Tecnología

Mavic Mini, el dron más pequeño y ligero de DJI es el ideal para el gran público

  • Gracias a sus 249 gramos se puede volar legalmente en casi cualquier lugar
  • Su diseño plegable permite guardarse en cualquier bolso de forma cómoda

Cabe en la palma de la mano y pesa ligeramente más que el iPhone 11 Pro Max. DJI ha logrado comprimir su último dron hasta unas cotas minúsculas pero sin restar un ápice de las dos principales características que caracterizan a sus aeronaves: grabación de alta calidad y una gran facilidad para volarlo en cualquier lugar.

El Mavic Mini (399 euros) es el dron más pequeño de la compañía y llega con una gran característica en su hoja de especificaciones. su peso. Sus 249 gramos son clave, ya que al situarse por debajo del límite de los 250 gramos que marca la ley, puede volar legalmente en zonas urbanas, donde hay edificios y sobrevolar personas siempre que no se superen los 20 metros de altura, lo que dispara las posibilidades para volar el Mavic Mini.

El otro aspecto clave de su diseño es la posibilidad de plegarse para guardarse y poder llevarlo a cualquier lugar. Excursiones, reuniones con amigos, salidas al campo, son algunas de las situaciones en las que podremos echar el Mavic Mini a una mochila o bolso y tenerlo listo para volar.

Desplegado, el Mavic Mini cuenta con un tamaño similar al Spark lanzado en 2017, sin embargo DJI ha cambiado el sistema de plegado de las hélices para que las patas se integren en el cuerpo y ocupar así poquísimo espacio.

Una vez desplegado, el dron se mueve con la misma soltura que cualquiera de sus hermanos mayores. Cuenta con un tiempo máximo de vuelo de 30 minutos, alcance de transmisión HD de hasta 4 kilómetros y una precisión altísima cuya respuesta es instantánea y es justo lo que el usuario reclama a la nave.

El Mavic Mini entre el iPhone 11 Pro y el Spark, su -hasta ahora- dron más pequeño.

No es un dron, es una cámara que vuela

Su manejo es más intuitivo que nunca, y es que el Mavic Mini usa la nueva aplicación DJI Fly. Ésta mejora la interfaz y aunque volarlo es sencillo e intuitivo, también lo es realizar ciertas grabaciones al estilo Hollywood con sólo dos toques. El usuario puede lanzar el modo cohete (asciende en vertical mirando hacia abajo y centrado en el objetivo), órbita (grabación circular en torno al sujeto), dronie (vuela hacia arriba y hacia atrás), graba en espiral o realiza un timelapse de forma asequible, basta con pulsar sobre la pantalla y despreocuparse, el dron lo hace todo solo.

Además, la aplicación también ofrece plantillas para realizar vídeos con un montaje muy cuidado de forma asequible para que, si volarlo es fácil, también lo sea juntar todas las tomas y realizar al instante un vídeo para compartir en redes sociales.

Y es que no hay que olvidarse que el concepto de DJI con el Mavic Mini no es un dron, sino una cámara voladora, con lo que pese a las novedades de diseño toda la fortaleza está puesta en la experiencia de grabación. Por ello, permite grabar vídeos hasta una resolución 2.7 K a 30 fps, en 1080p a 60 fps o fotografías a 12 megapíxeles.

En cualquier caso, para tomas exigentes, cuenta con un modo de súper estabilizador (cineSmooth) cuyas tomas casi parecen tomadas con una steady cam y da una sensación cinematográfica impresionante, lo hace gracias a alarg el tiempo de frenado para que sea más suave.

Aunque el enfoque principal sea grabar en alta calidad y de la forma más sencilla posible, el dron es muy divertido de volar y se adapta al nivel de manejo que tiene el piloto. Cuenta con el modo posición para los más novatos y el modo sport para los más avanzados. El primero es un funcionamiento básico, con ciertas restricciones que prácticamente aseguran que no lo estrellaremos en casi ninguna situación. El modo Sport por su parte permitirá volarlo con mayor velocidad y agilidad, estando pensado para los pilotos que están más habituados con el sistema.

En suma, con este planteamiento, el Mavic Mini se ha convertido en el dron de uso recreativo a recomendar. Su precio es contenido con respecto a lo que hay en el mercado, su diseño permite llevarlo y volarlo prácticamente en cualquier parte, y su nuevo sistema de vuelo a través de la remozada aplicación hace que sea muy sencillo y asequible hacerlo incluso sin tener conocimiento previo alguno.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.