Tecnología

Un móvil por y para jugadores: probamos el Asus ROG Phone 5s

  • Es un smartphone diseñado expresamente para videojuegos
  • Tiene todo tipo de funciones y software para mejorar la experiencia

El Asus ROG Phone 5s y su predecesor, el ROG Phone 5, son smartphones que apuestan completamente por el 'gaming', tanto en estética como en rendimiento, y eso los hace únicos en el mercado.

La razón de la existencia de estos móviles está clara: el nicho gaming mueve cada vez más dinero y usuarios, y en muchos sectores es el único que sigue creciendo pese a la pandemia. Jugar en el móvil no es algo raro que hagan unos pocos, es un rito diario de millones de personas en España; en ese contexto, lanzar un smartphone sólo para jugar es comprensible, aunque no siempre ha tenido éxito.

La mayoría de fabricantes opta por implementar mejoras para videojuegos en sus móviles, pero rara vez lanzan uno que sea específicamente para jugar; tiene sentido, ya que hacemos muchas más cosas con el móvil. Pero Asus, con su marca ROG, piensa diferente; es una de las pocas que ha lanzado smartphones especialmente diseñados para videojuegos y jugadores.

Una bestia que no disimula

La apuesta de Asus va más allá de simplemente meter el último hardware disponible y ponerle un nombre atractivo; supone cambiar absolutamente todos los aspectos de la experiencia para hacerla más atractiva al 'gamer' medio. Eso empieza con el diseño estético del móvil, que no se parece en nada a ningún otro.

Estamos ante un diseño agresivo y muy complejo, completamente opuesto a las tendencias actuales del mercado, que dictan diseños simples, minimalistas y en los que los colores claros y brillantes predominan. En cambio, este móvil coge inspiración directa de otros productos de la gama ROG en ordenadores; es decir, que es de color negro (el ROG Phone 5 también en blanco) con todo tipo de detalles, serigrafías y por supuesto, iluminación RGB.

En efecto, el logotipo del ojo (representando a ROG) que Asus ROG Phone 5s y el ROG Phone 5 tienen en la trasera se ilumina; podemos personalizarlo con una variedad de efectos y colores como nos apetezca, convirtiéndose en una declaración al mundo de que tenemos algo especial entre las manos. Decir que este es un móvil llamativo es quedarse corto, y si quieres pasar desapercibido, incluso desactivar la iluminación es insuficiente; ni siquiera puedes usar la funda incluida para ocultar estos detalles, ya que incluye agujeros que los resaltan. En otras palabras, no es un móvil para tímidos, pero sí para quienes no les importe presumir y dar explicaciones, porque créeme, las vas a tener que dar.

Especialmente cuando desbloqueas el móvil (por reconocimiento facial o por huella dactilar en pantalla), y revelas el estilo de la interfaz. Aunque funcionalmente no es muy diferente de la versión básica de Android 11, visualmente es completamente diferente, con iconos, texturas, menús y aplicaciones rediseñadas para encajar en el estilo visual de ROG.

También encontrarás aplicaciones preinstaladas, pero a diferencia del 'bloatware' que solemos ver en otras compañías, estas apps han sido creadas por Asus para mejorar la experiencia y para darnos más de una sorpresa. El mejor ejemplo es la app que se inicia automáticamente la primera vez que encendemos el móvil; después de configurarlo todo, la app nos pedirá abrir la caja del móvil, donde encontraremos un cómic impreso. Si apuntamos al cómic con las cámaras del móvil, se ejecutará una experiencia de realidad aumentada que da vida a los paneles. Es una 'tontería', pero es de esas que sorprenden y te dejan muy claro qué es lo que has comprado.

Los videojuegos por encima de todo

Y es que estos móviles están pensados, por encima de todo, para jugar. Todas las decisiones que Asus ha tomado van en esa dirección, y alcanzan detalles que podríamos considerar menores; incluso algunas decisiones empeoran el dispositivo para un uso normal, y van en contra de las tendencias del mercado.

Pongamos como ejemplo la pantalla. Por supuesto, es una de las mejores del mercado en todos los sentidos; no sólo el tratamiento de los colores es muy bueno, sino que tiene HDR siempre activo para cambiar el contenido que no es HDR. Siendo gaming, no sorprende que tenga una elevada frecuencia de refresco; pero mientras que los móviles más punteros alcanzan los 120 Hz, estos dos ROG Phone alcanzan los 144 Hz para una mayor fluidez en los movimientos y la interfaz. Con 6,78 pulgadas, es grande para ver mejor nuestros juegos y la tasa de muestreo de 300 Hz garantiza que nuestros toques se registran correctamente.

