Transportes y Turismo

Moncloa tantea a Criteria para que se sume a la contraopa española a Talgo

Óscar Puente, ministro de Transportes. Archivos.

Moncloa está tanteando a CriteriaCaixa, el holding de participadas de La Caixa, para que participe en la contraopa española que pretende poner en marcha para contrarrestar la operación de compra de Talgo lanzada por el conglomerado húngaro Magyar Vagon, que cuenta con el apoyo explícito del Ejecutivo de Viktor Orbán a través de su propia Sepi.

El brazo inversor de La Caixa, dirigido por Ángel Simón, está protagonizando los últimos movimientos empresariales en España tras convertirse en primer accionista de Telefónica al aumentar su capital hasta el 5,007%; y tras conocerse que negocia la entrada en Naturgy —donde también lidera su accionariado— de un grupo inversor de Emiratos Árabes Unidos para sustituir a los fondos GIP y CVC en caso de que salgan de la energética.

La entrada de CriteriaCaixa como socio capitalista encajaría en los planes del Gobierno para conformar una alternativa nacional a la opa de Magyar Vagon, que continúa a la espera de que el Consejo de Ministros autorice o deniegue su entrada en Talgo, aunque requeriría de un segundo socio industrial que aporte capacidad o know-how al fabricante.

Semanas atrás, el ministro de Transportes, Óscar Puente, mostró en privado sus recelos a la entrada del grupo húngaro, y en un desayuno informativo celebrado este lunes, el exalcalde de Valladolid abrió la puerta a que el Ejecutivo "auspicie" una alternativa española para el fabricante de trenes.

Moncloa busca alternativas

En dicho encuentro, el máximo responsable de Transportes aseguró estar "a la espera de otros actores, inversores y fabricantes, que entren en juego", al tiempo que observan la opa "con el máximo cuidado". Preguntado por si el cambio de capital en Talgo podría ser liderado por una compañía española que evite a los inversores húngaros, el ministro exclamó que "en eso estamos", desvelando que el Ejecutivo se está involucrando directamente en ofrecer una alternativa para Talgo. "Esa alternativa se puede constituir sin el auspicio del Gobierno, pero si hubiera que auspiciarla, valoraríamos hacerlo", esgrimió Puente.

Tecnología crítica

Puente reiteró que Talgo "es una empresa estratégica" dada su "pata tecnológica que hay que proteger" y el hecho de que forma parte del "portfolio de empresas españolas que sacamos por el mundo". Tras nombrar a otros fabricantes presentes en el país como CAF, Stadler o Alstom, ha admitido que "es la más pequeña", aunque por "su carácter histórico, tecnología crítica y españolidad es una empresa que tenemos que proteger, y nosotros vamos a jugar nuestro papel".

La posibilidad de que Moncloa entre en el capital de Talgo a través de la Sepi lleva semanas rondando, en una operación similar a la ejecutada en Telefónica como consecuencia del desembarco de la saudí STC. Se da la casualidad de que la opa lanzada por Magyar Vagon también tiene como inversor al fondo estatal húngaro Corvinus, creado por el ejecutivo de Viktor Orbán para apoyar su entrada en empresas extranjeras.

619 millones de euros

Es el desembolso mínimo que tendría que acometer cualquier contraofertante a Magyar Vagon para adquirir el 100% del capital de Talgo, después de que el inversor húngaro fijase una contraprestación de 5 euros por acción para hacerse con la compañía. Este precio supondría una prima del 37% respecto al valor de las acciones previo a que se conociera el interés del posible comprador.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud