Tecnología

Este procesador sigue siendo el más recomendable para tu PC, por ahora: probamos el Ryzen 7 5800X

  • Al precio que tiene, es una gran alternativa para actualizar nuestro PC
  • Sin embargo, el 2022 estará repleto de importantes lanzamientos

El Ryzen 7 5800X no es el procesador más puntero de AMD, pero sí es el que tiene más sentido comprar ahora mismo, al menos hasta que llegue la próxima generación.

El sector de los ordenadores personales no ha vuelto a ser el mismo desde que AMD presentó la primera generación de los Ryzen. Al centrarse en incluir una mayor cantidad de núcleos, eran muy superiores en multitarea a los Intel, que hasta entonces eran la referencia absoluta.

En pocas ocasiones a lo largo de la historia hemos visto un cambio en el sector semejante. Intel no estaba preparada para aquel golpe, y hemos tenido que esperar casi cinco años para recibir una respuesta adecuada, con la 12ª generación de procesadores Intel Core que cambia completamente de arquitectura, fomentando la multitarea con núcleos de dos tipos diferentes.

Pero, ¿es necesario volver ya a los Intel? Depende. Si quieres montar o comprar un ordenador ahora mismo, puede que te salga mejor optar por una de las opciones más atractivas de AMD, el Ryzen 7 5800X.

Así es el Ryzen 7 5800X

El Ryzen 7 5800X no es el modelo más potente de la gama; ese honor lo tienen los Ryzen 9 5900X y especialmente, el Ryzen 9 5950X. Pero sí que es la compra más razonable, ya que los dos modelos que le superan son mucho más caros y difíciles de obtener; dentro de la gama Ryzen 5000, el 5800X se encuentra justo en el medio, por encima del 5600X, pero es muy superior en todos los aspectos.

Al igual que el resto de la gama, el Ryzen 7 5800X está basado en la arquitectura Zen 3, que tanto éxito ha tenido también en portátiles y consolas. La clave está en el nuevo diseño de los núcleos; por contexto, Zen 2 usaba los mismos núcleos que Zen 1, y por eso en aquella generación las mejoras vinieron en otros aspectos. Los nuevos núcleos presumen de mejoras en ancho de banda, nuevas tecnologías y soporte de aceleración por hardware de más códecs y tipos de carga; todo ello, con un proceso de fabricación de 7nm para mantener una eficiencia energética adecuada para los tiempos que corren.

Este 5800X usa 8 de esos nuevos núcleos de alto rendimiento, lo que se traduce en nada menos que 16 hilos usables por el sistema operativo. De nuevo, no es lo mejor, teniendo en cuenta que el 5950X tiene 16 núcleos y 32 hilos, pero es lo que necesitamos hoy en día para obtener el máximo rendimiento en multitarea y aplicaciones que soporten varios hilos. Otro aspecto importante es que la memoria caché se queda en sólo 32 MB, frente a los 64 MB de sus 'hermanos mayores'. La frecuencia base es de 3800 Mhz, mientras que la frecuencia turbo es de 4700 MHz.

Rendimiento a la altura

Con estas cifras, podemos esperar un rendimiento más que aceptable, y nuestras pruebas lo han confirmado, tanto en pruebas sintéticas como reales. En lo que respecta a lo primero, Cinebench 20 superó los 600 puntos en un núcleo y los 5900 puntos en multinúcleo con facilidad en varias pasadas, mientras que en Geekbench 5 superó los 1.600 puntos.

Es justo el rendimiento que esperaba, y alegra ver que este modelo cumple las expectativas. Como también las cumplió en pruebas reales, en codificación de vídeos, y usando programas exigentes como editores de imagen. Un detalle a tener en cuenta es que este procesador se comporta mejor cuanta más memoria RAM tengamos y, especialmente, cuanto más rápida sea. En mis pruebas usé las Kingston Fury Beast DDR4-3200 a su máxima frecuencia posible manteniendo la estabilidad del sistema, pero daba la impresión de que el procesador 'pedía más'.

En videojuegos, la experiencia fue igual de buena, con mejoras notables en el rendimiento; sin embargo, esto dependerá en buena medida del motor gráfico usado, ya que muchos títulos dependen casi en exclusiva de la GPU y apenas fuerzan la CPU. Por eso, si vas a montar un ordenador gaming este Ryzen 7 5800X es más recomendable que los modelos más caros y con más núcleos: la mayoría de juegos no van a aprovechar todos esos hilos adicionales y obtendrás el mismo rendimiento gastando menos.

Actualizar es barato, con algunos 'peros'

Hablando de gastar, uno de los puntos a favor más notables de la gama Ryzen 5000 es que usa el mismo socket AM4 que lleva usándose desde la primera generación; y sobre todo, es compatible con placas base de la gama 500 (y algunas de las 400). Así que es perfectamente posible reaprovechar tu placa base.

Ese fue mi caso, ya que para las pruebas usé una placa base con chipset X570, lanzada hace ya tres años, y no tuve ningún tipo de problema; también son compatibles las placas base B550, más baratas. Lo único de lo que nos tenemos que asegurar es de actualizar la BIOS de la placa base a la última versión para obtener soporte de los últimos procesadores. Eso hace que el Ryzen 7 5800 X sea una gran CPU para actualizar nuestro equipo, si ya habíamos comprado, por ejemplo, un Ryzen 3000 en su día.

Sin embargo, hay algunos 'peros'. El TDP del Ryzen 7 5800X tiene un TDP de 105 W, lo que supone dos cosas. Primero, que necesitarás una fuente de alimentación potente, especialmente si lo vas a usar con una tarjeta gráfica de gama media o alta; en mi caso, una fuente de 650 W fue suficiente.

El segundo aspecto a tener en cuenta es que AMD no incluye un disipador con el Ryzen 7 5800X, así que no tenemos más remedio que buscar uno por nuestra cuenta. Lo bueno es que, al seguir usando el socket AM4, eso no será difícil; lo recomendable es gastar un poco más en una solución superior, o incluso usarlo como 'excusa' para dar el salto a la refrigeración líquida.

Sigue siendo una referencia

Con todo, el Ryzen 7 5800X es una opción que nos ofrece la potencia que necesitamos, con un precio que no alcanza valores muy elevados: es perfectamente posible encontrarlo por menos de 400 euros en muchas tiendas. En PcComponentes, por ejemplo, está disponible por 370 euros, mientras que en Amazon está disponible por 355 euros.

La alternativa más obvia está entre los nuevos Intel Core de 12º generación; en cuestión de potencia y precio, el i7-12700 es el que más debería acercarse, pero es demasiado pronto como para tener una referencia clara. Todo indica que debería tener un rendimiento similar, pero queda la incógnita de cómo se comportará la arquitectura que mezcla dos tipos de núcleos diferentes; además, necesitaremos una nueva placa base sí o sí por el nuevo socket LGA1700, y posiblemente otro sistema de refrigeración si el que tenemos no está adaptado.

Por lo tanto, es demasiado pronto para jubilar a los Ryzen 5000, aunque pronosticamos que eso cambiará a lo largo del 2021. No es sólo que los nuevos Intel tendrán tiempo para establecerse como alternativa, sino que la propia AMD prepara una nueva generación, los Ryzen 6000, además del nuevo Ryzen 5800X3D, el primero con estructura en tres dimensiones que se pronostica como el procesador más potente para videojuegos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.