Pero eso no es lo que más me ha sorprendido de la pantalla; ese honor lo tiene el único elemento que no tiene: 'notch' ni agujero para la webcam. En efecto, esta pantalla tiene un grueso borde superior para alojar la cámara y los sensores frontales, algo que hace años que no es común. ¿Es que Asus ha ahorrado en un aspecto tan importante? Ni mucho menos, sólo ha escogido la opción menos molesta para el jugador, la única que mantiene la pantalla limpia de agujeros que pueden afectar a la experiencia o tapar partes del juego. No se me ocurre un mayor compromiso con los jugadores que este.

El móvil está repleto de pequeños detalles como ese. Por ejemplo, el puerto de carga USB-C está situado en el lateral del dispositivo, para que al coger el móvil en horizontal podamos cargarlo y seguir jugando al mismo tiempo; aunque no me gusta tanto que cada vez que he tenido que cargar el móvil haya tenido que quitar una cubierta de goma que sé que se va a perder. Tiene otro puerto en el lugar tradicional, pero está pensado para el accesorio de refrigeración AeroActive Cooler 5 y está posicionado más abajo de lo habitual para no molestar.

Otro añadido que no solemos ver son los sensores ultrasónicos, situados donde normalmente estarían los botones superiores en un mando de videojuegos; son controles adicionales que podemos usar en nuestros juegos, por ejemplo, para acelerar en un juego de carreras o disparar en un juego de acción. Cuesta acostumbrarse a ellos, ya que no responden tan bien como la pantalla táctil, pero son un añadido interesante.

Por el contrario, los elementos que no son imprescindibles para jugar han recibido poco cariño. Las cámaras, por ejemplo, no son malas pero tampoco se puede decir que sean excepcionales; teniendo en cuenta que usa un sensor principal Sony IMX696 de 64 MP, achaco este rendimiento a los algoritmos, que probablemente no están a la altura de lo mejor del mercado. Aún así, las fotos que toma son buenas, aunque no funciona muy bien con baja iluminación, y tenemos la opción de usar un gran angular y una cámara macro.

Potente, pero ¿cuál deberías comprar?

En cuestión de rendimiento, es evidente que estos móviles sólo podían tener lo mejorcito del mercado para cumplir con las exigencias de los jugadores. El Asus ROG Phone 5s es uno de los pocos móviles del mercado que usa el Snapdragon 888+, una evolución del 888 lanzada este mismo año y que ha servido como punto intermedio hasta el lanzamiento del próximo Snapdragon 8 Gen 1. En la práctica, la mayoría de los fabricantes ha optado por seguir usando el 888, y es comprensible: las mejoras son mínimas, con algunas mejoras en las frecuencias de los chips y un mejor rendimiento en IA.

En cambio, el Asus ROG Phone 5 original usa un Snapdragon 888 normal, y no me sorprendió ver que las diferencias son nimias, hasta el punto de que me ha resultado difícil encontrarlas. En pruebas como Geekbench, las diferencias de puntuación entran dentro del margen de error, y de hecho, a veces el ROG Phone 5 superaba al ROG Phone 5s por la mínima.

En la práctica, es cierto que disfruté de una experiencia algo mejor en el ROG Phone 5s; en juegos como Call of Duty, el procesador parece aprovechar mejor la alta frecuencia de la pantalla, y todo iba más fluido que en el modelo anterior. En cambio, en otros juegos como Genshin la diferencia era inapreciable.

Aparte del procesador, realmente no hay muchas diferencias entre ambos dispositivos, hasta el punto de que en un par de ocasiones he tenido que asegurarme de cuál de los dos tenía en la mano, ya que tanto el diseño como la experiencia de uso son idénticas. Con todo eso, el modelo que tengo que recomendar es el Asus ROG Phone 5, ya que tiene un precio de partida inferior (799 euros), y a igualdad de precio, es posible conseguirlo con más memoria RAM y almacenamiento. Me hubiera gustado encontrarme más diferencias que justifiquen la diferencia de precio, aparte del nuevo procesador que sólo apreciarán los entusiastas a los que les importe tener lo último; pero visto de otra manera, ese es precisamente el público de este tipo de dispositivos.

Lo importante es que da igual cuál elijas, el ROG Phone 5s y el ROG Phone 5 son móviles gaming excepcionales, que cumplen sobradamente con su función de ofrecernos la mejor experiencia con nuestros videojuegos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.