Tecnología

Spotify reduce un 80% sus pérdidas en el segundo trimestre tras aumentar lo ingresos de los usuarios de pago

La compañía de distribución de música y podcasts en streaming Spotify contabilizó unas pérdidas netas atribuidas de 76 millones de euros en el segundo trimestre de 2019, lo que equivale a una reducción del 80% con respecto a los números rojos registrados en el mismo trimestre del año anterior, cuando ascendieron a 394 millones de euros, según ha informado la empresa.

"El rendimiento se debió, en gran medida, a la mejora de los costes de streaming como resultado de las eficiencias generadas por la optimización del uso, una publicación más lenta de lo esperado de pódcasts originales y un mejor margen de derechos de autor por las ligeras diferencias en el mix geográfico y de producto", ha subrayado la firma.

La cifra de negocio de la empresa creció un 31% con respecto al segundo trimestre del año pasado, hasta sumar 1.667 millones de euros. De la misma forma, los costes asociados a los ingresos, derivados de los derechos de autor que Spotify tiene que pagar a artistas y discográficas, avanzaron un 30,6%, hasta 1.233 millones de euros.

Del total de la facturación, 1.502 millones de euros se correspondieron con las cantidades abonadas por los usuarios con suscripciones premium, un 31% más, mientras que 165 millones de euros procedieron de la publicidad servida a los usuarios que usan gratuitamente la aplicación, un 34% más.

Con respecto a los costes, los gastos de venta y marketing alcanzaron los 200 millones de euros, un 15,6% más, al tiempo que la partida de investigación y desarrollo repuntó un 5,6%, hasta 151 millones de euros. Los gastos generales y administrativos descendieron un 16,5%, hasta 86 millones de euros.

108 millones de usuarios de pago

El número de usuarios activos entre abril y junio se situó en 232 millones, un 29% más que en el mismo periodo del año pasado, excediendo las expectativas de la compañía, que había pronosticado que serían entre 222 y 228 millones.

De esta cantidad, la compañía ha especificado que cuenta con 108 millones de usuarios que pagan una mensualidad a la plataforma, lo que supone un crecimiento de 8 millones con respecto al dato que reveló el pasado mes de abril.

Spotify ha asegurado que la mayor aportación al aumento de los usuarios fue la mejora de la retención a largo plazo. Asimismo, ciertos lanzamientos musicales en algunos mercados, así como la disponibilidad de la aplicación en PlayStation en Oriente Próximo y Latinoamérica apuntalaron los aumentos.

Por otro lado, la firma ha asegurado que los usuarios de podcasts crecieron un 50% con respecto al primer trimestre el año, aunque no ha ofrecido datos exactos. En los últimos meses, Spotify ha comprado las empresa productoras de podcasts Parcast, Anchor y Gimlet, además de haber firmado un acuerdo plurianual con Higher Ground, la empresa productora propiedad de Barack y Michelle Obama, para acelerar esta vía de ingresos y contenidos complementaria a la música.

Entre enero y junio, Spotify alcanzó unas pérdidas netas atribuidas acumuladas de 218 millones de euros, un 61,3% menos que en el primer semestre de 2018, tras un incremento en los ingresos del 31,8%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.