Transportes

Stadler Valencia gana en los tribunales un contrato de 240 millones en Nápoles

Valencia

La factoría valenciana de Stadler suministrará hasta 40 trenes para las líneas férreas del Vesubio, un contrato que se había adjudicado a Hitachi en 2019 pero que tras un recurso judicial y la decisión final del Consejo de Estado italiano ha cambiado de manos.

El Ente Autonomo Volturno (EAV), que gestiona las líneas que conectan las ciudades de las distintas provincias de Campania con el centro de Nápoles y el suburbano de esa ciudad, ha adjudicado a Stadler el acuerdo marco de 8 años para la producción, suministro y mantenimiento de 40 trenes eléctricos para servicios metropolitanos y suburbanos en las líneas de vía estrecha del Vesubio.

La adjudicación se produce después de una larga guerra judicial, ya que el contrato inicialmente se había encargado a otro fabricante, Hitachi, en 2019. Frente a los 240 millones de euros de la oferta de Stadler, su rival había presentado una propuesta más económica de 213 millones.

Recurso exitoso

Sin embargo, la licitación que también abarca un periodo de mantenimiento, incluía además de la oferta económica otros baremos técnicos y de plazos de entrega que llevaron a Stadler a recurrir. Tras obtener una primera victoria judicial en el Tribunal Administrativo Regional de Campania, finalmente el propio Consejo de Estado ratificó esa sentencia y obligó al ente público de Nápoles a firmar el acuerdo marco con la filial española del grupo suizo Stadler.

El acuerdo marco incluye el mantenimiento completo de los trenes durante un período de 5 años después de su puesta en servicio. El primer contrato dentro del acuerdo prevé el suministro de 23 vehículos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.