Vivienda - Inmobiliario

El desequilibrio entre la oferta y la demanda de vivienda de compraventa alcanza su nivel más alto

El mercado residencial español sigue avanzando en su proceso de ajuste, cuya intensidad y velocidad dependerá del ritmo de subidas de los tipos de interés, las presiones inflacionistas o la estabilidad financiera. En el caso del segmento de compraventa es especialmente preocupante el desequilibrio que existe entre la oferta y la demanda. De hecho, la brecha se ha ensanchado hasta niveles nunca conocidos, según los registros de Fotocasa, lo que sigue presionando los precios al alza.

En concreto, el portal inmobiliario cifra en un 14% el porcentaje de personas que ha comprado o intentado comprar en el último año. Sin embargo, sólo un 4% ha vendido o intentado vender. Si estos porcentajes se extrapolan al total del mercado, la cifra se eleva al 78% en el caso de la demanda -en febrero de 2021 suponía el 75%-, frente al 16% que en la actualidad ponen en venta sus casas (llegó al 19% en febrero de 2021).

Es cierto que la potencial demanda siempre ha sido mucho más alta que la oferta, pero la brecha comenzó a ensancharse tras el estallido de la pandemia del coronavirus. "El cambio en las preferencias habitacionales de los ciudadanos ha impulsado una demanda muy intensa durante los últimos ejercicios y el alza de los tipos de interés la ha concentrado y acelerado todavía más. El desequilibrio existente entre oferta y demanda empuja los precios al alza de manera brusca, haciendo que la dificultad de acceso a la vivienda se incremente", explica María Matos, directora de Estudios y portavoz de Fotocasa. Matos también recuerda que el sector lleva 15 años infraproducción vivienda, lo que ha ocasionado un "déficit muy importante en relación con el volumen de creación de hogares anual". 

En cuanto al tipo de demanda, la que se considera no efectiva (cuando la operación no se ha cerrado) ha descendido desde el 18% de febrero de 2022 al 14% un año después, mientras que la efectiva (la que sí que se ha ejecutado) ha ganado protagonismo, pasado del 10% anterior al 12% actual.

Es un patrón que se repite en ambos mercados, pero de forma mucho más acusada en el de la vivienda en propiedad, donde el porcentaje de personas que han comprado (4%) se mantiene estable mientras que el de quienes han intentado comprar pero no lo han conseguido son ahora tres puntos porcentuales menos que hace un año (10 % en febrero de 2023 frente al 13 % de febrero de 2022), explica el informe Radiografía del mercado de la vivienda en 2023. 

Los más jóvenes

El informe constata que un 21% de españoles tiene intención de comprar una vivienda en los próximos cinco años. Por segmentos de edad, el 38% de los jóvenes de entre 18 y 24 años quiere dar ese paso. Una cifra, además, muy superior al 32% registrado medio año antes. Este incremento, por un lado, refleja la prevención que la actual situación les provoca, y, por otro, que ésta no les disuade de llevar a cabo sus intenciones más a medio o largo plazo.

Esta proporción, sin embargo, es la opuesta entre los particulares que oscilan entre los 25 y los 34 años. En su caso, hoy es el 38% el que tiene intención de comprar a cinco años vista, cuando en la anterior muestra el porcentaje era del 43%. Si se vira la mirada hacia el siguiente tramo, que abarca entre los 35 y los 44 años, vemos que la intención de compra en los próximos cinco años es ya menor, aunque se mantiene estable respecto al estudio anterior, quedándose en el 24%. Entre los particulares que tienen entre 45 y 54 años esta cifra desciende algo más, del 18% al 16%, y entre los mayores de 55 y los 75 años esta intención se fija en el 11%.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud