Transportes y Turismo

El AVE de Arabia Saudí ya es el segundo gran corredor de Renfe

Tren circulando entre Medina y La Meca.

Haramain sigue surcando el desierto con notable éxito. La primera línea de alta velocidad del desierto, operado por un consorcio de empresas españolas entre las que se encuentran Renfe, Adif, e Ineco cerró el pasado año 2023 con 6,97 millones de viajeros, fijando un nuevo récord en su corta historia y colocando a esta ruta como la segunda más demandada de todas las que gestiona la operadora pública española.

La línea de alta velocidad entre La Meca y Medina ha logrado situarse de un año para otro como el segundo gran corredor de Renfe por número de viajeros, mirando de cerca a la joya de la corona, el Madrid-Barcelona, que acumuló 7,64 millones de pasajeros entre octubre de 2022 y septiembre de 2023, última fecha en que hay datos públicos.

El AVE del desierto batió en el pasado ejercicio su récord de viajeros desde que arrancase su actividad comercial el 11 de octubre de 2018. Los casi siete millones de pasajeros son prácticamente el doble de los que tuvo en 2022, 3,67 millones, que fue el primer año de normalidad en el servicio después de dos años de pandemia y un incendio que obligó a cortar el servicio varios meses nada más arrancar.

Según ha desvelado la operadora pública, durante el pasado año, el servicio Haramain prestó 24.533 servicios comerciales, un 61% más que en 2022; y logró unos niveles de puntualidad del 97%, ocho décimas más que el año precedente. Estas cifras se traducen en unos 19.000 viajeros que circulan diariamente en unos 67 trenes de media, con unos niveles de ocupación que rondarían el 68%, según expertos del sector consultados.

Por encima de Andalucía y Levante

Si se compara con los grandes corredores de alta velocidad en España, según los datos publicados por la CNMC para los últimos doce meses disponibles (de octubre de 2022 a septiembre de 2023), el corredor Meca-Medina se habría alzado en apenas unos meses al 'top' de grandes rutas operadas por Renfe.

En primer lugar se encuentra el corredor Madrid-Barcelona, la joya de la corona del ferrocarril español, que acumuló 7,64 millones de pasajeros en los trenes de Renfe pese a la feroz competencia de Iryo y Ouigo, que le han hecho perder cuota de mercado que ahora espera recuperar con la puesta en servicio de nuevos trenes.

Por detrás, las rutas del corredor de Andalucía registraron 6,05 millones de pasajeros gracias al impulso turístico de ciudades como Málaga, Sevilla y Granada, grandes destinos culturales y de sol. Por detrás se sitúa el corredor Madrid y Levante que registró 4,87 millones en las rutas a Valencia y Alicante, cifra que crecerá cuando empiecen a contabilizarse los trenes a Murcia, a donde llegará la competencia este año, haciendo crecer la oferta.

Una máquina de hacer dinero

Además de un servicio, la alta velocidad saudí también está sirviendo a Renfe para hacer negocio, en línea con lo que su directiva pretende en el nuevo Plan Estratégico. De hecho, antes siquiera de que los trenes comenzasen a surcar las vías del desierto, la operadora pública ya estaba ganando dinero con este proyecto, tal y como consta en sus cuentas.

Si en 2014 esta ruta permitió ingresar 2,4 millones de euros a la operadora, esa cifra se ha multiplicado por diez una vez puesto en marcha el servicio. En 2022, Renfe ingresó 41,5 millones y gastó 21,3 en su operación, dejando como resultado una ganancia de 20,2 millones. No es el año que mejor les ha ido: en 2019 ganaron 23,6 millones y en 2022 algo menos, 23,1 millones.

Diseñado para las grandes peregrinaciones

Las fechas clave de la alta velocidad saudí coinciden con los periodos de Ramadán y Hach, cuando se producen las peregrinaciones religiosas hasta las ciudades santas de La Meca y Medina. Para hacer frente al aumento de demanda, el consorcio que opera Haramain —en cuyo capital la sucursal saudí de Renfe es mayoritaria— lleva a cabo una programación especial que responde a las necesidades de movilidad del país.

Estos dispositivos especiales arrancaron en el mes de abril de 2023, cuando se produjo el récord mensual de reservas con más de 825.000 viajeros; y en junio, coincidiendo con la celebración del Hach. El día 25 del sexto mes del año se registró la mayor oferta jamás propuesta por el AVE del desierto, con 131 servicios que llegaron a sus destinos con una puntualidad casi total del 99,24%, el doble de trenes que un día normal.

La confianza de los saudíes a la línea de alta velocidad ha ido en aumento durante los últimos meses, hasta el punto de que cerró diciembre con 703.309 viajeros, un 34% más que el mismo mes del año anterior, cuando registró 525.160. Este aumento de pasajeros ha ido acompasado por un alza de la oferta, que ha pasado de 1.712 a 1.996 servicios comerciales. Según ha dado a conocer Renfe, los usuarios califican el servicio con un índice de satisfacción del 99%, poniendo el foco en la calidad del servicio a cliente y la puntualidad de los trenes.

Modernización del país

La línea de alta velocidad Haramain se ha convertido en una referencia en Oriente Próximo y forma parte de los planes de Arabia Saudí para transformar su economía y su sociedad a través de su estrategia Vision 2030. La operadora de esta ruta cuenta con más de 1.300 trabajadores directos, la mayoría hombres saudíes. En enero de 2023 se incorporaron las primeras mujeres maquinistas del reino, 34 en total, de las más de 28.000 que se presentaron para participar en las pruebas selectivas.

Con una longitud total de 450 kilómetros y estaciones en Medina, La Meca, Jeddah y King Abdullah Economic City, la primera línea de alta velocidad de Oriente Medio ha ayudado a mejorar la accesibilidad entre Medina y La Meca, contribuido al desarrollo económico y turístico de la región y facilitado el transporte de residentes y viajeros en general. Los trenes, diseñados por Talgo, pueden alcanzar velocidades de hasta 300 kilómetros por hora, lo que permite reducir el tiempo de viaje entre Medina y La Meca, que tradicionalmente suponía varias horas en vehículo privado.

La línea afronta este 2024 su tercer año de operación real, después de que los primeros años estuvieran afectados por una sucesión de incidentes que limitaron su operativa. A los retrasos en la entrega de la estación de Yeda, que entró en servicio meses después de la inauguración hubo que sumar un incendio que dejó inutil su estructura y que obligó al consorcio español a construir un nuevo ramal que la evitase.

Este hecho obligó a cortar el servicio tres meses, pese a que el ramal en cuestión estuvo finalizado y probado mes y medio antes de que se diera luz verde a su puesta en servicio. En marzo de 2020, la pandemia mundial del Covid obligó a suspender de nuevo el servicio de trenes, una parálisis que se alargó hasta marzo de 2021.

Consolidado el servicio, Renfe ha incluido Arabia Saudí en sus planes para incrementar los ingresos durante la década actual aprovechando el proceso de internacionalización que tiene en marcha, y que le ha llevado a operar en Francia a la espera de dar el salto a otros países como Portugal.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud