Tecnología

El móvil gaming con la mejor relación potencia/precio: probamos el nuevo Poco F4 GT

  • Es el móvil más potente hasta ahora de la marca china
  • Tiene dos botones superiores que podemos asociar a juegos

El Poco F4 GT es la apuesta gaming de la marca hermana de Xiaomi, destacando por su procesador, su carga de 120 W y su elevado rendimiento, pese a tener un precio relativamente bajo, especialmente comparado con otros móviles gaming.

Cuando hablamos de móviles de Poco, normalmente se trata de modelos baratos, en los que el precio es el factor determinante del dispositivo. Suelen ser modelos compartidos con otras submarcas de Xiaomi, como Redmi, y que buscan ofrecer una buena experiencia sin gastar mucho. Modelos como el Poco M4 Pro, con un precio de partida de 219 euros, encajan perfectamente con esta filosofía.

Lo que no nos viene a la mente cuando pensamos en Poco es en un auténtico "monstruo gaming", con el mejor procesador del mercado y un rendimiento que incluso deja atrás a modelos punteros de Xiaomi. Y sin embargo, eso es justo lo que ha lanzado con el Poco F4 GT, con un precio de partida de 599,99 euros.

Un "monstruo gaming"

El Poco F4 GT es el modelo más potente jamás lanzado por la marca, un dispositivo que destaca tal vez demasiado respecto al resto de su gama; pero cuando lo usas, pronto te olvidas de que estás usando un Poco y no un Xiaomi, por ejemplo. Es evidente que la prioridad ha estado en ofrecer un conjunto lo más atractivo posible para los entusiastas, que tal vez no dan tanta prioridad a aspectos que consideran secundarios, en favor de la potencia bruta.

Y vaya si este móvil tiene potencia. Usa el procesador más potente disponible ahora mismo en Android, el Snapdragon 8 Gen 1 de Qualcomm; de hecho, es el único modelo de Poco en usarlo, ya que hasta ahora sólo la marca "madre" de Xiaomi lo había usado. Sin embargo, creo que la implementación de Poco supera a la de Xiaomi en algunos aspectos.

No estoy bromeando. En algunas de mis pruebas, el Poco F4 GT obtuvo mejores resultados que el Xiaomi 12, pese a que usa el mismo procesador; los propios representantes de Poco confirmaron que esperaban esos resultados, por varias razones. En pruebas sintéticas como Geekbench, el Poco obtuvo una puntuación idéntica al Xiaomi 12 en un núcleo, pero le venció claramente en rendimiento multinúcleo, infiriendo que el móvil es capaz de explotar mejor las posibilidades del nuevo chip en multitarea y aplicaciones que requieran varios hilos. En 3DMark la historia se repitió, aunque la diferencia en este caso fue de apenas 2 fps de media en la prueba Wild Life.

En videojuegos, que es el principal objetivo de este Poco, es donde noté tal vez más diferencia; no tanto en la cantidad de frames por segundo, que fue similar, sino en la estabilidad del sistema. En otras palabras, los juegos en el Poco F4 GT iban más estables, y eran capaces de mantener las tasas de frames durante más tiempo; había menos 'saltos' y por lo tanto, la experiencia era algo superior.

Quiero aclarar que las diferencias no eran increíbles; al fin y al cabo, no podían serlo usando el mismo procesador. Pero cuando realmente noté que el Poco tenía ventaja fue en largas sesiones de juego. Por ejemplo, cuando repetí las pruebas en varias ocasiones consecutivas, el Xiaomi 12 perdía rendimiento, mientras que el Poco lo mantenía.

La clave creo que está en la refrigeración. El Poco F4 GT es más grueso de lo habitual en un móvil puntero, pero sospecho que Poco ha usado el espacio adicional para refrigerar mejor el Snapdragon 8 Gen 1, un procesador infame por lo que se calienta. Hemos visto en modelos como el Realme GT 2 Pro que este calor termina afectando al rendimiento, ya que el sistema no se atreve a 'forzar' más por miedo a provocar daños en el dispositivo.

Mis sospechas se confirmaron cuando cogí el dispositivo mientras le hacía las pruebas: aunque estaba caliente, no alcanzaba el nivel de otros móviles con el mismo procesador (al menos, no me quemé las manos). Creo que ahí es donde radica la verdadera ventaja de esta implementación de Poco, en una refrigeración y unos algoritmos superiores, que permiten jugar durante más tiempo a máxima potencia. Poco presume de la tecnología LiquidCool 3.0, con un sistema de refrigeración dual VC de 4.860 mm2.

El resultado es obvio en todo tipo de juegos. En Genshin Impact el Poco F4 GT pudo mantener una tasa de frames estable y jugable sin problemas, en Call of Duty la experiencia fue todo lo buena que podía haber sido, y en PUBG pudo mostrar los gráficos en alta resolución. En todos los juegos que probé, la experiencia fue muy buena.

La pantalla ayudó mucho a esa experiencia. Es un panel AMOLED de 6,67 pulgadas, lo suficientemente grande como para poder cogerlo con ambas manos pero sin resultar molesto en el bolsillo. La frecuencia de refresco alcanza los 120 Hz, pero más importante es que la tasa de muestreo táctil es de 480 Hz (es decir, que registra nuestros toques a un ritmo de 480 veces por segundo), lo que hace que nuestros juegos reaccionen mejor a nuestras órdenes; no tenemos excusa si nos matan.

Además, es una buena pantalla, sin destacar demasiado en ningún aspecto. El tratamiento de los colores es apropiado, si bien no excepcional; será capaz de mostrar los juegos como deben mostrarse, pero nada más. El brillo de 800 nits es bueno pero no el mejor, ni en el sector ni en el fabricante, por lo que el rendimiento al mostrar contenido HDR se ve afectado. Con todo, puedes ver películas sin problemas, es sólo que no es el mejor en ese aspecto. Lo que sí me ha gustado son los altavoces estéreo, aunque por su situación es posible que los tapes con los dedos.

Botones que aparecen cuando los necesitas

¿Y por qué ibas a tapar los altavoces al coger el móvil para jugar? Porque este Poco F4 tiene una de las funciones más atractivas para jugadores que he visto hasta ahora: dos botones superiores, que funcionan como los de un mando de consola.

Normalmente, los botones permanecen ocultos para no resultar una molestia; para que aparezcan, sólo tenemos que accionar sus respectivos interruptores que tienen al lado, que los liberan magnéticamente. Es una acción muy chula, sobre todo porque produce un sonido mecánico; es como si hubieses activado algo importante. Con los botones subidos, se comportarán como otros cualquiera, con la diferencia de que podemos usarlos dentro de juegos o de la interfaz del móvil.

Al igual que otros Xiaomi, este móvil cuenta con Game Turbo, una aplicación que permanece en segundo plano cuando ejecutamos un juego y que nos ofrece accesos directos a otras apps (como mensajería) o a funciones como grabar la pantalla o activar el modo "no molestar". Una nueva función nos permite asignar los botones a funciones dentro del juego; es muy fácil, cuando lo activamos sólo tenemos que arrastrar dos iconos a la zona táctil a la que queremos asignar los botones. Por ejemplo, podemos asignar el botón derecho al botón táctil de disparo en un juego fps, y el botón izquierdo a apuntar; o podemos asignar poderes o habilidades especiales en otros tipos de juegos. Es algo parecido a usar un mando de control, con la posibilidad de asignar botones a zonas táctiles de la pantalla.

Estos botones pueden cambiar la manera en la que juegas, especialmente si sueles jugar en consola o PC; personalmente, no suelo jugar mucho en móvil, y me han ayudado mucho a disparar y apuntar correctamente en juegos como Call of Duty. No diré que he conseguido el MVP gracias a eso (aunque lo he conseguido), pero son un añadido muy útil.

Además, estos botones también se pueden configurar para que ejecuten acciones incluso fuera de videojuegos. Por ejemplo, podemos hacer que se active la cámara cuando pulsamos un botón, algo muy útil, o bien encender la linterna o activar el modo silencioso.

Discreto y básico en algunos apartados

El Poco F4 GT es un móvil diseñado para jugadores que apenas cuesta 600 euros. Esa debería ser la pista que necesitas para darte cuenta de que no es un móvil puntero en todos los aspectos. Por ejemplo, ya he dicho que es algo más grueso de lo habitual, y a eso tengo que añadir que la calidad de fabricación y el diseño no sorprenderán a nadie.

En el exterior, el plástico manda, y las sensaciones en la mano son las de un móvil barato; aunque, eso sí, sorprendentemente ligero para la refrigeración que tiene en su interior, con un peso de 210 gramos. Pero si esperas lujo, aquí no lo encontrarás, como tampoco encontrarás un diseño llamativo. Los productos 'gaming' se suelen caracterizar por un aspecto muy original y agresivo, y por eso me sorprende haberme encontrado con un diseño sobrio, con unos grabados en la trasera que apenas se notan, al menos en la versión en gris que he podido probar. Tal vez en la versión en el color amarillo de la marca Poco sea un móvil más llamativo.

También tenemos que hacer algunos sacrificios en cuestión de tecnología. Por ejemplo, tenemos un lector de huellas dactilares, pero no está bajo la pantalla sino integrado en el botón de encendido, como modelos que cuestan varios cientos de euros menos. Es obvio que se ha hecho para recortar gastos, pero la verdad es que mucha gente prefiere esta posición y el lector funciona bien.

Las cámaras tampoco sorprenderán a nadie, aunque no sean necesariamente malas. El sensor principal es de 64 MP y es capaz de tomar fotos con una calidad adecuada, pero algo lejos de lo que es posible conseguir con un Xiaomi 12, por ejemplo. El rendimiento con baja luz es algo malo, concretamente, pero en todo caso tampoco es la peor cámara del mundo. Le acompaña un gran angular de 8 MP con un campo de visión de 120 grados, y si bien eso es bueno, la calidad de las fotos no lo es a menos que tengas la mejor iluminación posible. Curiosamente, me ha gustado más la cámara macro, que ha obtenido detalles sorprendentes incluso en baja iluminación. Por último, la cámara frontal es de 20 MP y obtiene buenas selfies, aunque en el modo retrato le ha costado un poco diferenciar mis pelos del fondo.

La carga más rápida

Por lo tanto, podemos decir que el Poco F4 GT ha hecho algunos sacrificios para conseguir un precio atractivo. Pero lo que de ninguna manera podemos asegurar es que la batería sea uno de esos sacrificios. Puede que la capacidad de 4.700 mAh no sea la mayor del mercado (de hecho, está en el rango bajo comparado con otros Poco), pero a cambio, tiene la carga más rápida del mercado hasta ahora.

Con una potencia de nada menos que 120 W, estamos ante uno de los móviles que tarda menos en cargarse completamente, con una tecnología que sólo está disponible en móviles de las gamas más altas. Poco promete cargas al 100% en apenas 27 minutos, y en mis pruebas se ha acercado mucho, tardando sólo media hora (el rendimiento dependerá de varios factores como la carga, la temperatura y la vida que tenga la batería).

El sistema de batería de doble celda promete un sistema "completamente seguro" de carga; los algoritmos minimizan la cantidad de tiempo que se pasa cargando en el rango entre el 80 y el 100%, el más crítico para la vida de la batería. Y sí, el cargador viene en la caja, por lo que no tenemos que comprar nada aparte para disfrutar de estas ventajas.

Por supuesto, podemos usar la carga mientras jugamos, para que nunca tengamos que abandonar la partida. Para facilitar que juguemos mientras cargamos el dispositivo, el cable incluido con el cargador tiene un conector diferente a lo habitual, que nos permite poner la mano en el dispositivo sin la molestia del cable; aunque lo malo es que este conector es algo más difícil de quitar, y he tenido miedo de romperlo si tiro del lugar equivocado. Lo bueno es que, con semejante potencia, con sólo este cargador probablemente también podrás cargar tu ordenador portátil y cualquier otro dispositivo.

La potencia que necesitas

El Poco F4 GT es un lanzamiento sorprendente para la compañía, uno que probablemente cambiará los planes de muchos usuarios que tenían planeado comprarse un móvil de gama alta para poder jugar.

Ya no hace falta gastar lo máximo para poder obtener un gran rendimiento con el procesador más potente; y la implementación de Poco me ha gustado más que las de otras marcas, por la refrigeración mejorada y los algoritmos que parecen sacar más partido al procesador. El añadido de los botones también es de agradecer, y será muy útil tanto en juegos como fuera de ellos. Por otra parte, este móvil se nota más barato de lo que realmente es, y no lo recomendaría si nos gusta presumir o tener un estilo original, como tampoco lo recomendaría si la fotografía es una prioridad.

Comparado con otros móviles gaming, como el Asus ROG Phone 5, también está por detrás en cuestión de diseño y aplicaciones dedicadas; además, la interfaz sigue siendo MIUI 13, sin ningún cambio respecto a otros móviles de Xiaomi. Este móvil es para lo que es, para jugar, y si eso es lo que queremos, bien puede ser la mejor opción o, al menos, la que tiene la mejor relación potencia/precio.

El Poco F4 GT estará disponible en negro, plata y amarillo, en dos variantes: 8 GB de RAM y 128 GB de almacenamiento, con un precio de 599,99 euros (en Amazon y la tienda de Poco), o con 12 GB y 256 GB por 699,99 euros (además en Media Mark). Además, podremos conseguirlo con un descuento de 100 euros hasta el día 29 de abril.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.