, Cuervo vuelve a resaltar que "el sector trabaja en digitalizarse más". Además, señala iniciativas como la industrialización "esto va a permitir que se reduzca el tiempo construcción manteniendo la calidad".

Una reacción rápida

Para los expertos, el sector inmobiliario ha mostrado resiliencia ante la situación actual. Así, Gonzalo Bernardos, profesor Titular de Economía de la UB y analista y consultor económico e inmobiliario considera que "ha sufrido una crisis muy light". El profesor, señalando la correlación que existe entre la caída del PIB y de precio y las transacciones, explica que la caída del PIB es la mayor desde 1868, un 10,8%, mientras que entre 2008 y 2013 fue de un 7,7%.

Por su parte, las ventas cayeron en el conjunto de España, aproximadamente, un 66% entre 2008 y 2013 y según los datos del Ministerio de Fomento, "la caída ahora es del 14,5%, si a esto se añade los dos meses que pasaron las agencias inmobiliarias sin vender estamos ante un ejercicio de ventas planas. Los precios pueden haber caído en el sitio que más un 10%". Además de esta relación, el experto señala la influencia de la banca en el sector inmobiliario con la concesión de créditos hipotecarios.

La rapidez con la que ha reaccionado el sector y y la demanda ligada a los cambios de preferencias hacen que las previsiones sean "muy positivas", tal y como apunta Montoriol. Estas indican que "los precios van a repuntar, posiblemente, de cara a los próximos trimestres a 2022" aunque trabajando con distintos escenarios debido a que la pandemia continúa preocupando por las nuevas variantes y la efectividad de las vacunas ante ellas.

¿Peligro de burbuja?

Ante la situación actual del mercado inmobiliario y su respuesta y resiliencia ante la pandemia, ¿hay peligro de que se genere una nueva burbuja inmobiliaria en España? El director gerente de Asprima considera que no, y señala que la producción de vivienda nueva en la anterior burbuja inmobiliaria era casi de 900.000 viviendas al año y las cifras están ahora entre 85.000 y 90.000 viviendas. En cuanto a los precios, "no estamos en máximos, a excepción de algunas zonas. Y los bancos no están prestando de la misma forma ni al particular ni a las empresas. De hecho, los ratios de deuda son muy razonables", indica Cuervo, quién añade que, además, "hay un mercado de demanda que nos invita a pensar que se está infraproduciendo vivienda nueva".

Algo en lo que coincide la experta de Caixabank Research, ya que apunta que "no hay exceso de oferta, ni de endeudamiento de particulares y empresas. Estamos ante un nuevo escenario de senda de crecimiento del sector de forma sostenible y moderada, al menos en nuestro escenario central".

Sin embargo, Bernados, aunque ahora no, no descarta una posible burbuja por distintas razones. "Cuando hay tipos de interés muy bajos durante mucho tiempo y la economía se reactiva tienes el peligro de que pueda haber una burbuja inmobiliaria", señala el profesor, que también hace referencia a la cantidad de dinero que hay en el mercado.

Además, Bernardos apunta que "la estrechez de viviendas es un problema porque cuando haya un incremento sustancial de la demanda y se hayan absorbido las herencias de 2020 y 2021, el mercado se va a volver estrecho". En este sentido, hace referencia "a que va a mejorar la capacidad de los jóvenes para comprar vivienda, entre otras cosas, porque sus salarios van a mejorar y en determinadas ciudades van a tener el acceso a la vivienda que hasta ahora no tenían".

En este sentido, el economista recuerda que "la inmensa mayoría de los bancos están apostando a la vivienda, con buenos resultados, porque tienen una tasa de morosidad mínima y de que compre la clase media-alta vamos a pasar el año que viene a que compre la media-baja".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin