Transportes

Siemens y Bombardier negocian la creación de un gigante ferroviario para competir con China

  • La nueva sociedad tendría una valoración de 10.000 millones de euros
  • CRRC se ha convertido en el líder mundial copando los mayores contratos
  • Las acciones de Siemens han marcado máximos históricos
Unos de los últimos modelos de trenes Bombardier entregados a Francia. // Reuters

Siemens y Bombardier están negociando combinar sus negocios ferroviarios en una sociedad conjunta, según avanzan Bloomberg y Reuters, para crear un gigante industrial valorado en 10.000 millones de euros. El objetivo de ambas compañías sería hacer frente común contra la competencia de China en la fabricación de trenes.

Los dos conglomerados fusionarían los negocios de fabricación de trenes y de sistemas señalización. Según Reuters, las conversaciones están muy avanzadas aunque requeriría la autorización de los consejos de administración y la presentación de la operación a los reguladores y sindicatos.

El objetivo de la compañía alemana y canadiense es crear un líder del sector con capacidad para competir con la china CRRC, un conglomerado de fabricantes regionales del país asiático, que últimamente se está haciendo con las adjudicaciones más importantes a nivel mundial, gracias a la capacidad ilimitada de financiar proyectos con apoyo estatal.

La iniciativa de fusión entre Siemens y Bombardier surge en un momento clave en el mercado europeo, que está siendo en el de mayor crecimiento por la apuesta de aumentar la red ferroviaria para reducir las emisiones de carbono del transporte por carretera.

Valoraciones de ambas compañías

La operación se podría anunciar a mediados de año, según Bloomberg, al tiempo que Reuters informa que las conversaciones está muy avanzadas. Los analistas de Société Générale han valorado unidad de transporte de Siemens en alrededor de 7.200 millones de euros, mientras que Veritas Investment Research ha cuantificado el 70% de participación de Bombardier en su negocio en 5.000 millones de dólares. La compañía canadiense vendió un 30% de su división al fondo de pensiones de Quebec por 1.500 millones ante las tensiones financieras que se había generado en su unidad de aeronáutica.  

La fusión de ambas compañía puede plantear problemas por lo reguladores europeos, al tener las dos centrada su actividad en la región. La Comisión Europea podría imponer condiciones para autorizar la fusión. 

Siemens y Bombardier también es probable que encuentren la oposición de los trabajadores que verían la operación como la antesala de recortes de empleos.

Subidas en bolsa

Actualmente, Siemens está centrada en el tren de alta velocidad que ha unido las ciudades de Colonia, Berlín y Munich. La división también hace locomotoras diesel y eléctricas, vagones de metro y equipo de señalización. El mercado siempre ha dado por descontado que la compañía aspiraba a una fusión con la francesa Alston o la propia Bombardier.

Por su parte, la canadiense está más especializada en la producciones de metro, aunque recientemente ha colaborado en la alta velocidad con Alstom y con el modelo Zefiro vendido en China. 

Las acciones de Siemens han alcanzado un máximo histórico de 129,80 euros durante la sesión de este martes. Finalmente, los títulos del grupo alemán han subido un 0,16%, hasta los 127,85 euros. Mientras las acciones de Bombardier han llegado a revalorizarse un 4% hasta los 2,34 dólares canadienses.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin