Tecnología

El entorno de trabajo, ahora más silencioso: probamos el nuevo teclado y el nuevo ratón Pro de Razer

  • Razer lanza la segunda generación de sus dispositivos para trabajo
  • El nuevo teclado es mas ergonómico
  • El ratón es más pequeño y portátil

Razer ha lanzado una nueva generación de periféricos para trabajo en la gama Pro: el teclado Pro Type Ultra, el ratón Pro Click Mini, y la alfombrilla Pro Glide XXL.

Estos dispositivos forman parte de la ambición de Razer de expandirse más allá del sector gaming en el que ya es una referencia. La lógica, como nos explicó el CEO de Razer, Min-Liang Tan, es que muchos trabajadores ya también son 'gamers'; es más probable que confíen en una marca que conocen bien durante sus horas de ocio.

Los primeros dispositivos de la gama fueron el teclado Pro Type y el ratón Pro Click, y un año después, han recibido nuevas versiones; las principales novedades llegan en respuesta a lo que pidieron los primeros usuarios, y ahora hemos podido probar de primera mano cómo han cambiado.

Razer Pro Type Ultra

Como su nombre indica, esta es una versión potenciada y modificada del Pro Type en muchos aspectos, pero, especialmente, en uno fundamental: las teclas. El Pro Type original usaba los 'switches' mecánicos naranjas de Razer, lo que ofrecía una sensaciones similares a las de un teclado 'gaming', pero sin el característico sonido que le acompaña.

Para el Pro Type Ultra, Razer ha ido en otra dirección, ofreciéndolo sólo con los 'switches' amarillos; estos también son silenciosos, pero son lineales. Es decir, que no tienen esa sensación táctil cuando los pulsamos y simplemente bajan sin ofrecer una mayor resistencia. El punto de actuación, el sitio a partir del cual se detecta la pulsación, está mucho más antes que en el mecanismo naranja; y eso supone que no tenemos que empujar la tecla tan al fondo para que se registre la pulsación. Asimismo, la distancia de recorrido es algo inferior.

Es fácil ver porqué Razer ha tomado esta decisión; comparado con su antecesor, escribir en el Pro Type Ultra es mucho más rápido y requiere hacer menos fuerza con los dedos. Cuando nos acostumbremos, podremos teclear a mayor velocidad, ya que no tendremos que "esperar" a alcanzar el punto de actuación, y los dedos pasarán de una tecla a otra más rápidamente.

A largo plazo, y especialmente después de una dura jornada de trabajo, notaremos la diferencia. Sin embargo, espero críticas de los usuarios que llevan toda su vida notando esa sensación táctil en las teclas y que ahora no la tienen; de la misma manera que Razer probablemente fue criticada hace un año por los que no quieren esa sensación cuando sacaron el primer Pro Type. La elección de los 'switches' es algo muy personal, y en mi opinión, Razer tendría que ofrecer la opción de escoger entre los naranjas y los amarillos.

Menos polémica será la otra gran novedad, la inclusión de un reposamuñecas para mejorar la ergonomía. El Razer Pro Type Ultra es muy configurable, y ofrece tres ángulos diferentes para ponerlo a nuestro gusto; pero sin importar cuál escojamos, seguirá siendo un teclado relativamente alto. Para solucionarlo, Razer incluye un reposamuñecas que nos permitirá encontrar el ángulo perfecto para colocar nuestras manos. No es un añadido barato, con un tacto de calidad y mullido que evitará los temidos roces en las muñecas después de horas de uso.

Donde este teclado supera ampliamente a la competencia es en opciones de conexión. El Pro Type Ultra es un teclado inalámbrico, que podemos conectar a hasta tres dispositivos Bluetooth, entre los que podemos cambiar con un simple atajo de teclado; hasta ahí todo normal, pero además, también se incluye un adaptador USB para una conexión inalámbrica de 2,4 GHz, más rápida y con menos latencia. Podemos cambiar de modo con un selector en la parte superior del teclado, y el adaptador se guarda dentro del propio teclado para no perderlo durante el transporte. Y por último, podemos usar la conexión USB-C incluida para conectar el teclado directamente al ordenador. Por lo tanto, tenemos cinco conexiones diferentes a nuestra disposición, así que podemos usarlo con cinco dispositivos diferentes en vez de tener que comprar un teclado para cada uno.

