Tecnología

Xiaomi 11T análisis: no siempre necesitas el tope de gama para disfrutar de lo mejor

  • El nuevo modelo de Xiaomi cuesta 500 euros
  • Tiene una cámara de 108 MP y una gran pantalla AMOLED

El nuevo Xiaomi 11T ocupa un lugar muy importante en la gama del fabricante chino, con características de gama alta pero un precio más controlado.

Aunque Xiaomi siempre ha sido sinónimo de una gran relación calidad/precio, no es menos cierto que en los últimos años sus modelos más punteros tal vez han llegado demasiado lejos, tanto en cuestión de características como en precio. La gama Xiaomi 11 representaba muy bien este problema, con un gran hueco entre el Mi 11 Lite y el Mi 11, que no fue cubierto por el Xiaomi Mi 11i lanzado a mediados de año.

Ese hueco, ahora es tapado por este Xiaomi 11T que he podido probar durante estos días; un modelo que cuesta sólo 499,99 euros, pero que incluye muchas tecnologías más propias de un escalón más alto.

¿En serio es el 'barato'?

Este no es el mejor 11T que Xiaomi ha lanzado; ese honor lo tiene el 11T Pro, que cuesta 150 euros más y presume de increíbles avances como la carga de 120 W. Aquí no encontrarás eso, pero lo que sí recibirás es un gran móvil para lo que has pagado.

El Xiaomi 11T bien podría costar esos 150 euros adicionales, y de hecho, me recordó instantáneamente al Mi 11i, tal vez porque lo probé hace poco. Pero mientras que el Mi 11i me decepcionó un poco, y me costó encontrarle sentido con lo que costaba, con este 11T las sensaciones son completamente diferentes. Quién iba a decir que lo que me resultaba insuficiente ahora me parece genial, pagando 150 euros menos.

La calidad de construcción es muy buena, con un cuerpo de aluminio y trasera de cristal; me encanta el acabado en la unidad en "gris meteorito" que he probado, con un efecto que realmente parece pulido de una roca. También es extremadamente fino y ligero, y el tamaño de la pantalla de 6,67 pulgadas (igual que el 11i) es grande, pero ya estamos acostumbrados. No me ha gustado tanto no tener protección completa contra el agua, quedándose sólo en IP53 (resistencia a salpicaduras).

El lector de huellas dactilares está integrado en el botón de encendido y, la verdad, en este caso lo prefiero al lector en la pantalla; el tamaño del dispositivo haría difícil usar un lector en el centro, pero con el 11T, el dispositivo se desbloquea de manera rápida sólo con cogerlo y poner el dedo en una posición natural.

Además de la sensación en la mano, lo que más me gustó inicialmente fue la pantalla AMOLED, especialmente gracias a su genial brillo de 800 nits (con picos de hasta 1.000 nits), en la que sólo navegar y usar aplicaciones ya es una gran experiencia; pero donde realmente da lo mejor de sí es en contenido multimedia y en videojuegos, donde podemos disfrutar del buen tratamiento de los colores, aunque tal vez los rojos resaltaban demasiado en comparación con los azules y los verdes. No tenemos Dolby Vision, pero por lo demás no tenemos mucho de lo que quejarnos. La resolución, de 1080 x 2400 píxeles, también podría ser mejor, pero en este caso no es algo que le vaya a echar en cara.

La pantalla del 11T también presume de altas frecuencias de refresco, hasta 120 Hz, algo que se nota sólo con usar la interfaz MUI de Xiaomi, con animaciones fluidas y respuesta rápida. También es agradable en juegos, aunque es poco probable que vayas a conseguir los frames por segundos necesarios para aprovecharla plenamente.

Siguiendo con el contenido multimedia, los altavoces son apropiados, pero en ningún caso excepcionales. También me han llamado la atención algunos problemas de conectividad con auriculares Bluetooth varias marcas, sufriendo microcortes que no he notado en ningún otro dispositivo en las mismas situaciones. Probablemente será un simple 'bug' que se pueda solucionar con una actualización de software.

La potencia justa

El Xiaomi 11T tiene un 'hermano mayor', el 11T Pro, y por lo tanto, es normal que haya algunos 'recortes' para reducir el precio. Uno de los más notables es el procesador, que en el 11T es un MediaTek Dimensity 1200-Ultra de ocho núcleos, y no el Snapdragon 888 del modelo Pro. Es el mismo procesador usado por el OnePlus Nord 2, un modelo que cuesta unos 100 euros menos, pero no es algo tan decepcionante como suena.

La verdad es que este es el mejor procesador que MediaTek ha lanzado en mucho tiempo en cuestión de potencia. Aunque no se acerque al Snapdragon 888, tampoco se queda tan lejos en los 'benchmarks'; he obtenido 868 puntos en un núcleo y 2659 puntos en multinúcleo en GeekBench 5.

Más importante, no he notado una gran diferencia de rendimiento en el uso real de este smartphone; incluso me ha sorprendido en videojuegos, especialmente en Genshin Impact donde no he notado bajadas de frames notables cuando luchaba. El modelo básico del 11T tiene 8 GB de memoria RAM, lo que puede ser poco si somos de los que tenemos muchas apps y juegos abiertos al mismo tiempo; y no tenemos opción para más memoria RAM, sólo para ampliar el almacenamiento de 128 GB a 256 GB por 100 euros más (lo que lo pone más cerca del M11i).

Pero lo mejor de todo, sin duda alguna, es que el 11T obtuvo ese rendimiento sin calentarse; incluso después de una larga sesión de juegos, las temperaturas nunca llegan a alcanzar extremos molestos, y podemos seguir cogiendo el móvil con la mano sin problemas (no podemos decir lo mismo de otros modelos con el Snapdragon 888). Xiaomi presume de haber trabajado mucho en la refrigeración de los 11T, y ahora tengo ganas de ver cómo será el 11T Pro con esos avances.

Tampoco se calienta demasiado cuando usamos la carga rápida, aunque en este modelo no sea capaz de alcanzar los increíbles 120 W del modelo 11T Pro. En cambio, el 11T se queda en 'sólo' 67 W, lo que no es malo en absoluto y de hecho, supera a muchos otros fabricantes (te estoy mirando a ti, Samsung). Además, el cargador está incluido en la caja, junto con una funda de plástico transparente por si no quieres comprar una más bonita.

Buena cámara principal, pero nada más

Donde no hay diferencias respecto al 11T Pro es en las cámaras, pero eso no tiene por qué ser algo bueno. Es cierto que el sensor principal de 108 MP es toda una referencia del sector, pero aparte de eso, Xiaomi aún está un peldaño por debajo en un sector muy competitivo.

La fotos que obtiene el Xiaomi 11T son buenas, pero no espectaculares. A su favor tienen un bajo nivel de 'ruido', lo que se traduce en unas fotografías más nítidas y bonitas a la vista, pero eso viene acompañado de un efecto 'acuarela' cuando ampliamos la imagen al máximo, algo especialmente notable en texto. Así que, en muchas ocasiones, las texturas se pierden, especialmente los pequeños recovecos de la madera o las pequeñas imperfecciones de las superficies.

Da la sensación de que el sensor de 108 MP es bueno, pero que los algoritmos de Xiaomi podrían mejorar. Una manera de 'saltarse' ese problema es activar el modo de 108 MP; por defecto, la cámara de Xiaomi crea fotos de 12 MP, un proceso muy usado en cámaras de alta resolución. Pero en este caso, creo que crear fotos de la máxima resolución ofrece mejores resultados, aunque eso recupere un poco el 'grano'. Además, de esta manera puedes hacer fotos más grandes que luego puedes recortar para conseguir un 'zoom'; algo útil teniendo en cuenta que aquí sólo tenemos zoom digital, que no obtiene buenos resultados.

No me esperaba mucho del sensor gran angular de sólo 8 MP, y tal vez por eso ha conseguido sorprenderme. No es que sea increíble, pero las fotos son más nítidas de lo que esperaba, aunque con algo de ruido. En cambio, el sensor macro de 5 MP es algo inservible, y la propia Xiaomi parece reconocerlo, ocultándolo en la app.

Él móvil que Xiaomi tenía que lanzar

El Xiaomi 11T no es el mejor smartphone en ninguna área técnica, pero eso poco importa: es lo suficientemente bueno en todas. Hay pocas cosas que echar de menos en este móvil, y la mayoría no son tan importantes o conllevan un coste muy superior. Es un móvil muy equilibrado y que no nos dejará tirados en ningún aspecto.

Por 499,99 euros, el Xiaomi 11T nos permite disfrutar de muchos de los elementos que hacen a la gama Xiaomi 11 especial, pero sin gastar tanto como con los modelos punteros. Los 'sacrificios', si es que podemos llamarlos de esa manera, no implican tener que perder nada importante, sólo tener una versión 'inferior'; por ejemplo, con el procesador o la carga rápida, que, aunque no son los mejores, siguen siendo muy buenos.

En su contra, el Xiaomi 11T tiene mucha competencia, y más barata. El Realme GT, por ejemplo, cuesta 50 euros menos y usa un Snapdragon 888; pero la pantalla es más pequeña (y peor), no tiene el sensor de 108 MP, ni la calidad de fabricación de este smartphone.

El Xiaomi 11T es el móvil que la compañía tenía que lanzar, el que realmente estábamos esperando todo este tiempo; ahora la duda es si ha llegado demasiado tarde, o si aún queda sitio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.