Tecnología

Uber no es responsable penal del accidente mortal de su coche autónomo en Arizona

  • El fiscal del condado asegura que no hay base para su responsabilidad
  • Pedirá a la Policía volver a cuestionar a la conductora de reserva
El coche siniestrado en Arizona. Reuters.

Uber no es responsable penal del accidente ocurrido en marzo de 2018 en Arizona por el que uno de sus coches autónomos chocó y mató a una peatón, según han detallado este martes los fiscales encargados del caso.

El fiscal del condado de Yavapai (Arizona) ha explicado a través de una carta pública que "no hay base para la responsabilidad penal" de Uber, pero la conductora de seguridad, Rafaela Vasquez, debería someterse a una investigación adicional por parte de la policía de Tempe -la localidad donde sucedió el accidente-. 

La Oficina del Fiscal no ha explicado el motivo por el cual no ha encontrado a Uber responsable penal del accidente, pero sí hizo hincapié en la necesidad de una análisis adicional para determinar lo que el conductor debería haber visto esa noche.

Según el informe policial de junio, Vasquez, podría enfrentarse a cargos de homicidio. Y es que el vídeo grabado del interior del automóvil registró a la conductora viendo en el smartphone un episodio de un popular talent show, hasta casi el momento del choque, demasiado tarde como para evitar el impacto. Esta poca anticipación hizo que la policía calificase la muerte accidental de Elaine Herzberg, de 49 años, como "totalmente evitable".

Eso sí, pese a que el fiscal haya dejado respirar a Uber, la Junta Nacional de Seguridad del Transporte y la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras todavía están investigando.

Insufla aire a Uber de cara a la salida a bolsa

La decisión de los fiscales de no presentar cargos criminales evita un posible dolor de cabeza para la empresa en un momento en el que los máximos responsables de Uber se encuentran trabajando a contrarreloj para lanzar una oferta pública con la que salir a bolsa este mismo año.

Y es que el accidente que manchó su tecnología de autoconducción, con la cual podría lanzar en un futuro su servicio de transporte autónomo, supuso un duro golpe para las aspiraciones de la empresa, del cual aún no se ha recuperado. Y es que tras el atropello mortal, Uber vio recortada drásticamente las pruebas de su tecnología al tiempo que ve como las pruebas de Google del mismo sistema han ido creciendo con éxito exponencialmente.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0