La conexión USB-C también sirve para recargar las baterías internas del Pro Type Ultra. Razer promete hasta 84 horas de duración con Bluetooth y la retroiluminación apagada, mientras que si la encendemos se queda en 12 horas. Dicha iluminación no es RGB, ya que se supone que este es un dispositivo serio, sino blanca; encaja muy bien con el chasis en gris y los cables y la base en blanco. Es un efecto de iluminación curioso, ya que la luz se escapa por la parte inferior de las teclas.

Usando Razer Synapse, podemos personalizar la iluminación, aunque de manera limitada dado que sólo es de un color. También podemos cambiar la función de prácticamente todas las teclas, asignándoles macros, funciones especiales, ejecución de programas, accesos directos y mucho más.

El Razer Pro Type Ultra no es un teclado barato, con un precio de 169,99 euros, pero el hecho de que sea inalámbrico y puedas conectar hasta 5 dispositivos con un solo teclado probablemente cubre buena parte de ese coste. Además, por fin podemos conseguirlo con configuración en español, después de que el Pro Type solo estuviese disponible en inglés americano.

Razer Pro Click Mini

¿Qué mejor que acompañar un teclado silencioso con un ratón silencioso? El Pro Click Mini es un diminuto ratón de viaje, que podemos llevar en la mochila del portátil y usar en cualquier parte.

El Pro Click Mini comparte muchas de las ventajas del Pro Type Ultra, como su funcionamiento silencioso o su conectividad. Razer ha conseguido crear un ratón que no se escucha en absoluto y que, por lo tanto, es ideal para usarlo de noche mientras que la familia está descansando. Es algo extraño, y no tener ese 'click' nos puede confundir un poco; pero con los oídos tapados, he comprobado que no tiene una sensación muy diferente a la de otros ratones pequeños, como el Razer Orochi V2.

En la mano, el gran inconveniente que tiene es que es algo pesado, pero no por culpa del propio ratón, sino por las dos pilas AA que usa; tal vez si fuesen AAA, o mejor aún, tuviese una batería interna, el reparto de pesos podría ser mejor. Aún así, no es el peor que he probado en este sentido, y abrir y cambiar las pilas (que pueden durar hasta 465 horas) es muy fácil gracias a la tapa magnética.

Al abrir el ratón nos encontraremos con el adaptador USB de 2,4 Ghz; y es que este ratón usa la misma tecnología que el teclado (y podemos usar el mismo adaptador para ambos). Además, podemos conectar hasta tres dispositivos por Bluetooth, para un total de cuatro conexiones; podemos cambiar entre cada una de manera sencilla, con los botones inferiores. Sin embargo, en esta ocasión no tenemos puerto USB-C, ni para conectarlo directamente a un ordenador o tablet, ni para la carga, evidentemente.

Pese a su reducido tamaño, el Pro Click Mini es sorprendentemente ergonómico, gracias a una forma muy atrevida para un ratón de trabajo. A ambos lados tenemos goma que garantiza el buen agarre, y el estilo del ratón es muy llamativo en blanco y gris.

El Razer Pro Click Mini se presenta como una gran opción si necesitamos un ratón de viaje que vayamos a usar en varios dispositivos, como nuestra tablet y ordenador portátil, por ejemplo. Cuesta 89,99 euros, tal vez algo caro teniendo en cuenta que el Pro Click de tamaño convencional cuesta sólo 20 euros más.

Por último, Razer ha acompañado estos lanzamientos con un gran accesorio para nuestro escritorio; y lo de "gran" viene de "grande", porque es una gigantesca alfombrilla, de casi 1 metro de anchura y una profundidad de 410 mm.

Este tipo de alfombrillas se han vuelto muy populares últimamente; la idea es que no estén limitadas al ratón, como siempre, sino que también pongamos encima el teclado y las manos, dando una mayor sensación de comodidad y calidad. De esto último no le falta, con una superficie de tela texturizada de microtejidos muy agradable al tacto.

Más importante aún es que es una superficie que aporta más control para el ratón, al mismo tiempo que ofrece menos resistencia y nos permite mover el ratón más libremente. Continúa el estilo del resto de la gama Pro, en gris con detalles en blanco como el logotipo de la marca en la parte superior derecha.

La Razer Pro Glide XXL está disponible por 34,99 euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.