Comunidad Valenciana

Ford encarga a la valenciana Itercon obras en su planta en Rumanía por 6 millones

Obras de Itercon en Valencia.
Valencia

La constructora valenciana Itercon ha levantado una nueva nave destinada a la instalación de prensas metálicas en las factoría que el fabricante de automóviles Ford posee en Craiova (Rumanía). El proyecto de construcción de la nueva nave de prensas ha alcanzado los 6 millones de euros, según ha informado la compañía valenciana.

La obra ha consistido en la demolición y evacuación de la estructura de hormigón antigua y la sustitución por una nueva. Para ello se han empleado 56 pilares perforados a 18 metros de profundidad y conectados con la nueva estructura. Además, se han utilizado más de 350 toneladas de refuerzo metálico y 3.600 metros cúbicos de hormigón de alta resistencia.

La ampliación y construcción de la nueva instalación de 3.000 metros cuadrados contribuye a la mejora de la planta de Rumanía, una de las factorías de referencia en Europa junto con las que la compañía tiene en Colonia y Saarlouis (Alemania) y la de Valencia (España). Para llevar a cabo este importante proyecto y las necesidades del cliente en cuanto a periodo de ejecución, las obras se realizaron a doble e incluso triple turno.

Los trabajos realizados en el interior de la nave de prensas han convivido durante medio año con la producción del cliente si afectar a ella. Ford ha querido agradecer a la empresa española su "excelente trabajo en la entrega a tiempo, en coste y en calidad del proyecto H10" y le ha otorgado un reconocimiento internacional.

Salto internacional

Itercon es un operador especializado en el sector privado y público de la obra civil, industrial y la edificación. La empresa valenciana ha apostado por una creciente presencia internacional que ha llevado su actividad a países como Alemania, Colombia o Rumanía.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.