Video Extendido

El modelo de Suecia contra el coronavirus fracasa: el número de muertes cuadriplica la de sus vecinos escandinavos

Los contagios por coronavirus en Suecia se acerca a las 15.000, las muertes superan los 1.400 fallecimientos. La tasa de mortalidad se sitúa en el 5,1% con 15 muertes por 100.000 habitantes. Los números no son tan dramáticos como en los países más asolados por la epidemia, pero son muy elevados respecto a sus vecinos nórdicos.

La prensa internacional ha escrito ríos de tinta sobre la estrategia de Suecia de combatir la epidemia del coronavirus. Los bares y restaurantes están llenos de gente. Las escuelas y gimnasios están abiertos. El Gobierno sueco ha apelado al civismo, ha ofrecido consejos de salud pública pero no ha impuesto restricciones a los movimientos. Ni si quiera han recomendado el uso de mascarillas. Todo lo contrario que en el resto de Europa, incluso que sus vecinos escandinavos.

Cuando se piensa en Suecia, Noruega, Finlandia o Dinamarca, se piensa en sociedades homogéneas con comportamientos parecidos. Pero ante la actual crisis, Suecia se ha desmarcado de sus vecinos. Mientras resto de países han adoptado un perfil más defensivo contra la enfermedad, Suecia han apostado por mantener en pie su economía y respetar la libertad individual.

Sin embargo, las cifras contagios y de fallecimientos ponen en cuestión si la decisión del Gobierno Stefan Löfven ha sido la correcta. La tasa de mortalidad de COVID-19 es nueve veces mayor que en Finlandia, casi cinco veces mayor que en Noruega y más del doble que en Dinamarca. Los contagios en Suecia se acerca a las 15.000, las muertes superan los 1.400 fallecimientos. La tasa de mortalidad se sitúa en el 5,1% con 15 muertes por 100.000 habitantes. Los números no son tan dramáticos como en los países más asolados por la epidemia, pero son muy elevados respecto a sus vecinos nórdicos. Las muertes por 100.000 habitantes de Dinamarca es de 6. En Noruega del 3,4. Y en Finlandia del 1,78.

Suecia es el país nórdico con mayor número habitantes con más de 10 millones de personas y con mayores tasas de inmigración. Para muchos expertos por esa razón las medidas deberían haber sido más drásticas. El 25% de la población de Suecia es de ascendencia no sueca reciente, recuerda Hans Bergstrom, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Gotemburgo y miembro de la Real Academia Sueca de Ciencias de la Ingeniería, y apunta a una sobrerrepresentación entre las muertes por COVID-19. 

Más de la mitad de los hogares de Suecia están compuestos por una persona, lo que dificulta la expansión del coronavirus, sin embargo, la densidad de viviendas en algunos suburbios con mucha población inmigrante es mucho más elevada. El epidemiólogo estatal Anders Tegnell del Instituto Nacional de Salud Pública está detrás de la estrategia de Suecia.

Tegnell, como muchos expertos occidentales pensó que el virus no se propagaría desde China y, más tarde, que sería suficiente para rastrear casos individuales procedentes del extranjero. Desde su organismo recomendó encarecidamente a las miles de familias suecas que regresaban de esquiar a fines de febrero en los Alpes italianos que regresaran al trabajo y a la escuela si no estaban visiblemente enfermos, incluso si los miembros de la familia estaban infectados. 

Tegnell defendió durante semanas que no había signos de transmisión comunitaria en Suecia y, por lo tanto, no era necesario adoptar medidas de confinamiento. Las decisiones del técnico del Gobierno ha sido fuertemente criticada por expertos independientes en Suecia. Unos 22 de los profesores más destacados del país en enfermedades infecciosas y epidemiología publicaron un comentario en Dagens Nyheter pidiendo a Tegnell que dimita y pidiendo al Gobierno que tome un curso de acción diferente.

Como Reino Unido que se planteó la estrategia de inmunidad del rebaño, Suecia ha ido tomando decisiones más restrictivas según se expandía la epidemia y golpeaba a las residencias de ancianos. A partir del 29 de marzo, prohibió las reuniones públicas de más de 50 personas con sanciones por incumplimiento. Desde el 1 de abril, prohibió las visitas a hogares de ancianos.

Tegnell ha defendido que las últimas cifras sobre tasas de infección y muertes indican que la situación está comenzando a estabilizarse. "Estamos en una especie de meseta". Pese a que la curva se está aplanando como en el resto de Europa, las cifras de Suecia arrojan una mayor incidencia del patógeno respecto a los países del entorno. Sin embargo, muchos expertos apuntan a que el modelo sueco puede que tenga éxito al final teniendo en cuenta el enorme daño económico causado por el cierre de la economía.

Según James Pomeroy, economista de HSBC Global Research, la estrategia sueca frente a la Covid-19 podría resultar en una contracción económica menor que la que está enfrentando el resto de Europa.

Aplanamiento de la curva y asunción de errores

"Aunque la falta de voluntad de Suecia de cerrar el país podría resultar imprudente, por ahora, si la curva de infección se aplana pronto, la economía podría estar mejor posicionada para recuperarse", dijo.

Pomeroy mencionó algunas características del país que podrían estar ayudándolo a lidiar con la crisis actual. Más de la mitad de los hogares suecos están formados por una persona, lo que facilita el distanciamiento social. Más personas trabajan desde sus hogares que en cualquier otro lugar de Europa y todos tienen acceso a Internet de alta velocidad, lo que ayuda a que gran parte de la fuerza laboral se mantenga productiva fuera de la oficina.

La semana pasada, el primer ministro Löfven reconoció fallos en la estrategia. "La protección de las personas en hogares de ancianos debería haber sido mejor, tenemos que analizar con mayor profundidad cuál fue el error", dijo.

comentariosforum15WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 15

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Virgilio
A Favor
En Contra

Ya, pero mientras, supuestamente, están consiguiendo una mayor inmunidad de rebaño en su sociedad! Ahí lo dejo.

La política adoptada por los suecos invita, cuando menos, a la reflexión. En tiempos difíciles, las personas y las sociedades han de tomar decisiones, a veces difíciles, a veces incomprendidas .. pero decisiones al fin y al cabo. El tiempo dirá que ganaron y que perdieron.

Puntuación 22
#1
Como al final acabaremos todos infectados, apoyo a Suecia
A Favor
En Contra

Antes o temprano todos con el Covid-19. Llevamos mas de 40 días encerrados y nuestra tasa de mortalidad es la mayor del mundo. Nadie reflexiona?.

Puntuación 49
#2
un ciudano
A Favor
En Contra

Los suecos tienen su propia moneda, eso les permite imprimir el dinero que quieran para salvar su economia.

Nosotros dependemos del BCE para que autorice la emision de coronabonos o se imprima dinero para salvarnos.

Puntuación 9
#3
Usuario validado en elEconomista.es
jajaja...
A Favor
En Contra

Vamos según tu planteamiento entonces la inmunidad de rebaño de Italia, España o Estados Hundidos será mayor no......

Puntuación 1
#4
Gmp
A Favor
En Contra

En mi opinión es una malísima decisión porque el coronavirus se está viendo que es letal en mucha gente y aquí llevamos 40 días confinados pero en febrero es cuando se deberían haber tomado las decisiones que se tomaron a mediados de marzo y el nivel de muertos y contagiados hubiese sido mucho menor. Cuando se vio como estaba Italia se deberían haber cerrado fronteras y declarado el estado de alarma sin eventos deportivos, manifestaciones y el resultado habría sido otro totalmente distinto.

Puntuación 33
#5
A Favor
En Contra

Los suecos son muy de hacer ingeniería social así que no es de extrañar que dejen que el virus corra para que mate al mayor número de ancianos posibles y con ello aliviar las cuentas públicas, la realidad es que todos estos colectivismos suenan muy bonito hasta que se termina el dinero de los demás y eso que se pretende de que una minoría trabajadora mantenga a una mayoría que no produce nada y ni tienen ahorros es una utopía que se cae por su propio peso.

Puntuación 2
#6
Usuario validado en elEconomista.es
Kleants
A Favor
En Contra

Suecia ha mantenido abiertas sus empresas, escuelas, gimnasios, cafeterías, bares y restaurantes... Su tasa de mortalidad es de 155 fallecidos por millón.

España 450 fallecidos por millón e Italia 400 y sus economías paralizadas y las personas arruinadas y presas en sus casas. Bélgica 510, Francia 300, UK 248, Holanda 218...

El 20 de Marzo Suecia había realizado 1412 test por millón de habitantes con apenas 100 muertos y España con 11.299 muertes había realizado 645 por millón.

¿FRACASO?

Puntuación 33
#7
Usuario validado en elEconomista.es
profundo sur
A Favor
En Contra

Finlandia 25 muertos x millón

Noruega 34 Dinamarca 64 Suecia 175

Fallecidos 22 de Abril

Dinamarca +6 Noruega +1 Finlandia +43

Suecia +185

Y los suecos tiene esto controlado ??

Puntuación -10
#8
Raul
A Favor
En Contra

Eso que fracasa...es relativo, españa tiene el doble muertes por millón de habitantes, les triplicamos en mortalidad, y estamos encerrados en nuestras casas... con todo lo que ello supone.

Puntuación 18
#9
navegante, los okupas están en el poder con Sánchez y el pequeño Fumanchú
A Favor
En Contra

AL 8, para mi con esos datos de ser ciertos está mas que claro,pero estamos en manos de un gobierno que no va asumir ningún error aunque mueran el doble, y se arruinen el triple.

Puntuación 7
#10
eduardo
A Favor
En Contra

Sigue siendo una tasa muy baja en comparación con la de España o el virus es menos dañino en Suecia o tienen mejor sistema sanitario o no esta colapsado como el nuestro con los inmigrantes, alguna explicación tiene que haber, no puede ser pura suerte.

Puntuación 6
#11
pedro
A Favor
En Contra

llevamos 40 días encerrados para no colapsar los hospitales. Si al final todo el mundo se tiene que contagiar y os hospitales de tu pais y tus gobernantes tienen la capacidad (mascarillas, test ,etec) de atender a toda la población a la vez, ¿que sentido tiene quedarse en casa?

El quedarte en casa no te cura de nada, solo evita que te contamines ahora, cuando salgas a trabajar, al restaurante, a la playa, te contagiarás y sino ahora por el verano, en otoño............hasta que no encuentren la vacuna, no hay tu tía.

Puntuación 11
#12
Coletavirus
A Favor
En Contra

No sé que opinar, la conclusión sería que cuando la población tiene libertad individual tiende al suicidio por irresponsabilidad de una buena parte de ella y que necesitamos al estado en papel de padres... para decirnos que nos quedemos en casita como si fuéramos niños. Es como prohibir circular sin cinturón... debería ser problema de cada uno, pero la realidad es que cuando se prohibe, se evitan muertos...

Puntuación 3
#13
Yolanda Garcí­a
A Favor
En Contra

Qué artículo tan malo. Primero, la periodista es de nombre danés, no sueco, lo cual ya muestra cierta tendenciosidad. Segundo, la población sueca es de 10 millones, mientras que la de sus vecinos es de menos de la mitad. Tercero, el modelo sueco no ha fracasado porque se ha acercado al problema desde una perspectiva más amplia que la de los números de muertos, integrando también el bienestar físico y psicológico de la población que no está en riesgo (en España ya veremos los efectos psicológicos en los niños y adultos), la salud de la democracia (vamos a ver la afectación en ciertos valores básicos después de la terrible gestión española) y la economía (sobre lo que no hace falta decir nada en contraste con el caso español). Reducirlo todo a unos muertos más/menos dejando de lado en la ponderación esos elementos que afectan a millones de personas es bárbaro y absurdo. Un buen gestor debe de tener en cuenta todos esos factores y Suecia lo ha hecho. Cuando acabe la pandemia, igual que tras las guerras mundiales, estará situada a la delantera de los demás países especialmente a nivel económico.

Puntuación 9
#14
Usuario validado en elEconomista.es
In God We Trust
A Favor
En Contra

Juegos de números, no sirven para nada, sólo para justificar a los políticos y algún que otro gurú del neo-liberalismo.

Al final el 100% cagamos lo mismo, y solo depende de lo que comemos.

Puntuación 1
#15