Tecnología

Microsoft quería unir ordenador y móvil, pero su sueño ha durado solo dos años: ya no podrás usar apps Android en Windows

  • La compañía pone fin a WSA, el protocolo que permitía desplegar aplicaciones de Android en su sistema operativo
  • A partir del 5 de marzo de 2025, Windows 11 eliminará el soporte

En octubre de 2021 Microsoft presentaba por todo lo alto WSA (Windows Subsystem for Android) un nuevo sistema que iba a permitir ejecutar aplicaciones de Android en el entorno Windows. Fue visto como la convergencia definitiva, similar a la que tiene Apple con iOS y MacOS, pero uniendo fuerzas de Windows y Google. Ese proyecto ha durado solo 2 años.

Microsoft ha anunciado que pondrá fin a ese experimento. A partir del 5 de marzo de 2025, Windows 11 eliminará el soporte para aplicaciones de Android, marcando el cierre de un capítulo ambicioso en la historia de la tecnología.

La promesa y el ocaso de WSA (y los muchos baches de Windows con el móvil)

Windows ha hecho varios intentos en ese desafío de unir pantallas grandes y pequeñas. Primero, lo intentó con el Windows Phone, buscando establecer un ecosistema unificado que, no consiguió captar la atención de casi nadie y fue uno de lo mayores fracasos de la compañía.

No contento con rendirse, Microsoft dio un paso que parecía con el anuncio de WSA, buscando esta vez la integración de aplicaciones Android en el ecosistema Windows.

De pronto, cualquier con un PC tenía acceso a los millones de aplicaciones de la tienda Android.

Este movimiento prometía una integración sin precedentes, donde los límites entre móvil y ordenador se difuminarían. A pesar de ser una idea revolucionaria, el reciente anuncio confirma que se va de nuevo a la lista de fracasos.

WSA representaba una promesa de innovación y flexibilidad. Permitiendo a los usuarios de Windows 11 acceder a un catálogo de aplicaciones de Android, WSA se presentó como la solución ideal para quienes deseaban disfrutar de lo mejor de ambos mundos sin tener que recurrir a múltiples dispositivos.

Las razones detrás de esta decisión aún no se han clarificado completamente, pero la implicación es clara: la integración total entre móvil y ordenador, al menos en la forma en que la había imaginado Microsoft, enfrenta barreras insuperables. La descontinuación de este servicio no solo afectará a los usuarios que se habían habituado a esta funcionalidad, sino que también plantea preguntas sobre el futuro de la integración entre diferentes plataformas.

La visión de una tecnología que une ordenadores y móviles en un ecosistema sin fisuras es atractiva y abierto (a al menos más de una compañía, como ocurre con Apple) tendrá que esperar.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud