Telecomunicaciones

Bruselas autoriza a Zegona la compra de Vodafone España sin objeciones

  • La Comisión no aprecia distorsiones en el mercado por las subvenciones foráneas
  • El fondo británico mantiene su previsión del cierre de compra durante el primer trimestre
Eamonn O’Hare, presidente y CEO de Zegona
Madridicon-related

El fondo de capital Zegona ha recibido el visto bueno de la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea para la adquisición de Vodafone España, anunciada el 31 de octubre de 2023. En concreto, el organismo comunitario considera que existen "insuficientes indicaciones para iniciar una investigación en profundidad" en la referida operación, por lo que considera cerrada la revisión preliminar sin trabas para la firma británica.

En la carta remitida este martes por la Comisión Europea a los representantes legales de Zegona Communications, en respuesta a la solicitud representada el 15 de diciembre de 2023, la Comisión de Competencia cumplimenta de forma favorable el trámite, de conformidad con el artículo 10, apartado 4 del Reglamento del Parlamento Europeo, en referencia a los requisitos relacionados con las subvenciones extranjeras que pudiera distorsionar el mercado interior.
Una vez que el organismo europeo no percibe situación de riesgo para la competencia en el mercado de las telecomunicaciones, el proceso de compra de los activos de Vodafone España mantienen el calendario previsto. Por lo tanto, todo apunta a que la transacción podría formalizarse a lo largo del primer trimestre del año.

En espera de la CNMC


A partir de este momento, Zegona concentrará su actividad en la obtención de la autorización por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), cuyo expediente se encuentra en manos del regulador español desde el pasado 16 de enero. Dicha operación incluye la compra del 100% de los activos españoles del Grupo Vodafone, valorado en 5.000 millones de euros. De ese importe, 4.100 millones de euros se abonarán en efectivo y hasta 900 millones de euros en acciones preferentes, cuyo reembolso se producirá no más tarde de seis años después del cierre de la compra, plazo que tiene todos los visos de situarse en el primer trimestre de 2030. Los precedentes similares invitan a pensar que el supervisor español de los mercados no pondrá dificultades a una operación que, aparentemente, no implica riesgos para los clientes y proveedores de la teleco.

Visto bueno del Gobierno


Al margen del beneplácito de la CNMC, la compra de Vodafone España deberá recibir la aprobación expresa del Gobierno, ya que la transacción afectar a un sector considerado estratégico, como es el de las telecomunicaciones, de relevancia crítica en el país y, por tanto, sujeto a la legislación sobre inversiones exteriores. Ante este escollo burocrático, los analistas tampoco aventuran riesgos para la operación. Asimismo, la transacción ha recibido la aprobación por parte de la junta de accionistas de Zegona, ya que la compra contaba con el respaldo de los mismos desde el primer momento.

A finales de octubre de 2023, en la rueda de prensa virtual protagonizada por el presidente y consejero delegado de Zegona, Eamonn O'Hare estimó que la obtención de los permisos regulatorios podrían demorarse cuatro meses, plazo que se cumplirá a finales del próximo febrero.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud