Vivienda - Inmobiliario

En los próximos 3 años la inversión alternativa crecerá y seguirá la tendencia de otros países

Aunque hay activos de inversión que sobreviven al paso del tiempo, las vías que se utilizan para hacerlo sí que experimentan transformaciones. En el sector inmobiliario, que ha sido por antonomasia la industria de la canalización del ahorro, también se han abierto caminos que avanzan en sintonía de los nuevos paradigmas, con vistas a dar grandes pasos en los próximos años en este país.

Si ponemos en cifras las conocidas como inversiones alternativas, en España se estima que de los 10.000 millones de euros anuales destinados a la financiación inmobiliaria, el 15% se financia con inversión alternativa en vivienda. Actualmente, en algunos de los países que nos rodean esta cifra está en torno al 50% o el 70% de la inversión. Así lo contaba Diego Bestard, CEO de Urbanitae, en la II Gran Jornada Inmobiliaria: El sector como motor económico de España, celebrada el martes por elEconomista, a la vez que añadía que, "en los próximos 3 y 5 años, vamos a ver un gap de inversión alternativa muy grande en este país".

En este encuentro, donde los expertos debatieron sobre las posibles nuevas ventanas que se abren para el sector de la financiación alternativa en un momento tan convulso como el actual, así como las rentabilidades que ofrecen estas diferentes fórmulas de inversión en vivienda, Carolina Roca, vicepresidenta de Asprima (Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid), y otra de las participantes de la mesa de debate, lanzaba la duda de "si la evolución a la inversión alternativa se produce por un convencimiento propio de la sociedad y las empresas o es más bien una obligación". Y es que, el "encorsetamiento de la financiación hipotecaria" que lleva viviéndose desde 2008 impulsa, a ojos de la experta, "a investigar nuevas fórmulas de financiación".

A este hilo, Francisco López Posadas, consejero ejecutivo de Inversa Prime y el tercer participante, añadía que "a nivel mundial, la inversión y financiación alternativa es una tendencia a largo plazo. En España está viéndose cada vez más. Ideas buenas que necesitan ser financiadas hay muchas, y lo que necesitamos es que los proyectos salgan adelante. Los resultados de la parte institucional y particular en este tipo de inversiones están siendo buenos". Así, el experto aprovechó para destacar las ventajas de la vivienda inversa (una monetización del ahorro invertido en la vivienda, que consiste en la venta de la inmueble y la firma de un contrato de alquiler vitalicio), en un momento en el que el único ingreso del 70% de los mayores de 65 es la pensión del Estado.

Asimismo, Diego Bestard explicó en su turno porqué el crowfunding era la salida ante este panorama. "Por una parte existe el problema de la falta de financiación bancaria, que nos preocupa más que la propia subida de costes. El segundo es que hay un billón de euros metidos en cuentas corrientes rentabilizando cero". Así, el CEO de Urbanitae puntualizaba que se está dando "la tormenta perfecta" para que, en un entorno recesivo como el actual, y con personas "perdiendo el valor de su dinero en cuentas bancarias", se impulse la inversión alternativa.

En cuanto al problema de la subida de los precios que azota a las diferentes industrias, Roca señaló que, aunque saben que "hay que prepararse", en su sector, la subida de tipos no se está notando en el corto plazo. "Los españoles son muy tozudos respecto a hábitos, y es difícil mover su voluntad de canalizar el ahorro en el inmobiliario". A lo que añadía que "por un lado, nos preocupa la canalización de la inversión, que estaba siendo beneficiada por las políticas monetarias expansivas. Por lo tanto, en el momento que suben los tipos de interés, sabemos que la inversión puede canalizarse a otro lugar. Pero las familias, que son el 85% de nuestros compradores, se han visto reforzadas con un mayor ahorro tras la pandemia. Por lo tanto, la subida de tipos retraerá, pero es una reacción que no se está notando en el corto plazo".

López Posadas, en el mismo sentido, rompía una lanza a favor de su industria y hacía hincapié en las ventajas de las que gozaba en un entorno inflacionario como el actual:"Cualquier subida de tipos impacta a todo el mundo, sobre todo en un sector apalancado como el inmobiliario. A nosotros nos afecta menos que a otro tipo de inversión similar en residencial prime porque nuestro tipo de retorno preapalancado es superior al 6% y es prácticamente el doble que el mismo al que aspira un residencial prime en las zonas en las que invertimos. Además, podemos conseguir los mismos retornos que teníamos pre subida de tipos por ese componente, ya que el apalancamiento supone una pequeña parte del retorno que aspiramos".

Buenas rentabilidades

Bestard desveló cifras tan halagueñas como que "en los últimos 2-3 años, hemos visto que tenía sentido invertir en el sector residencial, y la rentabilidad media de los proyectos que hemos devuelto está en torno al 18% anualizado". Así, con el alza de precios mediante, Bestard indicó su confianza por que estas "rentabilidades sean sostenibles en el tiempo", promoviendo soluciones como "la bajada del precio del suelo".

Roca apoyó las cifras de rentabilidad fijadas por Bestard para que este tipo de inversiones "merezcan la pena". Sin embargo, vaticinó un "estrechamiento de márgenes" ante un escenario como el actual.

Así, López Posadas indicó las armas de Inversa contra la inflación: "Buscamos una rentabilidad superior del 9% del NAV anual para los accionistas, alcanzando el 13,9% en 2021, pero más que la rentabilidad, que también, esto es atractivo por el tipo de activo donde invertimos. Este 9% lo construimos sin tener en cuenta de inflación, para que la subida y bajada de precios no nos afecte a ese retorno significativamente".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.