Transportes y Turismo

Meliá multiplica por 12 su beneficio neto en el primer semestre e ingresa un 22,7% más

  • El grupo hotelero ha superado en un 4,7% la facturación previa a la pandemia

Meliá Hotels International ha cerrado el primer semestre del año con un beneficio neto de 46,2 millones de euros, lo que supone prácticamente multiplicar por 12 el resultado del mismo periodo de 2022 cuando ganó 3,7 millones, según ha comunicado este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Con respecto a los ingresos, se han incrementa un 22,7% hasta los 909,7 millones frente a los 741,4 millones que facturó entre enero y junio de 2022.

Pese a que los datos no resultan plenamente comparables con los del mismo periodo de 2022, debido a la incidencia de la variante Omicron durante el primer trimestre del pasado año, el grupo de la familia Escarrer destaca que muestran "la fortaleza de una demanda sostenida y preludian un tercer trimestre mejor que el del año anterior".

La compañía ha cerrado el semestre con un ebitda (resultado bruto de explotación) de 218,5 millones de euros, un 33,8% más que en el mismo periodo del año anterior y mantienen el objetivo fijado en la última junta de accionistas de alcanzar los 475 millones.

A cierre de junio, la deuda neta se ha situado en los 2.739 millones, lo que supone un recorte de casi el 8% en comparación con el endeudamiento que registraba a cierre de junio de 2022. Seguir bajando el pasivo es una de las prioridades del grupo y pese a que en los últimos seis meses no ha producido ninguna venta de activos, la compañía explica que sigue trabajando en la realización de operaciones de rotación de activos. La situación de liquidez (incluyendo la tesorería, así como las líneas de crédito no dispuestas) asciende a 361,4 millones, "liquidez suficiente para cubrir los próximos compromisos de deuda", apunta la compañía.

Perspectivas positivas

Con respecto a las perspectivas para el tercer trimestre, la Compañía atisba, desde la prudencia, una temporada estival positiva, gracia a que la demanda turística mantiene su solidez sin signos apreciables de desaceleración, a pesar de la inflación y el endurecimiento de la financiación. En este sentido, las reservas diarias en libros on the books superan a nivel global (en términos monetarios) en más de un 30% las registradas en los hoteles vacacionales en 2019, e incluso las registradas en una temporada satisfactoria como la de 2022 (con un incremento de más de un 10%).

En cuanto a los hoteles vacacionales españoles (que concentran una gran parte de la actividad en el tercer trimestre debido a las vacaciones estivales de los grandes mercados europeos y doméstico), las proyecciones para el periodo apuntan a un mantenimiento de la fortaleza en tarifas, tanto en comparación con el verano de 2019, como respecto al año anterior. Con respecto a la evolución de la ocupación, a pesar de la notable evolución, no alcanzaría todavía los niveles pre-pandemia, existiendo un positivo recorrido de mejora.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud