Comunidad Valenciana

El automóvil valenciano se lanza a la nueva movilidad

Valencia

De fabricar coches y sus piezas al reto de ofrecer servicios de movilidad sostenible. Ese es el gran salto en que se haya inmerso uno de los motores industriales y el mayor exportador de la Comunidad Valenciana: la automoción.

En plena revolución del sector y en un año marcado por la caída de ventas por la pandemia, el clúster valenciano de la automoción Avia ha puesto en marcha un plan para garantizar la transformación y supervivencia de un sector que emplea a 25.000 personas y que supone 12.000 millones de euros de facturación, más del 11% del PIB regional.

Para "catalizar" las energías necesarias y la colaboración de empresas y organismos de investigación e innovación, Avia y sus cerca de 120 empresas, entre las que se incluye Ford, ha lanzado Mobility innovation VLC (MiV). "El MiV es esa palanca de transformación del sector de la automoción al sector de la movilidad que reúne a todos los agentes", en palabras de la presidenta de Avia, Mónica Alegre. Y todo ello en un momento en que, además, para poder lograr financiación europea son necesarias alianzas y colaboraciones.

La creación de un organismo capaz de aglutinar proyectos innovadores en movilidad y transición energética es fundamental, en un momento en que el propio Gobierno español ha anunciado que destinará 10.000 millones de euros de los fondos Next Generation EU al sector del motor en los próximos tres años.

"Solo con la colaboración público-privada podremos avanzar y conseguir los retos que nos plantea la Unión Europea. No podemos ni debemos desaprovechar la oportunidad", apunta Rebeca Torró, secretaria autonómica de Economía Sostenible y Sectores Productivos de la Generalitat Valenciana. La Administración valenciana se ha sumado a esta iniciativa, que considera que permitirá poner en valor la investigación existente en la región para uno de los mayores motores industriales de la autonomía.

Logística industrial y 5G

De momento, el MiV, que se constituyó el pasado mes de junio, ya tiene definidos dos grandes proyectos para arrancar después de haber conocido los intereses de la industria automotriz y las posibles soluciones planteadas por el ecosistema innovador valenciano.

El más avanzado es la creación en Almussafes del "primer parque industrial 5G de Europa con solución logística autónoma y conectada", en palabras de Fernando Colón, responsable del MiV. Un proyecto que busca aprovechar la nueva tecnología para optimizar aún más la cadena logística entre las líneas de montaje de Ford y las empresas del parque de proveedores Juan Carlos I situado a su lado.

El MiV ya está financiando un proyecto piloto de vehículo automático guiado (AGV) precisamente para el transporte interior de la fábrica de uno de los proveedores valencianos de Ford en Almussafes, Grupo Segura. Una startup valenciana salida de la Universidad Politécnica de Valencia, Fivecomm, es la que aporta la tecnología 5G. La intención es poder demostrar su eficacia y extenderlo al resto del polígono a partir de esta experiencia inicial.

Según explica Héctor Donat, CEO de Fivecomm, la mayor capacidad de datos y velocidad de la tecnología 5G "permite operar en tiempo real y con una respuesta inmediata que permite poder controlar por remoto el vehículo. Además de más precisión, con 5G se pueden conectar millones de robots por kilómetro cuadrado, o lo que es lo mismo, miles de robots en una factoría, que hasta ahora era una barrera tecnológica". Otra ventaja es que esas redes son más seguras que otras alternativas actuales.

Para el Grupo Segura, que se dedica a la estampación metálica de componentes de marcas como Ford, Volkswagen o BMW, este proyecto casa con su apuesta por la digitalización del grupo para optimizar al máximo su actividad. "Estos vehículos conectados permiten mucha flexibilidad por las altas necesidades de carga en la industria. Mejoran la trazabilidad de la producción y del almacén. Incluso el espacio, los robots necesitan menos que un operario y el metro cuadrado es caro", explicó Alberto España, chief digital officer (CDO) de Segura.

Sistema de baterías

El otro gran proyecto pasa por poner en marcha un demostrador de un paquete de baterías completo del coche eléctrico desarrollado en la Comunidad Valenciana. Un proyecto ambicioso previsto en varias fases de desarrollo según los distintos componentes que es preciso integrar y que busca también innovar en aspectos como la reducción del peso o mejorar la transmisión de energía a otras partes del vehículo.

Sin duda la electrificación es una de las oportunidades para el futuro, pero también una de las mayores incertidumbre para las factoría actuales. En el caso de Ford, la factoría de Almussafes ha invertido 42 millones de euros en un planta de ensamblaje de baterías eléctricas para sus modelos híbridos, además de adaptar sus líneas para esos vehículos. Y una de las grandes aspiraciones tanto de la industria como de la Administración regional es conseguir implantar una megafactoría de baterías eléctricas.

El MiV también trabaja ya en soluciones innovadoras en otros terrenos. Así, ha planteado retos relacionados con la calidad y mano de obra, el bienestar y confort interior, y los sistemas de limpieza exterior e interior para hacer frente a la nueva realidad originada por el coronavirus. Según Avia, desde los institutos y centros de investigación se han presentado 80 soluciones a 24 de los 28 retos puestos por las empresas.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.