Transportes y Turismo

Flixbus negocia con Talgo la compra de trenes para expandir su negocio ferroviario

Tren de pasajeros de FlixTrain. / FlixTrain

El gigante alemán de la movilidad Flix no quiere perder el tren. La compañía, dedicada principalmente al negocio del transporte por carretera, busca ampliar su presencia por Europa de la mano de su filial ferroviaria FlixTrain, alineándose así con los ambiciosos planes de las instituciones comunitarias, que han volcado en el tren toda su esperanza para descarbonizar el transporte europeo. Y para ello negocia con el fabricante español Talgo la fabricación y adquisición de nuevos trenes para extender su operativa actual, limitada a Alemania y Suecia.

La operación se enmarcaría en la ampliación de capacidad industrial que supondría la entrada del grupo húngaro Magyar Vagon (Ganz-Mavag) en el capital de Talgo, en caso de que acabe formulando la opa por la que ya ha mostrado interés. Según medios húngaros, la fábrica de DJJ (Dunakeszi Járm?javító) adquirida meses antes sería la que asumiría la carga de trabajo relativa a la construcción de los nuevos coches, que incorporarían la tecnología y el conocimiento del mercado de la adquirida, que tiene en marcha el mayor pedido de su historia para Deutsche Bahn, rival en las vías de FlixTrain que ha encargado 56 trenes del modelo Talgo 250.

Aunque desde Hungría se asegura que la operación está todavía en fase de negociación, la posibilidad de asumir este pedido de Flix fue aceptada por el consejero delegado de Talgo, Gonzalo Urquijo, en la conferencia para analistas en la que dio a conocer los últimos resultados de la compañía. En aquella presentación hizo un repaso de la situación de su cartera, en máximos históricos, y admitió que podría seguir creciendo con este nuevo pedido para la firma germana "y muchos otros que aún no podemos mencionar que también son privados".

Consultados por estos hechos, desde Talgo declinan comentar el contrato por el carácter confidencial de este tipo de acuerdos, pero aseguran estar en contacto permanente con "prácticamente todas las operadoras, públicas y privadas del sector ferroviario en Europa", teniendo ahora abiertas conversaciones con "cerca de 10 operadoras de todo tipo de segmentos".

En la actualidad, FlixTrain opera la ruta Estocolmo-Gotemburgo en Suecia y grandes corredores norte-sur y este-oeste en Alemania, como el Berlín-Stuttgart, Berlín-Frankfurt con extensión hasta la estación fronteriza de Basilea (Suiza); Colonia-Hamburgo, Aachen-Colonia-Berlín-Dresden y Hamburgo-Berlín-Leipzig. Pero el verdadero potencial de su oferta está en la combinación de ésta con la red de autobuses de Flixbus, que tiene en Alemania y Francia sus grandes mercados.

Esta operativa es posible gracias al alquiler de coches de viajeros y locomotoras a terceros, una política que desde hace años está intentando cambiar. En 2022 inició conversaciones con el fabricante ruso Transmashholding (TMH), antiguo propietario de la fábrica de DJJ para fabricar 65 coches de viajeros capaces de alcanzar hasta 230 kilómetros por hora.

La compra, valorada en mil millones de euros, iba a ser financiada por un tercero que arrendaría el material rodante a FlixTrain, pero el acuerdo encayó tras la invasión rusa de Ucrania, que obligó a la compañía rusa a salir del capital de la fábrica húngara, posteriormente adquirido por el ahora ofertante de Talgo, Magyar Vagon.

2.000 millones de ingresos en 2023

Para entender la ambición del grupo Flix no hay más que echar un vistazo a su dimensión. La compañía de movilidad cerró 2023 con un nuevo récord en ingresos, más de 2.000 millones de euros, un 30% más que el año previo; y de viajeros, con más de 81 millones, un 34% más. Los resultados preliminares del ejercicio, dados a conocer por la compañía, fijan un ebitda ajustado de 104 millones, creciendo sustancialmente desde los 7 millones registrados el año previo, y dando como resultado un margen ebitda ajustado del 5,2%. También creció en Turquía, un mercado donde también opera con la marca Kamil Koc y que les reportó 189 millones de ingresos y 14 millones de viajeros.

Europa es el principal mercado de la compañía, con más de la mitad de los ingresos globales, 1.186 millones, y sumando 55 millones de pasajeros. En América opera en Canadá, Estados Unidos y México con su marca Flixbus y con el operador Greyhound, adquirido en 2021, donde creció un 36% con más de 12 millones de viajeros que dejaron 615 millones de euros en ingresos.

La compañía prosigue con sus planes de expansión y durante los últimos meses ha arrancado operativa en Finlandia, Grecia, Chile —una sorpresa para la compañía, donde logró cifras de ocupación y puntualidad superiores a las de Europa— e India, el segundo mercado de autobuses más grande del mundo. "Nuestros sólidos resultados anuales demuestran que contamos con la estrategia correcta, que hemos estado ejecutando durante los últimos once años", apunta André Schwämmlein, cofundador y director ejecutivo de Flix, que aspira a "fortalecer nuestra posición como líder global" del mercado del transporte por carretera.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud