Tecnología

Beosound Stage, así es la primera barra de sonido de Bang & Olufsen

Bang & Olufsen ha presentado un nuevo dispositivo con el que ampliar la experiencia de sonido en el salón, su primera barra de sonido. Bajo el nombre de Beosound Stage, la compañía danesa ha desarrollado un sistema de sonido compatible con cualquier televisor y bajo dos máximas: audio de calidad y un diseño cuidado y minimalista.

Esta ecuación hace que su precio no se asequible para todos los bolsillos, pues costará 1.500 euros las versiones de aluminio y bronce, mientras que la de roble ahumado subirá hasta los 2.250 euros.

La Beosound Stage viene con once controladores de altavoces, cada uno impulsado por su propio amplificador de 50 vatios, lo que resulta en un altavoz de 3 canales, totalmente activo, basado en DSP. Cuenta además con tecnología Dolby Atmos, con lo que la sensación de rodear al usuario con el sonido es total creando un espacio tridimensional.

Cuenta además con la tecnología ToneTouch de la compañía, que establece cinco modos de audición en función de lo que se está escuchando (televisión, música, película, escucha nocturna o ninguno). Asimismo, es compatible tanto con la funcionalidad multisala con otros altavoces de la compañía, así como con los sistemas Chromecast, AirPlay 2 y bluetooth.

Diseño escandinavo con cuidado al detalle

Más allá de las capacidades técnicas, la barra de sonido de Bang & Olufsen destaca por su diseño. El dispositivo ha sido desarrollado en colaboración con el estudio danés Norm Architects bajo el objetivo de "humanizar la tecnología". Para ello busca formas geométricas simples y materiales naturales que se integran en el hogar.

La clave del diseño de la barra de sonido es el marco que lo rodea. Aunque de aspecto sencillo, es una ambiciosa única pieza de aluminio forjado sin soldaduras. Por su parte, la versión de roble ahumado presenta juntas de cola de milano elaboradas de manera tradicional. En cualquier caso, el marco se extiende alrededor del altavoz y alberga un panel de control sensorial grabado y completamente integrado.

El espacio de 2 mm entre el marco y la cubierta de tela del altavoz hacen que parezca que el altavoz está flotando dentro del marco y crea un contraste entre el exterior rígido y el textil del interior.

"El diseño escandinavo minimalista de líneas simples hacen que parezca un mueble más. Es fino, elegante y potente", afirma Christoffer Ostergaard Poulsen, vicepresidente de gestión de producto en Bang & Olufsen.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.